Ryodoraku. Introducción a la bioresonancia y diagnóstico

Diferencias entre la Electroacupuntura Voll y otras técnicas

La Electroacupuntura de Voll difiere de la Electroacupuntura China. Esta última es una variante de la acupuntura, y es llamada también Electropuntura. Surgió en China en los años 60’s, y se basó en el descubrimiento del Dr. Roger de la Fuye, médico francés quien desarrolló una máquina para conectar las agujas de acupuntura.

En esta técnica se combina la utilización de agujas y la estimulación eléctrica. Se inserta la aguja y posteriormente se conecta a un estimulador de corriente, el cual envía una corriente eléctrica a través de la aguja. La corriente puede ser de alta o baja frecuencia, intermitente o continua. Esta técnica se utiliza principalmente como analgésico para dolores o en cirugías, evitando así los efectos secundarios que pueden provocar las anestesias. Según El National Institute of Health (NIH) la Electroacupuntura China puede ser útil en el tratamiento de la fibromialgia, el dolor miofacial y el codo de tenista.

Por otro lado, a mediados del siglo pasado, en la facultad de medicina de la universidad de Kyoto, Japón, el profesor Kyugo Sasagua, junto con el doctor Yoshio Nakatani, estudiaron durante aproximadamente 20 años la acupuntura desde un punto de vista del Sistema nervioso Autónomo, dándole una aproximación científica a la acupuntura, y llegaron a lo que hoy se conoce como Sistema Ryodoraku.

En 1950 el doctor Nakatani mientras medía la resistencia eléctrica de la piel en el cuerpo de pacientes con edema, a causa de la nefritis, descubrió una serie de puntos con una electroconductividad más alta que otras áreas alrededor de dichos puntos y que atravesaban todo el cuerpo hasta llegar a la planta del pie, por ambos lado del cuerpo (simétricamente). Observó que estos puntos se comportaban de forma distinta en pacientes sanos. Posteriormente vio que en otros padecimientos, como en enfermedades de los pulmones o del hígado, que existía un patrón similar y que también había una electroconductividad más alta en ciertos puntos, que coincidían siempre con el trayecto de canales de acupuntura. El Dr. Nakatani llamó a estos puntos electroperneables Puntos Reactivos Electropermeables (PREP) o Ryodoten. Encontró así 12 líneas en el cuerpo, que corresponden a los 12 meridianos de la Acupuntura China.

Posteriormente el Dr. Sasagawa llamó a estas líneas donde se encontraron los puntos electropermeables “Línea de buena electroconductividad” que en Japonés significa Ryodoraku .

La técnica Ryodoraku también es una forma de diagnóstico, sin embargo es diferente de la Electroacupuntura de Voll. Las diferencias básicas son que en Ryodoraku se miden básicamente 12 puntos ubicados en las manos y en los pies, mientras que en la Electroacupuntura de Voll se pueden medir 850 puntos (aunque no se midan todos en una misma sesión) en prácticamente todo el cuerpo. En esta última también se pueden testar medicamentos y sustancias, lo que en Ryodoraku no es posible.

En el sistema Ryodoraky se utiliza un medidor de puntos de acupuntura llamado Neurometer (o Tormeter) que evalúa la cantidad de corriente, expresada en microamperes, que logra atravesar el punto que es revisado (1). Así, se puede lograr una evaluación de la energía que corre por cada meridiano, eligiendo un punto representativo. Con la Electroacupuntura de Voll cada punto que se mide, se relaciona con un órgano o sistema específico. Entonces podríamos decir que las técnicas se complementan.

Ryodoraku 0 equipo

Esquema Electrico Ryodoraku

I INTRODUCCIÓN

En el campo de las biomediciones existen diversos criterios que se han desarrollado a partir de las investigaciones de los Dres. Yoshio Nakatani y Kumio Yamashita en la década de los cuarenta y que tenía como antecedente el primer detector eléctrico de puntos, desarrollado en los años treinta en Japón. El fundamento de estos aparatos es muy simple, ya que se basan en la ley de Ohm: la intensidad está en razón directa al voltaje e inversa a la resistencia.

I=V/R (Intensidad = Voltaje / Resistencia)

A (Amperios)=V (Voltios) / R (Ohms)

La utilización de los biomedidores demostraron la existencia de los Ryodoraku (canales en japonés) o de los Jingmai (meridianos en chino) ya que se observó que dichos canales ofrecen menos resistencia al paso de corriente de bajo voltaje (entre 9 y 21 voltios) que el resto de la superficie corporal adyacente. A su vez, el punto de acupuntura (pozo energético o lugar de concentración de la energía) ofrece menos resistencia que el canal correspondiente. El punto patológico (zona de estancamiento, traumatismo etc.) ofrece menos resistencia, así mismo, que el punto pozo. Todo ello nos lleva a la conclusión que de que cuanta más energía (actividad energo-neurológica) haya en una determinada zona, menor resistencia se ofrecía al paso de corriente de bajo voltaje. Es fácil de concluir que si un sujeto está en contacto, a través de una toma de masa, con una fuente de energía que está emitiendo un voltaje constante (entre 9 y 21 voltios) y con una sonda medimos la resistividad en el lado contrario, la intensidad que se pueda observar en un microamperímetro o a través de un mecanismo acústico, lumínico, etc., dependerá de la resistencia ofrecida al paso de dicha corriente. A más energía menos resistencia y más intensidad Los doctores Nakatani y Yamashita observaron a través de un arduo trabajo estadístico cómo variaban las resistencias de los meridianos de acuerdo a la patología específica que presentaban los pacientes y que cuando había alguna disfunción orgánica se reflejaba en el canal correspondiente. Ello confirmaba la teoría energética de la Medicina Tradicional China y les permitió, en base a una amplísima casuística elaborar la célebre y mundialmente famosa Gráfica Ryodoraku. Como sea que en este campo aún existen o subyacen conceptos empíricos que precisan de una investigación más profunda, hay diversos criterios y métodos terapéuticos. Nosotros aportamos en este trabajo nuestra experiencia personal que durante muchos años de docencia hemos ido transmitiendo y mejorando hasta llegar a la actualidad donde y a través de este texto, queremos hacerlo extensivo a todos los practicantes de la acupuntura. Antiguamente, cuando no existían aparatos electrónicos de medición, se usaba la pulsología radial para valorar los aspectos de plenitud y vacío de los órganos internos y, en base a este criterio, utilizar los puntos de tonificación o sedación correspondientes a cada uno, de acuerdo con la ley madre-hijo y de los cinco movimientos. El método de palpación pulsológica es muy subjetivo e implica un alto grado de adiestramiento, así como una especial sensibilidad que no suele ser frecuente en el terapeuta occidental, entre otros factores que impida ser utilizado con garantías en el diagnóstico y el tratamiento. La biomedición es más objetiva y comprensible para nuestra mentalidad científica y personalidad cultural y por ello se ha extendido su práctica en países occidentales y Japón.

La diagnosis Ryodoraku es única. El origen del instrumento de diagnóstico empleado en Ryodoraku se remonta al «detector de puntos eléctrico», inventado en Japón en los años treinta para la moxibustión. Era útil y eficaz, pero su defecto consistía en que requería la búsqueda de puntos electropermeables por todo el cuerpo, proceso en el que se empleaba demasiado tiempo. Su uso resultaba práctico sólo cuando el practicante sabía cual era la zona afectada del paciente, de manera que sólo era necesario encontrar el lugar exacto, o el punto sensible o reactivo. Los detectores de puntos eléctricos originales no se basaban ni en el concepto de meridianos, ni en la teoría de acupuntura.

II. HISTORIA DEL RYODORAKU

A finales de la década de los cuarenta del siglo veinte, el Dr. Nakatani de Japón observó que la actividad el sistema nervioso simpático podría estar correlacionada con la mayoría de los síntomas explicados por la «Qi» en la teoría de acupuntura tradicional. Estudió Ryodoraku en los años cincuenta con el también profesor Kyuogo Sasagawa del Departamento de Fisiología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Kyoto. El Dr. Nakatani organizó los puntos electropermeables en «Ryodorakus», es decir, en «rutas» conductoras de electricidad, cuyo recorrido resultó ser bastante similar al de los meridianos. También creó un punto de medición, llamado Punto Ryodoraku Representativo de Medición (PRRM) en cada Ryodoraku (meridiano). La mayoría de estos puntos están ubicados en los mismos lugares que los Puntos Fuente (ShuYuan) de los meridianos. El Dr. Nakatani creó veinticuatro de los antes mencionados puntos de medición, doce en cada lado del cuerpo, basándose en la idea tradicional de la presencia de doce meridianos en cada lado del cuerpo. El reflejo de la condición de los órganos en la piel y músculos, especialmente del tronco, es un fenómeno bien conocido. El profesor Tachio Ishikawa, del Departamento de Patología de la Universidad Kanazawa de Medicina, estudió este tema en la década de los sesenta. Propuso que las afecciones de órganos desencadenaban un reflejo nervioso simpático que a su vez causaba necrosis endoarterial, condición que eventualmente culminaría en la creación de un punto electropermeable en una zona específica de la piel. Un buen método para identificar afecciones de órganos es buscar puntos electropermeables en el abdomen y la espalda (Técnica Shu-Mu). Combinando la información de ambos (abdomen y espalda), podemos llegar a conclusiones acerca de la probabilidad de una determinada enfermedad. Este método es de especial utilidad para problemas de hígado, vesícula biliar, estómago, duodeno y páncreas. Uno de los hallazgos más significativos en la investigación clínica ha sido la constatación de que los puntos reactivos correlacionados con TOMO I. Lección 4.ª: Biomediciones (La regulación energética) 236 afecciones de órganos internos no sólo son útiles como puntos de diagnóstico, sino como puntos de tratamiento. Para dicho tratamiento se debe emplear poca profundidad de aguja, o bien aplicar corriente directa (DC).

III. GRÁFICA RYODORAKU

Los valores de las mediciones de los puntos Ryodoraku representativos de medición o PRRM en cada Ryodoraku (meridiano) reflejan la media de las mediciones de todos los puntos Ryodo ubicados en las mismas áreas que los puntos del meridiano. Esto significa que las mediciones tomadas en los PRRM pueden describir el nivel de Qi de todos los Ryodoraku (meridianos). Los valores de los PRRM se representan en la Gráfica Bioenergética, o Gráfica Ryodoraku, especialmente diseñada para indicar si los niveles de Qi de cada Ryodoraku (meridiano) están equilibrados o no. En la Gráfica Bioenergética se puede apreciar que la escala numérica vertical adyacente a cada Ryodoraku (meridiano) es diferente. El Dr. Nakatani ideó este gráfico de manera que al representar los valores PRRM de cada Ryodoraku (meridiano) de individuos con «Qi bien equilibrada», éstos formarán una línea horizontal atravesando la gráfica, idealmente en el valor 40. De esta manera tanto el practicante como el paciente podían comparar y entender con mayor facilidad la Qi de un Ryodoraku (meridiano) en relación a la Qi de otro Ryodoraku (meridiano). Incluso en el caso de que la escala de la Gráfica Ryodoraku fuera perfectamente precisa, inevitables errores en la medición y variaciones en el rango fisiológico del paciente provocarían desviaciones del valor «ideal» de 40. En consecuencia, el Dr. Nakatani fijó el «rango permitido» que abarcaba una desviación en los valores de 1,4cm, que en la gráfica se traduce en una variación de 0,7cm a partir de la línea de media. De esta manera, aquellos valores que al ser trasladados al grá- fico aparecen dentro del rango permitido de 1,4 cm se consideran normales; mientras que aquellos que sufran una desviación por encima o por debajo del rango indicarán que el Ryodoraku correspondiente requiere tratamiento (*).

Ryodoraku 1

Ryodoraku 2 Puntos de Medición

IV. DIAGNOSIS RYODORAKU

El objetivo básico de usar la Gráfica Ryodoraku es regular o equilibrar la Qi de todo el cuerpo. El valor de la medición en el Punto Ryodoraku Representativo de Medición (PRRM) está correlacionado con la media de los valores de medición de todos los Puntos Ryodo (meridiano). El que un valor PRRM sea más pequeño que el resto de valores PRRM, es indicativo de que la cantidad de Qi en un Ryodoraku (meridiano) determinado es comparativamente menor que las de otros Ryodoraku. La Qi en un Ryodoraku (meridiano) puede aumentarse usando los principios de la ley de madre e hijo. Cuando un Ryodoraku muestra valores mayores que otro Ryodoraku, es indicativo de que un Punto Ryodo (punto del meridiano), en ese Ryodoraku (meridiano), presenta una resistencia eléctrica más baja. Este punto de baja resistencia recibe el nombre de Punto de Reacción Ryodo, o «Punto Ryodo Hannoo». Se puede reducir la Qi en dicho Ryodoraku (meridiano); sin embargo, es mucho más efectivo dispersar o reducir la Qi en los Puntos Reactivos que mostraron una resistencia marcadamente baja. a. Un Ryodoraku (meridiano) que se desvía por debajo del rango permitido debe ser sometido a una estimulación de Qi. b. Un Ryodoraku (meridiano) que se desvía por encima del rango permitido mostrará un Punto Reactivo con una resistencia eléctrica cutánea marcadamente baja, principalmente en el área afectada, debe ser sometido a dispersión. El modelo teórico que describe la parte superior de la gráfica como «Calor» y la inferior como «Frío» hace fácil la comprensión de los síntomas correspondientes según la teoría tradicional de los meridianos. Sin embargo, este modelo tiene ciertos inconvenientes. Durante la evolución de la enfermedad, la resistencia cutánea varía, pudiendo despistar al practicante que se base por completo en la gráfica bioenergética. Durante las fases semi-agudas y agudas de la enfermedad, la piel muestra una baja resistencia, pero con el transcurso del tiempo, la resistencia cutánea vuelve a sus valores normales. Durante la fase crónica de la enfermedad, la resistencia cutánea aumenta por encima de los valores normales. Por lo tanto, en casos de afecciones crónicas, es conveniente buscar Puntos Reactivos en zonas de alta resistencia cutánea. Aunque se puede obtener información de gran utilidad en la gráfica bioenergética, no siempre es posible obtener un diagnóstico exacto basándose sólo en ella. Sin embargo, se puede contrastar con el paciente si sufre los síntomas que se corresponden con mediciones altas o bajas de cada Ryodoraku. Es más, siempre se puede tonificar el cuerpo de forma general tratando áreas que estén indicadas según la gráfica, fomentando así el proceso de auto-curación del organismo. Resumiendo, se puede obtener cierta información sintomática a partir de la gráfica Ryodoraku; pero no se puede asumir que se ha detectado toda la información en relación al paciente y que nos permita hacer un diagnóstico sindrómico, que es el fin primordial de un buen diagnóstico. Aunque la gráfica bioenergética no siempre localiza todos los síntomas relacionados, el someter al paciente a una tonificación general siguiendo la gráfica bioenergética será muy beneficioso para su salud. En Japón, algunos practicantes usan el sistema Ryodoraku para evaluar «prescripciones herbales», o para evaluar si un tratamiento determinado es apropiado o no para un paciente. En todo el mundo se utiliza la biomedición Ryodoraku como un protocolo terapéutico dirigido a regular el sistema energético y, consecuentemente, desencadenar un efecto bienhechor y armonizador de los sistemas neuroendocrino y orgánico, siguiendo el proceso fisiológico representado por la pirámide biológica. Este efecto bienhechor puede, en algunos casos, ser de tal entidad que cure las enfermedades energéticas más comunes (idiopáticas) como cefalea, dismenorrea, insomnio, gastralgia etc. En otros casos, y usado como técnica protocolaria previa, puede ser un valioso aliado para cualquier técnica terapéutica que se utilice, incluida la propia cirugía, pues favorecerá la homeostasis y colaborará más activamente en el proceso de la autoreparación.

V. INTERPRETACIÓN DE LA GRÁFICA Y REGULACIÓN ENERGÉTICA CON ACUPUNTURA Atendiendo a lo desarrollado hasta ahora, podemos manifestar que la enfermedad, bajo el punto de vista de la M.T.C., es un desequilibrio energético; esto es, una alteración en el armónico fluir del Yin y el Yang. El cuerpo humano, en todas sus dimensiones, está irrigado por los fluidos energéticos circulantes en las vías descritas, siguiendo unos ritmos alternantes de positivo a negativo, y viceversa, en constante y armónica mutación. Estos ritmos dependen de las leyes de la naturaleza y del cosmos, siguiendo movimientos cíclicos diarios, mensuales, anuales…, según vimos en el apartado de generalidades y tendremos ocasión de ampliar en el segundo ciclo. Para desarrollar este movimiento continuo, los seres precisan de aportes energéticos que extraen de la propia naturaleza y del cosmos a través de la alimentación y de la respiración. En estas circunstancias el cuerpo humano tendrá que mantener un equilibrio entre lo alto y lo bajo, lo izquierdo y derecho, lo reverso y lo anverso, lo exterior y lo interior; las vísceras y los órganos; el Yang y el Yin, en definitiva. Este equilibrio armónico, sin embargo, es difícil de mantener, y más aún cuando el ser humano está supeditado a la influencia de multitud de parámetros que pueden modificar sus potenciales energéticos. El componente Zong (o sea, la capacidad energética heredada), las circunstancias alimentarias, climatológicas, afectivas, educacionales, etc., pueden provocar desequilibrios en las relaciones del Yin y del Yang. Afortunadamente, la M.T.C. dispone de sistemas basados en la comprensión de las leyes fundamentales que rigen la naturaleza (y que por extensión, afectan al ser humano, como parte integrante de la misma), que pueden rectificar dichos desequilibrios, actuando sobre las vías o canales energéticos que generan la acción bioquímica. Lógicamente, toda transformación precisa de un impulso o fuerza capaz de promoverla, y que sólo es posible a través de una interacción de mutua atracción y alternancia, o acción energética entre un ánodo y un cátodo, esto es, entre un Yin y un Yang. En base a este principio los factores Xieqi inciden sobre el sistema energético antes de manifestar patología somática y que en todo caso será la consecuencia de un proceso previo que implica alteración en la función de la U.E. Lógicamente, existirán mecanismos que permitan una amplia tolerancia entre el parámetro activador y la respuesta apreciable. Estos mecanismos forman todos los sistemas defensivos (Zhengqi) que en una constante actividad preservarán las funciones «tesoro» y bioquímicas importantes. Así, cualquier factor agresivo, en circunstancias normales, no desencadenará alteraciones profundas que afecten al equilibrio víscero-orgánico, sino que será neutralizado a nivel de las llamadas vías secundarias o sistema inmunológico Wei.

Esta circunstancia permite al acupuntor, conociendo los síntomas relativos a la afectación de dicho nivel, realizar una acción terapéutica preventiva, evitando una alteración más profunda que pudiera comprometer a los órganos y vísceras y, por tanto, a la función bioquímica por ellos generada. Aún cuando las noxas hayan creado una alteración más profunda, afectando a la zona Rong, todavía, el organismo dispone de sistemas a través de los cuales se puede actuar, evitando la progresión de la enfermedad y la alteración general, logrando incluso, la restauración del equilibrio energético, en su conjunto. Esta posibilidad terapéutica nos la brinda el conocimiento de las leyes básicas de la energética y su desarrollo. Observamos que el equilibrio energético es la circunstancia básica requerida para la existencia de un estado de salud. Por tanto, el desequilibrio se tendrá que manifestar en más o menos sobre lo considerado como normal o equilibrado. Disponemos de sistemas de medición o sistemas de diagnóstico que nos pueden encuadrar una determinada alteración dentro de la esfera Yang (plenitud) o dentro de la esfera Yin (vacío). La toma de niveles energéticos, bien a través de la pulsología radial y/o reveladora, bien a través de los diferentes aparatos de medición desarrollados por Nakatani, VoIl y otros, nos permite obtener unos valiosísimos datos que sumados a la historia clínica nos van a enmarcar una patología determinada en uno u otro síndrome general. Tanto en un caso (+) como en otro (–) se suelen distinguir tres niveles por síndrome, y se representan normalmente como sigue:

^^^ Gran plenitud o plétora

^^ Plenitud

^ Ligera plenitud

v Ligero vacío

vv Vacío

vvv Ausencia o Gran Vacío

Todo acupuntor experimentado sabe que, independientemente de la fórmula terapéutica que se aplique para una determinada afección (obtenida a través de la conjunción de múltiples criterios diagnósticos), la regulación energética inicial es imprescindible. A fin de desarrollar las técnicas de regulación de una manera lógica y comprensible partiremos de supuestos simples; esto es, los diversos niveles de plenitud o vacío referidos a una sola unidad energética. Hay que tener en cuenta que la gráfica que se obtiene en la medición es la media del lado izquierdo y derecho, so pena que exista una gran disfunción izq./der

Ryodoraku 3 Ejemplo Esquema

Referencias:

TOMO I

LECCIÓN 4.ª BIOMEDICIONES (LA REGULACIÓN ENERGÉTICA). PRÁCTICA CLÍNICA (CONCEPTOS BÁSICOS)

CAPÍTULO I: Regulación energética

CAPÍTULO II: Conceptos básicos en la práctica clínica

http://www.tlahui.com/medic/medic31/acu_voll.htm#puntos

http://tesis.ipn.mx/bitstream/handle/123456789/5046/AH010PDF.pdf?sequence=1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s