Cómo saber si un niño necesita o no acudir a un osteópata

A menudo, la poca información, y el excaso conocimiento de la población sobre la osteopatía, hace que los padres de los niños no tengan en cuenta las posibilidades de abordar holísticamente, algunas de los síntomas que puede presentar su hijo.

A continuación detallamos algunos problemas que podrían ser consultados a un osteópata:

  1. Teniendo al niño en brazos, acostado o sentado, ¿Echa la cabeza hacia atrás, sin causa concreta?
  2. ¿Apoya su cabeza contra la cabecera de la cama mientras duerme?
  3. ¿Duerme siempre del mismo lado?
  4. Cuando está acostado, ¿tiene una postura en forma de coma (caligráfica)?
  5. ¿Saca mucha saliva?
  6. ¿Regurgita mucho después de las tomas de pecho-biberón?
  7. ¿Tiene dificultades para respirar?
  8. ¿Suele estar demasiado excitado o inquieto?
  9. ¿Se despierta por las noches?
  10. ¿Tiene un ojo más abierto que el otro?
  11. ¿Tiene una oreja más despegada que la otra?
  12. ¿Su cara es asimétrica, vista desde alguno de los diferentes ángulos?

Si se responde “SI” a una sola de estas preguntas, el niño necesita acudir a un osteópata.

Tratado integral de osteopatía pedriática

Francisco Fajardo, D.O.

Editorial Dilema, 2014

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s