¿Qué representan las partes del cuerpo?

¿QUÉ REPRESENTAN LAS PARTES DEL CUERPO?

*Los cabellos*: Mi fuerza.

*El cuero cabelludo*: Mi fe y mi lado divino.

*La cabeza*: Mi individualidad.

*Los ojos*: Mi capacidad de ver.

*Las orejas*: Mi capacidad de oír.

*La nariz*: Mi capacidad de oler o sentir a las personas o situaciones.

*Los labios*: Mi labio superior está relacionado con el lado femenino y el labio inferior con el lado masculino.

*Los dientes*: Mis decisiones; vinculadas al lado femenino arriba, vinculadas al lado masculino, abajo.

*El cuello*: Mi flexibilidad, mi capacidad para ver varios lados de las situaciones de la vida.

*La garganta*: La expresión de mi lenguaje verbal y no–verbal, mi creatividad.

*Los hombros*: Mi capacidad para llevar una carga, responsabilidades.

*Los brazos*: Mi capacidad para tomar a las personas o las situaciones de la vida. Son la prolongación del corazón. Sirven para ejecutar las órdenes. Están vinculados a lo que hago en mi vida, por ejemplo mi trabajo.

*Los codos*: Mi flexibilidad en los cambios de direcciones en mi vida.

*Los dedos*: Los pequeños detalles de lo cotidiano.

*El pulgar*: vinculado a las inquietudes o a mi intelecto o a mi audición.

*El índice*: Vinculado a miedos o a mi personalidad (ego) o a mi olfato.

*El medio*: Vinculado a la ira o mi sexualidad o a mi visión.

*El anular*: Vinculado a pena o a mi unión o a mi tacto.

*El meñique*: Vinculado a pretensión o mi familia o al gusto.

*El corazón*: Mi amor.

*La sangre*: La alegría que circula en mi vida.

*Los pechos*: Mi lado materno.

*Los pulmones*: Mi necesidad de espacio, autonomía, Vinculados a mi sentimiento de vivir.

*El estómago*: Mi capacidad para digerir nuevas ideas.

*La espalda*: Mi soporte, mi apoyo.

*Las articulaciones*: Mi flexibilidad, mi capacidad para doblarme a las diferentes situaciones de mi vida.

*La piel*: Mi vínculo entre mi interior y mi exterior (equilibrio).

*Los huesos*: La estructura de las leyes y principios del mundo en el cual vivo.

*El útero*: Mi hogar.

*Los intestinos*: (sobre todo el grueso, el colón): mi capacidad para soltar, dejar fluir lo que me es inútil y dejar fluir los acontecimientos de mi vida. El delgado, mi facilidad de asimilar.

*Los riñones*: La sede del miedo.

*El páncreas*: La alegría que está en mí.

*El hígado*: La sede de la crítica.

*Las piernas*: Mi capacidad para adelantar en la vida, ir hacía el cambio, hacía las nuevas experiencias.

*Las rodillas*: Mi flexibilidad, mi amor propio, mi orgullo, mi testarudez.

*Los tobillos*: Mi flexibilidad en las nuevas direcciones del futuro.

*Los pies*: Mi dirección (quedarse en el mismo sitio). Mi comprensión de mí–mismo y de la vida (pasado, presente, futuro).

*Los dedos de los pies*: Los detalles de mi porvenir.

Si alguna parte duele o molesta revisa qué debes corregir según el órgano que corresponde.

 

Autotratamiento Cóccix

Desde el exterior con nuestro dedo índice o medio, en el extremo del cóccix (ápex (es una sensación de dos abultamientos seguidos en el final de una superficie convexa del sacro), ejerceremos una ligera presión craneal-anterior. En caso de molestia, el cóccix está subluxado anterior. Es decir, el mecanismo lesional en este caso es de una anterioridad, y deberemos proceder a su posteriorización.

Si por el contrario ejercemos una ligera presión craneal-posterior, y evidenciamos una molestia, en este caso será una subluxación posterior y debemos proceder a su anteriorización.

Puedes proceder mediante autotratamiento, biomagnetismo, auriculoterapia o intención.

Según mi experiencia, todas tienen un grado de éxito, proporcional al tiempo de aplicación de la terapia en el caso de pares biomagnéticos y de la intención. Este éxito relativo se replica en el resto de técnicas que verás a continuación.

Autotratamiento en posterioridad

La persona sentada, posiciona el dedo índice de su mano craneal en el ápex, por la parte externa de la zona interglútea, evitando presionar con exceso para no irritar los tejidos. Posicionar los dedos índice y corazón de la mano craneal, para empujar el cóccix durante la expiración. Ejercerás una presión en dirección craneal-anterior y mantendremos el contacto durante la inspiración. Trataremos de movilizarlo siguiendo este proceso, unas cuantas veces más, hasta sentir un chasquido o una sensación de “fluir energía”. (ver autotratamiento sacro)

Autotratamiento en anterioridad

La persona sentada, posiciona el dedo índice y corazón de su mano craneal en el ápex del cóccix, en el área más distal externa-anterior, por la parte externa de la zona interglútea. Mantenemos el contacto, durante la espiración, ejercemos una presión en dirección caudal-posterior durante la inspiración. Trataremos de movilizarlo siguiendo este proceso, unas cuantas veces más, hasta sentir un chasquido o una sensación de “fluir energía”. (ver autotratamiento sacro)

Par Cóccix anterioridad, posterioridad y lateralización (puede ser imán inductivo)

Indicaremos al paciente, que realice un mínimo de 10 sesiones, posicionando debajo del cóccix dos imanes de más de 5000 Gauss con Polaridad Negativa y Positiva, durante 20 minutos, para provocar un pH neutro, desinflamación de los tejidos (incluidas fascias) de la zona anatómica, que facilitarán movilizar el cóccix.

Autotratamiento lateral derecho

El paciente sentado, posiciona los dedos índice y corazón de su mano homolateral en el lado derecho del ápex. Se trata de retirar tejidos, para tomar contacto directo máximo con la estructura ósea del cóccix. Al final de la inspiración se procede a empujar brevemente y con cierta contundencia necesaria, en dirección izquierda, manteniendo los dedos en su expiración y tratando de movilizarlo siguiendo este proceso, varias veces más, hasta sentir un chasquido o una sensación de “fluir energía”.

Autotratamiento lateral izquierdo

El paciente sentado, posiciona los dedos índice y corazón de su mano homolateral en el lado izquierdo del ápex. Se trata de retirar tejidos, para tomar contacto directo máximo con la estructura ósea del cóccix por su lado izquierdo. Al final de la inspiración se procede a empujar brevemente y con cierta contundencia necesaria, en dirección derecha, manteniendo los dedos en su expiración y tratando de movilizarlo siguiendo este proceso, varias veces más, hasta sentir un chasquido o una sensación de “fluir energía”.

(c) Por David Garcés, Osteópata D.O. y Terapeuta Holístico. Docente del Centro de Formación Holística General.

http://medicinaholisticageneral.com

Autotratamiento Sínfis Púbica. Dolores idiopáticos lumbares, sacro-ilíacos, piernas cortas

Autotratamiento Sínfisis Púbica.

Indicado para todas aquellas molestias crónicas, provocadas por traumatismos, partos…y todas aquellas circunstancias de piernas cortas que provocan desequilibrios anatómicos y lineas de gravedad descentradas.

En primer lugar, el paciente estará sentado, lo más alejado posible de la base de la silla.

Cerrará las piernas y posicionará las palmas de sus manos en la zona exterior de ambas rodillas, para hacer contrarresistencia a la apertura de las mismas, durante tres segundos en apnea, y dejará de ejercer fuerza a la finalización del tiempo. Repetiremos un total de tres veces. A continuación, abrimos las piernas sin mover los pies, y procedemos a posicionar las palmas de las manos, en la zona interior de las rodillas. Mantendremos y ejerceremos la fuerza contrarresistencia durante tres segundos en apnea, y liberaremos de toda fuerza repentinamente, provocando que la energía acumulada, se libere en caso de desajuste de la sínfisis, para acomodar la unión de los dos iliacos.

Normalmente, si se realizó la técnica adecuadamente, se suele oír un chasquido (implosión), pero no necesariamente. Se equilibran ambos iliacos, por su unión inferior.

Curso Posturología, Pares y Fascias 1 300520

Curso Posturología, Pares y Fascias 1 300520

David Garcés y Xime Quintanilla

Pares Biomagneticos y Biomagnetismo. Dolor osteoarticular, columna vertebral y escapular

Ejemplo donde se posicionan encima de las vertebras, imanes con polaridad alterna. Se persigue disminuir las molestias en todo el trayecto de la columna.

Podemos apreciar en este ejemplo, el par sacro, e imanes negros orientados al cuerpo, indicando una inflamación o dolor en zona lumbar. Y al inicio del trayecto torácico, dos imanes de polaridades diferentes, para equilibrar los tejidos de la zona.

En caso de dolor agudo, se posicionan los imanes negros orientados al cuerpo para desinflamar el territorio del nervio ciático.

El mismo caso para una inflamación del supraespinoso (zona escapular derecha)

Parte I Curso Posturología, Pares Biomagnéticos y Fascias

Parte I Curso Posturología, Pares Biomagnéticos y Fascias

En Power Point

Curso de posturología integrado con pares biomagnéticos I

En PDF

Curso de posturología integrado con pares biomagnéticos I