Archivo de la etiqueta: hoja verde

Alimentos para limpieza hepática y de la vesícula biliar.

Cómo limpiar el hígado y la vesícula biliar

Además de recomendar una desintoxicación hepática, que ya explicaremos en otro post cómo realizarla, ahora os detallos los alimentos clave para una buena salud hepática.

 

Aloe vera (sábila) 

El Aloe Vera es una planta que promueve e induce la síntesis de glutatión en el hígado. Os recomiendo tomar el Zumo de Aloe Vera “Las Coronas” ecológico.

Cortijo las Coronas en Carmona-Servilla. Entrada principal con carpa

Aguacate

Gran contenido de glutatión, un poderoso antioxidante producido en nuestro organismo.

Ajo

Gran cantidad de componentes de azufre y selenio, que facilita la eliminación de metales pesados, entre ellos mercurio.

Manzanas

Con ácido málico que destruye las piedras en Vesícula, Hígado y Riñón. La pectina que contiene hace funciones de transporte de residuos.

Toronja o Pomelo

Contienen mucho glutatión, facilitando la limpieza del hígado.

Cúrcuma

Induce la síntesis de enzimas beneficiosas para el hígado, además de ser antiinflamatoria y analgésica.

Remolacha o Betabel

Importante en la desintoxicación del hígado, los compuestos de metilo necesarios en la eliminación de mercurio y otras toxinas.

Zanahorias

Beta-carotenos favorece la cicatrización de los órganos así como bioflavonoides que eliminan sustancias que pueden provocar células cancerígenas.

Limón y lima

Gran aporte de vitamina C que expulsa los tóxicos de nuestro organismo, limpiando todo nuestro sistema digestivo.

Aceite de oliva (extra virgen)

Gran contenido en fitonutrientes, ayuda a la movilidad de la vesícula biliar y la fluidez de la bilis.

Crucíferos

Gran contenido de glucosinolato, activa enzimas que ayudan a eliminar elementos cancerígenos y xeno-estrógenos, y un mejor balance hormonal.

Nuez del nogal 

Glutatión, omega 3 y gran cantidad de arginina, desintoxica al hígado de amoníaco.

Verduras de hoja verde

Por la cantidad de clorofila, la alfalfa, espinacas, acelgas, entre otras, desintoxican al hígado de metales pesados, xeno-estrógenos y toxinas.

No nos olvidemos de la alcachofas, las coles y otras verduras que nos proporcionan elementos saludables para nuestro hígado.

 

http://despertandosalud.com/48-salud-fisica/174-13-alimentos-que-limpian-el-higado

 

Anuncios

Consejos en alimentación, oligoelementos, minerales y suplementación para el TDHA

Los consejos indicados son meramente informativos. No se pretende sustituir ninguna terapia ni prescripción médica o profesional. Consulte con su médico.

En el caso del TDHA, Trastorno por Déficit de Atencion con Hiperatividad, os detallo unos consejos de oligoelementos, minerales y suplementación.

Vitaminas

Vitaminas del Grupo B: B1, B3, B5, B6, B8. Participan en la actividad neuronal-nerviosa. La Levadura de Cerveza, contiene una gran cantidad de estas vitaminas y en niños se puede suministrar con tortillas, batidos, etc.

Oligoelementos

Magnesio. Por minimizar los síntomas de neuralgias. Dosis, 3 tomas a la semana

Litio. Labcatal 8 http://www.tufarmaciavirtual.com/medicina-natural/oligoelementos/labcatal-8-litio-28-amp-oligosol.html En el tratamiento de la irritabilidad, insomnio, etc. Tomar una ampolla una hora antes de dormir y una al levantarse diariamente.

Minerales

Magnesio. Participa activamente en el transporte de impulsos nerviosos. Las fuentes de magnesio son el cacao, las semillas y frutos secos, el germen de trigo, la levadura de cerveza, los cereales integrales, las legumbres, las verduras de hoja verde y frutas como el plátano, albaricoque o damasco.

Calcio, regulador del sistema nervioso y muscular. Se encuentra principalmente en frutos secos, mariscos, salmón, sardinas, anchoas, en legumbres y vegetales de hoja verde como las espinacas, acelgas, brócoli, col, repollo, etc.

Dopamina.  Tiene que ver con el placer, la motivación, la recompensa y la cognición.

Noradrenalina, Procesos de atención principalmente (en combinación con la dopamina).

Precursores de Tiroxina. Polen de abejas, muy rico en aminoácidos y algas.

L-Tiroxina.

  • Mejora el estado de ánimo y el bienestar
  • Aumenta la función cognitiva cuando se exponen al estrés
  • Mejora la respuesta estrés y la ansiedad
  • Mejora la atención y la vigilia
  • Mejora la deficiencia de Dopamina

5HTP, precursor de la serotonina. Control del estado del ánimo y las emociones. Lácteos, cacao, pollo, pavo

Como criterio a seguir, balancearemos los siguientes productos

Tiroxina <–> Serotonina

Litio <–> 5HTP

Los neurotransmisores que están relacionados con el TDAH son tres: i) dopamina, ii) serotonina, y iii) norepinefrina o noradrenalina, los cuales participan llevando y trayendo información de los frontales a las demás zonas del cerebro y viceversa, favoreciendo las adecuadas respuestas cognitivas y el control de impulsos de la persona.

Cuando existen niveles elevados de Dopamina la persona puede:

• Estar concentrada

• Trabajar intensamente en las tareas

• Mantener un buen estado de alerta

Cuando existen niveles bajos de Dopamina entonces:

• Hay distracción

• Tiene dificultad para completar una tarea

• dificultad para pensar anticipadamente

• dificultad para responder a tiempo

• Presenta impulsividad cognitiva (muchas ideas de golpe en la cabeza)

En el caso de la Serotonina, con niveles elevados:

• Se logra satisfacción

• Mantiene buen estado del ánimo

• Puede mantenerse enfocado en una sola cosa

• Ayuda a conciliar el sueño

Cuando existen niveles bajos de Serotonina:

• Hay insatisfacción

• Propenso a la irritabilidad

• Presenta agresión hacia sí mismo u otros

• Impulsividad

• Comportamiento obsesivo compulsivo

• Riesgo de suicidio (actúa sin freno)

• Impulsividad cognitiva (muchas ideas de golpe en la cabeza)

Respecto a los niveles altos de Norepinefrina (noradrenalina):

• Busca emociones fuertes, en muchos casos extremas

• Persigue nuevas actividades

• Mantiene buen estado del ánimo

• Sostiene la atención

Y con los niveles bajos de Norepinefrina (noradrenalina):

• Indiferente, apagado emocionalmente

• Existe baja energía, apatía

• Puede presentar depresión

• Reacciones con agresión

Elaboración a partir de datos porporcionados por Francisco Fajardo, D.O.

Tratado Integral de Osteopatía Pedríatica

http://www.islabahia.com/artritisreumatoide/05012mineralesyoligoelementos.asp

https://www.cerebrofeliz.org/articulostdah/cerebro_con_tdah.html

Alopecia o pérdida de cabello femenina. Remedio natural

La pérdida de cabello puede producirse por un déficit considerable de:
vitaminas: A (verduras, zanahorias, uva, plátanos), B6 (pescados, pistachos, legumbres), B12 (huevos, carne de res, marisco, lácteos), ácido fólico (verduras, huevos, frutos secos), biotina (frutos secos, cereales), C (frutas)
minerales: cobre (frutos secos, soja, legumbres), hierro (hoja verde) y zinc (frutos secos, soja, legumbres).

y en el caso de la vitamina A, por un signo de toxicidad (es liposoluble y se acumula en nuestro organismo, a diferencia de las hidrosolubles como la vitamina C, que son rápidamente eliminadas por la orina…)

Un déficit de vitámina C puede ser signo de fragilidad del cabello, seco, rizado, etc.
Un déficit de cobre puede presentar el cabello con cambios de pigmentación.
Las vitaminas anteriores y minerales, a excepción del Cobre, son utilizados por el organismo para la géneis sde glóbulos rojos, y por lo tanto, ayudan en la vascularización del cuero cabelludo.

El silicio (frutas y verduras) interviene en el crecimeinto y su fuerza vital.
La vitamina E (frutos secos y aceite de oliva) en la salud del folículo piloso.

Nutrición:
Ingestar hoja verde (espinaca, acelga), acompañada de pimiento (procurar no tomar más de 3 raciones por semana)

Suplementación diaria:
– 50 mg de Hierro, con 1gr de Vitamina C
– Tomar 2 cucharadas diarias de Aloe Vera

Aplicación cuero cabelludo:
– Gel de Aloe Vera en el cuero cabelludo todas las noches
– Árnica con el formato que nos guste más, dos o tres veces
– Aceite de Romero mezclado con aceite de almendres

Alteraciones conducta con azúcar refinado, carne, bebidas alcohólicas, cafeina

Alimentación y agresividad

Existen indicios fundados de que ciertos productos alimentarios presentes en la dieta occidental, asociados a la carencia de vitaminas, minerales y ácidos grasos esenciales, favorecen a la conducta violenta.

La relación entre la alimentación y el carácter o la conducta ha sido objeto de controversia entre los científicos desde hace siglos, a pesar de que está clara para la sabiduría popular. Solo desde hace unas décadas, se han empezado a publicar estudios que muestran una relación objetiva entre lo que se come y lo que se es.
Uno de los primeros pasos para confirmar que ciertos alimentos pueden favorecer la conducta violenta, se dio en la Universidad de Wales Swansea (Reino Unido). Allí se ha comprobado que las dietas de eliminación, en las que se suprimen ciertos productos “sospechosos”, reducen la agresividad.
Entre los productos sospechosos que pueden favorecer la hiperactividad e incluso la conducta violenta, destacan los siguientes:
Ciertos aditivos artificiales (principalmente los colorantes).
Los alimentos procesados industrialmente.
Los azúcares refinados.
Las carnes.
Las bebidas alcohólicas.
Sustancias estimulantes como la cocaína y en menor grado la cafeína.
Si la eliminación de un producto de la dieta es capaz de mejorar la conducta de una persona agresiva, queda confirmada la relación entre la alimentación y la violencia. Aunque faltan aún muchas investigaciones, con lo que ya se sabe sería suficiente como para al menos contribuir a frenar el incremento de la violencia y de la agresividad en el mundo.

Hipoglucemia

Estudios realizados en la Universidad de Helsinki muestran que las personas agresivas tienen una menor tolerancia a la glucosa, y sufren hipoglucemia reactiva después del consumo de azúcares. Además, presentan niveles bajos de serotonina en el cerebro. Ambas alteraciones se potencian por el consumo de bebidas alcohólicas. La hipoglucemia o bajo nivel de glucosa en la sangre, puede producirse como una reacción tras el consumo de productos ricos en azúcares refinados y pobres en fibra, tales como los dulces, pasteles y caramelos. Se ha visto que ciertas personas son más sensibles al aumento en el nivel de glucosa causado por los productos dulces, y reaccionan con un descenso más acusado. Estas fluctuaciones en el nivel de glucosa en sangre, favorecen la conducta agresiva.
De acuerdo con estas investigaciones, las personas que tengan tendencia a la conducta agresiva o violenta, deberían:

Evitar especialmente la combinación de azúcares refinados y alcohol.
Aumentar la ingesta de alimentos ricos en triptófano, precursor de la serotonina (Buenas fuentes de triptófano son los porotos, frijoles o judías y otras legumbres, así como los frutos secos y los cereales integrales)

Carencia de vitaminas y minerales

Uno de los estudios más relevantes lo desarrolló la Universidad de Oxford con presos de cárceles del Reino Unido: los que recibieron suplementos de vitaminas, minerales y ácidos grasos esenciales durante al menos dos semanas, cometieron un 35% menos de infracciones o delitos que sus compañeros de prisión.
Los investigadores de este estudio concluyeron que una alimentación deficitaria en vitaminas, minerales y ácidos grasos esenciales, como la típica comida rápida, favorece la conducta antisocial y violenta.
Otro estudio realizado por la Universidad del Estado de California (Estados Unidos) con jóvenes de 13 a26 años internados en reformatorios, confirma que una alimentación equilibrada según las recomendaciones de la OMS, y rica en vitaminas y minerales, reduce a la mitad los casos de conducta antisocial.

Carencia de ácidos grasos esenciales

Los ácidos grasos esenciales son grasas que el cuerpo no puede producir a partir de otras, y por tanto, deben ser ingeridas con la alimentación.
Estas grasas esenciales son necesarias para formar las membranas de las neuronas. Se conocen dos tipos de ácidos grasos esenciales, ambos poliinsaturados:

Ácidos grasos omega-3: El más importante es el ácido alfal-linolénico (18:3), conocido por las siglas ALA.
Las principales fuentes alimentarias del ácido graso esencial alfa-linoléico (ALA) son:
– Semillas de lino
– Nueces y otros frutos secos
– Soja (semillas, aceite y leche de soja, pero no en los extractos de proteína de soja)
– Ciertas verduras de hoja como la hierba de los canónigos (Valerianella locusta, lechuga silvestre que crece en muchos campos de Europa) y la verdolaga (Portulaca oleracea)
-Leche materna

Ácidos grasos omega-6: El más importante es el ácido linoleico (18:2), que se encuentra en toda clase de frutos secos y semillas (girasol, maíz, calabaza, etc.).
Se sabe que la carencia de estos ácidos grasos esenciales, presentes principalmente en los frutos secos, las semillas y otros alimentos vegetales, favorece la conducta agresiva y violenta. La carencia de omega-3 también favorece la depresión.

Fuente: Dr. Jorge Pamplona Roger, Guía práctica para el cuidado del cuerpo, Casa Editora Sudamericana, pág. 90.