Archivo de la etiqueta: metabolismo

Más de ciento setenta propiedades quimiomedicinales del limón

Leyendo una edición del año 1969 de “Mis observaciones clínicas sobre el limón, el ajo y la cebolla”, he considerado interesante publicar la relación de todas las propiedades, que el Profesor N. Capo recogió en esta obra maestra sobre el limón, ajo y cebolla.

Obviamente, esta guía hace referencia a su obra, y no es guía terapéutica, ni pretende sustituir las prescripción médica o profesional oportuna.
Consulte a un profesional de la salud.

MAS DE CIENTO SETENTA PROPIEDADES
QUIMICOMEDICINALES DEL LIMON
1.- El limón es antiescorbútico. Tornando cada día el zumo crudo de 12 limones, se cura y evita el escorbuto.
2.- El limón es lo único indicado para atajar toda infección febril. Tomando cada día el zumo de 12 a 15 limones se evita toda posibilidad de infección así como se rebaja toda fiebre por muy alta que esté. Para curar estas u otras fiebres no emplea el Naturismo científico Trofoterápico otro elemento que el zumo de limón crudo.
3.- El limón es indicadísimo contra el tifus. Tornando en cantidad suficiente el zumo de este precioso fruto, las altas fiebres tíficas no resisten el elevado poder microbicida del zumo de limón crudo.
4.- El limón cura rápidamente el sarampión. A los niños, no importa la edad, puede curárseles el sarampión en menos de tres días; basta para ello que tomen con frecuencia y en abundante cantidad zumo de limón algo rebajado con agua o bien con agua de cebolla bien hervida.
5.- El limón cura la escarlatina. En este caso, las tomas de jugo de limón deben alternarse con tomas de zumo de naranja, o bien con jugo de uva, o bien con caldo de cebolla.
6.- El limón cura la erisipela. Para este caso las tomas de zumo de limón han de alternarse con tomas de caldo de verduras o cebollas.
7.- El limón tomado en cantidad cura la difteria. El limón evita la difteria porque desinfecta la sangre y la garganta de una manera tan radical y segura , como no puede hacerlo ningún microbicida de la Medicina alopática. El limón reduce en este caso la inflamación, y gracias a la alcalinización química que produce en el momento de ingerir su zumo, permite al organismo del diftérico defenderse rápidamente, sin perjudicar en lo más mínimo al atacado, puesto que el limón no perjudica en nada al cuerpo y sólo ataca al mal.
8.- El limón cura y evita la viruela. La viruela es una eliminación natural del cuerpo causado por la suciedad de la sangre. El limón mata los gérmenes morbosos; por consiguiente, evita la viruela. Esto, desde luego, en el caso de tomarse en gran cantidad, porque si es poca la cantidad que se toma no hace efecto.
9.- El limón, tomándolo en suficiente cantidad, es muy recomendable para matar toda clase de parásitos intestinales, en combinaciones con ensaladas silvestres.
10.- El limón cura las dilataciones del estómago; pero esto con la condición indispensable de tomar su zumo ensalivado.
11.- El efecto astringente del limón hace que las paredes de! estómago se vayan poniendo más recias y, por tanto, más fuertes para digerir, y de esta forma consigue vitalidad.
12.- El limón es el agente más eficaz para combatir rápida y seguramente todas las afecciones de la garganta, porque desinfecta y tonifica las mucosas de las membranas.
13.- El limón es un gran agente microbicida en todas aquellas enfermedades de carácter contagioso.
14.- El limón es muy eficaz para combatir las anginas de pecho. En este sentido he tenido infinidad de casos de verdadera curación radical con sólo administrar por la mañana al levantarse, en ayunas, e! zumo de 15 limones.
El éxito ha sido siempre halagüeño, incluso en personas de edad avanzada y cuyo padecimiento era crónico. Desde luego que para tomar e! zumo de tantos limones el enfermo debe desplegar una gran fuerza de voluntad; pero esto no tiene importancia, porque aparte de que hay personas a quienes les gusta lo toman con fruición cuando saben que es el único remedio seguro.
15.- El limón es la panacea universal contra la gripe. Tómese el zumo a grandes dosis. Trate de sudar copiosamente y volver a tomar más limón y la gripe no será nada.
16.- El limón es lo más recomendable contra el “trancazo”.
17.- El limón cura y evita todas las inflamaciones de la piel y de la sangre, porque el limón es desinflamante.
18.- El limón es lo mejor para cortar las diarreas, porque corta la fermentación butírica y pútrida y produce un efecto astringente.
19.- El limón es muy recomendable contra el “beri-beri”.
20.- El limón es el medio más acertado para curar la tos en todos sus grados.
21.- El zumo conviene a los inapetentes. Tómese el zumo de uno o dos limones antes de cada comida.
22.- El limón es un poderoso depurativo, fortificando la sangre en muy corta temporada, si se sigue un régimen racional.
23.- El limón mata los gérmenes de la tuberculosis y el enfermo puede curarse si aún tiene vitalidad para reaccionar.
24.- El limón es conveniente tomarlo en gran cantidad en los casos de bronquitis siendo además conveniente hacerse compresas de zumo de limón al pecho empleando algodón hidrófilo o bien un paño de hilo.
25.- El limón es lo único indicado en los casos de pulmonía o bronconeumonía. Nada de específicos ni baño. El zumo de limón corrige el mal desde adentro, porque va directamente a los glóbulos de la sangre.
26.- El limón evita y combate la vejez prematura porque rejuvenece las células de la sangre y de los tejidos.
27.- Tomando el zumo de 5 limones todas las mañanas, antes del desayuno, de 5 antes de comer y de 5 antes de cenar, no se sufren dolores de cabeza.
28.- El limón está indicado contra la jaqueca porque ayuda la actividad dinámica de los corpúsculos rojos en la corona cerebral.
29.- El limón, tomado desde luego en gran cantidad, combate y evita el alcoholismo. Lo combate porque cura sus perniciosos efectos, y lo evita porque el que se acostumbra a tomar el zumo de limón le repugna toda bebida alcohólica.
30.- El limón destruye todas las excitaciones sexuales morbosas porque descongestiona las glándulas; por consiguiente, mata todo deseo o apetito sexual anormal. Es este un mal tan generalizado, que si a ciertas personas se les normalizaran sus glándulas sexuales, logrando que éstas tuvieran deseos normales, creerían que habían perdido la potencia sexual. Por lo tanto, no hay porque extrañarse cuando, al tomar zumo de limón, desaparecen Ios continuos e irrefrenables deseos sexuales, porque no hace otra cosa que volver a la normalidad. El que es adicto al limón tiene hijos sanos y hermosos.
El limón no infecundiza; al contrario, prepara una masa de glóbulos rojos y, por lo tanto, un esperma puro, fecundo, viril.
31.- El limón tomado en buena dosis calma los desequilibrios del sistema nervioso, aunque a primera vista y debido a su gusto agrio, puede parecer todo lo contrario. Inmediatamente después de haberlo tomado, origina en las células nerviosas una rápida desintoxicación que se manifiesta a continuación por una gran euforia fisiológica, en reacción de bienestar.
32.- El limón es el dentífrico por excelencia; limpia y blanquea los dientes, conservando siempre la dentadura sana.
33.- El limón es un gran sedante del corazón. Son numerosos los casos en que, de común acuerdo con el paciente, he logrado vencer prontamente las palpitaciones del corazón. El limón purifica la sangre y, fluidificándola, regulariza inmediatamente el ritmo normal del corazón. Palpitaciones crónicas de muchos años, bastó una semana de tratamiento para curarlas.
34.- El limón, tornado en cantidad suficiente; descongestiona la arteria de la sien, indicando esto que la arterioesclerosis desaparece.
35.- El limón despeja el cerebro, y, por consiguiente, ello se traduce en una perfecta y clara manifestación del pensamiento y la inteligencia.
36.- El limón, tomado a tiempo en la juventud, evita la arterioesclerosis, que no es otra cosa que una vejez prematura; y en el caso de padecer ya dicha afección, el limón la corrige muchísimo, aunque se tenga 85 años.
37.- El limón es el remedio más eficaz para combatir la piorrea, porque es el agente más poderoso de destrucción de la fermentación microbiana de la boca y de las encías.
38.- Tomando una buena dosis de limón bien ensalivado, y haciendo a continuación respiraciones profundas, con la boca cerrada, se corrige en el acto el hipo.
39.- El limón es empleado también, y con mucho éxito, contra la “tortícolis”.
40.- El limón combate las pesadillas y los insomnios.
41.- El limón también lo empleo para corregir la raspadura o agrietamiento de los labios y de los pechos, porque cicatriza. Por lo tanto, el limón es el cicatrizante por excelencia, sea de aberturas por defectos del viento o por sangre mala.
42.- El limón es el cicatrizante ideal para toda clase de heridas, como, por ejemplo, en las operaciones o caídas.
43.- El limón me ha dado resultados positivos cuando lo he empleado en la hemoptisis de los tuberculosos. No he vacilado en administrarles buenas dosis de zumo de limón en las crisis agudas. Cuando más, al cabo de pocos días el restablecimiento ha sido completo. Huelga hacer notar que a estos enfermos he tenido que darles mayor cantidad de alimento energético (caldo de verduras con almendras y piñones molidos y un poco de aceite batido junto con yema de huevo), a fin de que reaccionen en la formación de nuevo plasma sanguíneo.
44.- El limón está muy indicado contra la lepra.
45.- El limón combate los granos de la cara. Además, si se emulsiona con un poco de aceite de almendras o de’ hierbas silvestres, es la mejor pomada para aplicarse en la cara y cuello.
46.- El limón es un gran destructor de las erupciones de la piel.
47.- El limón me ha dado muy buen resultado en las inflamaciones de las amígdalas, cuyas operaciones son siempre absolutamente inútiles, y las he evitado por centenares.
48.- El limón lo he empleado también contra las carnosidades de la nariz.
Para hacer esta curación tiene que absorberse zumo de limón por la nariz a medida que se aspira profundamente al aire. Al cabo de dos o tres meses no ha quedado ni rastro de carnosidades.
50.- El limón, tomado en gran cantidad, detiene rápidamente todo envenenamiento de la sangre. No hay que temer al limón cuando se emplea para uso interno.
50.- El limón cura y evita el carbunclo. Como éste consiste en una gran infección de la sangre, puede aplicarse al caso del carbunclo, lo que se detalla en el número 14, además de una fuerte aplicación de chorro de agua hirviente.
51.- El limón cura todo resfriado de nariz, de cabeza, de garganta y de cuello.
52.- El limón cura las anginas en veinticuatro horas, bebiendo una gran cantidad, y con otra haciendo gárgaras.
53.- El limón es el único agente que puede curar con seguridad y rapidez el catarro; pero a condición de tomar un zumo en cantidad de 15 a 20 limones exprimidos en ayunas, aumentando su poder si se le agrega zumo de cebolla.
54.- El limón es el único remedio infalible contra la gordura y la obesidad.
55.- El limón quita con rápidez todo estado de hinchazón, apariencia fofa o de morbidez.
56.- El limón evita y destruye las adiposidades.
57.- El limón cura el dolor de estómago, y su uso continuado lo evita.
El ácido que se fabrica en el estómago por las malas digestiones es destruido por otro ácido natural, y éste es el limón.
58.- El limón, debido precisamente a que es ácido, cura y evita toda acidez del estómago o del hígado, la hiperclorhidria y la bilis.
59.- El limón, tomado continuamente, llega a extirpar el asqueroso y pernicioso hábito de fumar.
60.- El limón es un contraveneno indicado en numerosos casos de envenenamiento.
61.- El limón cura y evita el linfatismo.
62.- El limón descongestiona los falsos colores rojos de la cara; entre ellos, lo que da el vino; por consiguiente, con esto queda bien demostrado lo que he dicho en otro lugar respecto a la acción del limón sobre toda clase de bebidas alcohólicas.
63.- El limón ha sido objeto, por parte de distinguidos biólogos, de brillantes y sorprendentes experimentos; en el caldo de las carnes los microbios del Tifus y de la Tuberculosis viven y se reproducen; pero en el zumo del Limón mueren a los pocos minutos. Tomen nota los grandes terapeutas.
64.- El limón es un gran regulador de la economía de nuestro cuerpo, pues en invierno se siente menos frío y en verano menos calor.
65.- El limón cura los granitos de la lengua y de los labios.
66.- El limón evita el cáncer, y su uso en dosis bien estudiadas lo destruye y combate siempre victoriosamente.
67.- El limón es muy recomendable en el embarazo para la madre que gesta, pues con su uso saldrá un niño sano y exento de grasas. Por consiguiente el limón prepara a la madre para el parto sin dolor.
68.- El limón es un gran aperitivo, el mejor tónico.
69.- El limón es indicadísimo para combatir el raquitismo.
70.- El limón cura y evita la escrófula.
71.- El limón combate las varices.
72.- El limón hace desaparecer rápidamente las manchas de la cara.
73.- El limón neutraliza la bilis en el estómago y corrige el exceso de bilis en el hígado.
74.- El limón corta toda acedia o acidez en el estómago o boca.
75.- El limón da resultados maravillosos cuando se emplea en cualquier enfermedad del hígado.
76.- El limón coadyuva eficazmente a que el metabolismo asimilativo interno se efectúe con el máximo de normalidad.
77 – El zumo de limón combate y evita la sequedad de garganta, y la sed no vuelve a molestar jamás, si se toma puro.
78.- El limón es muy recomendable contra los estados de “disemia”, lo mismo en sus manifestaciones grasas que en la disemia flaca.
79.- El limón es el único remedio para los sabañones.
80.- El limón es el gran remedio del paludismo.
81.- El limón es el mejor remedio contra la mordedura de animales rabiosos, perros, gatos, ratas, asnos, etc., y además, para la picadura de las arañas venenosas, serpientes e insectos. El limón es un remedio eficacísimo para la rabia, porque mata los gérmenes malignos; pero esto a condición de que sea tomado en gran cantidad; tomar diariamente el, zumo de 35 a 50 limones, repartirlo en tomas a intervalos y aislando, además, el órgano afectado, o bien aplicando baños de vapor.
82.- El limón es el gran enemigo de las pestes, endémicas y epidémicas.
83.- El limón regulariza los desarreglos menstruales de las jovencitas y de las mujeres.
84.- El limón llega a destruir y hacer desaparecer, a base de un tratamiento relativamente largo y continuado, el flujo blanco.
85.- El limón combate la gonorrea.
86.- El limón combate, y con gran éxito por cierto, la sífilis.
87.- El limón, tomado en cantidad, es muy conveniente para evitar y curar la “tabes” dorsal.
88.- El limón lo he empleado siempre con mucho éxito, en la curación del llamado mal de Pott. A base del factor tiempo, como es natural, he conseguido curaciones radicales en enfermos que habían estado bajo el llamado tratamiento especial. Con estos tratamientos equivocados no se consiguió absolutamente nada; todo lo más, seguir empeorando, siendo ello debido a que no se iba directamente a la causa. Con el tratamiento científico a base de limón, se va directamente a la causa del mal y éste se cura. Nosotros recomendamos desde luego como lo único eficaz las curas de limón; pero no dejaremos de llamar mucho la atención sobre el hecho de que sin una gran experiencia en el asunto y un gran conocimiento de causa, pueden algunos exponerse a un fracaso en la aplicación práctica en estos casos de gravedad.
89.- El limón combate la “malaria” y las fiebres llamadas “de Barcelona”.
90.- El limón cicatriza las úlceras del estómago; el ácido cítrico mata al ácido butírico del estómago enfermo.
91.- El limón cura las llagas de la garganta y de la boca.
92.- El limón es lo mejor contra la colitis.
93.- El limón es lo más indicado en la peritonitis.
94.- El limón cura las inflamaciones del hígado y del páncreas.
95.- El limón me ha dado resultados maravillosos e inesperados en la curación de la hipocondría. En este caso he comprobado que aniquila rápidamente la acumulación de venenos en el hígado.
96.- El limón es indicadísimo en todos los casos de dilatación del hígado, estómago e intestinos.
97.- El limón suprime las ampollas de la piel y de los labios, que aparecen en seguida de una gran indigestión.
98.- El limón, tomado su zumo en gran cantidad, desinfecta y cura las hemorroides.
99.- El limón cura el sexualismo y la satiriasis.
100.- El limón cura y evita las hemorragias postparto, lo mismo si son internas que externas.
101.- El limón cura las granulaciones de los ojos. Pero esto ha de administrarse bajo la forma de uso interno y de uso externo. En el uso interno hay que tomar mucha cantidad de zumo de limón, y en el uso externo, se usará el zumo de limón, rebajado con agua, bajo la forma de baños de ojos.
102.- El limón cura la conjuntivitis.
103.- El limón cura las hemorragias de la nariz.
104.- El limón cura la parotiditis.
105.- El limón cura la tuberculosis intestinal siempre que el enfermo no haya entrado ya en el estado en que ya no reacciona o en el pre-agónico (? ).
106.- El limón cura las “rasperas del esófago”.
107.- El limón es muy conveniente usarlo en las operaciones, para evitar infecciones y para curar o cicatrizar más rápidamente las heridas.
108,- El limón tornado en dosis estudiadas, según lo prescribe la ciencia Trofoterápica, disuelve los malos humores y las piedras y cálculos del hígado.
109.- El limón disuelve cálculos. Varios casos lo comprueban. Los cálculos o piedras en el hígado o en la vejiga de la orina han sido disueltos en un alto porcentaje por la virtud altamente oxidante del ácido cítrico del limón; otros cálculos, al reducirse un poco, han sido arrastrados hacia afuera por la orina, a su empuje.
110.- El limón también está muy indicado contra la uremia.
111.- El limón es muy indicado contra la caída de las pestañas.
112.- El limón lo he empleado siempre, y con mucho éxito, contra la caspa y la calvicie, en fuertes fricciones cada día en unión de zumo de cebolla.
113.- El limón es indicado contra las eliminaciones mucosas de la nariz y de los ojos.
114,- El limón está muy indicado contra la picazón e irritación de la piel y de la sangre.
115.- El limón es el remedio infalible para los males de la matriz y ovarios.
116.- El limón es el febrífugo por excelencia.
117.- El limón está indicado contra la urticaria.
119.- El limón es el gran enemigo de la roña y la sarna.
120.- El limón es un gran insecticida.
121.- El limón, pasado en forma de fricción sobre la piel, ahuyenta a las moscas y mosquitos. En la práctica hemos podido comprobar que, a quien tiene la costumbre de friccionarse con zumo de limón, las moscas y otros insectos molestos no le acuden ni le pican tanto, y si bebe mucho limón menos aún.
122.- El limón tomado en cantidad rebaja el abultamiento del vientre.
123.- El limón combate la ciática.
124.- El limón, al destruir el ácido úrico, se convierte en el remedio más eficaz y en el enemigo encarnizado del reumatismo.
125.- El limón combate la gota.
126.- El limón desinfecta y cura rápidamente las fístulas.
127.- El limón regulariza el metabolismo interno, permitiendo así la más perfecta asimilación de los alimentos.
128.- El limón es lo más indicado para la higiene de la piel y del cabello.
129.- El limón suaviza y da brillo al cabello.
130.- El limón, empleado en forma de compresas, da los más excelentes resultados en los dedos afectados por una eliminación de ácido úrico (uñeros).
131.- El limón tiene la virtud de conservar la línea. Como su acción es benéfica, en resumen, para todos los órganos del cuerpo, estos trabajan con su máximo de rendimiento y perfección, de donde proviene un equilibrio general en todos los aspectos.
132.- El limón es muy recomendable para la orquitis.
133.- El limón es el mejor y más rápido remedio para rebajar y curar la inflamación y evitar la infección en los casos de vulvitis:
134.- El limón contiene importantes vitaminas por lo que su uso continuado es muy recomendable. Precisamente por ser las vitaminas ‘que contiene las más importantes y las que desempeñan el más comprometido papel en los conflictos de la Fisiología química, el limón es el remedio más indicado en los casos de avitaminosis (Poliomelitis).
135.- El limón, por la gran limpieza y eliminación que efectúa en todo el aparato respiratorio, facilita y aligera la respiración; la respiración lenta, pesada y angustiosa desaparece, pues, con el uso del zumo de limón.
136.- El limón corta rápidamente los flatos intestinales.
137.- El limón hace desaparecer rápidamente el mal aliento de la boca.
138.- El limón es el primero y el último remedio que debe tomarse en caso de blenorragia.
139.- El limón es el gran substituto de la tintura de yodo; tiene muchas más ventajas que ésta y no tiene ninguno de sus defectos. Aplicado puro es el mejor desinfectante y el mejor cicatrizante.
140.- El limón combate los dolores de vientre, de estómago y riñones, así como también el dolor de muelas.
141.- El limón, por ser el agente de más altas propiedades medicinales que se conoce, es, en cuanto se refiere a la medicina, el compañero fiel del ser humano. Excursionistas, escaladores, exploradores, llevan limones en sus mochilas.
142.- El limón es antiespasmódico, regularizando todas las contracciones anormales de los músculos y los espasmos nerviosos y de vientre.
143.- El limón es antieritémico. La eritemia solar, que consiste en la excesiva irritación de la piel y caída consiguiente de la misma, que es originada por una permanencia demasiado prolongada en el sol y más que nada por no haberse friccionado previamente la piel con zumo de limón. De todos modos, en caso de eritema debe aplicarse con mucha suavidad el zumo de limón con agua fresca lo cual acelerará la curación y cicatrizará rápidamente las llagas si las hubiere.
144.- El limón, combinado con cebolla y lechuga, conviene mucho a los dispépticos, porque les limpia y regenera las paredes estomacales.
145.- El limón es antidiabético. Administrado trofoterápicamente, el limón se convierte en el más terrible enemigo de la formación de azúcar.
146.- El limón cura los edemas en todas sus manifestaciones.
147.- El limón, a base de cantidades bien administradas y tomando con persistencia y por tiempo prolongado, cura toda clase de enfisemas.
148.- El limón cura las irritaciones de la vejiga y de las vías urinarias.
149.- El limón combate la sed, así como la falta de secreción de jugos en las glándulas de la boca y del estómago.
150.- El limón cura los dolores del reumatismo circulante, así como todas las manifestaciones artrÍticas en general: tofos o nudos en los dedos, llagas en el lugar del nacimiento de las uñas y en las articulaciones.
151.- El limón reduce la ptosis (caída del estómago o del intestino) por su efecto astringente sobre el tejido del estómago o intestinos. Para estos casos es necesario tomar diariamente el jugo de 15 a 20 limones, cuyo zumo deberá distribuirse en varias tomas: por ejemplo, si el número de tomas ha de ser de cinco deberá tomarse cada vez el zumo de tres a cuatro limones. Al cabo de doce o quince días de seguir esta curación o tratamiento, déjese sentir el maravilloso resultado de la misma, con el consiguiente rejuvenecimiento.
152.- El limón combate la espermatorrea.
153.- El limón corrige la sinovitis, que es una inflamación de las glándulas sinoviales.
154.- El limón cura el prurito.
155.- El limón evita las poluciones nocturnas.
156.- El limón cura la pleuresía.
157.- El limón cura la coriza.
158.- El limón cura la apendicitis crónica y emprendiendo el tratamiento a su debido tiempo, evita la apendicitis aguda, siempre a base de individualizar el tratamiento.
159.- El limón tomado en cantidad regulariza seguidamente todas las funciones de eliminación, entre ellas especialmente la transpiración. Aquellos que sudan al menor esfuerzo, así como aquellos que no logran sudar a pesar de los ejercicios más violentos, vuelven al cabo de poco tiempo a su estado de normalidad si emplean el método del limón.
160.- El zumo de limón tomado en cantidad suficiente reduce las aneurismas.
161.- El limón tomado en dosis científicas y bien combinado reduce y hace menos violentos los ataques epilépticos.
162.- El zumo de limón combate la ictericia y la cirrosis hepática.
163.- El limón combate la leucorrea.
164.- El limón cura la disenteria,
165.- El limón cura la cistitis y la terrible Prostasis.
166.- El limón cura la prostatitis.
167.- El limón ayuda a la curación de las hernias.
168.- El limón evita las hemiplejías crónicas y agudas.
169.- El limón cura la disnea crónica y aguda.
170.- Con este breve resumen sobre las ciento sesenta y tantas propiedades quirnicomedicinales del limón, el fruto ácido y alcalinizante más sublime de la tierra, dejamos sentado una vez más que, hoy día, el hombre, con el apoyo y auxilio de la ciencia experimental de Trofogénesis puede curarse de todos sus males por medio de este gran agente de la naturaleza; por lo tanto, no tiene necesidad de recurrir a la farmacopea, porque ésta siempre emplea venenos más o menos peligrosos, los cuales tanto daño han causado a la humanidad.
171.- Hemos hablado, por lo que a nuestra práctica se refiere, de las virtudes y dones medicinales del limón; pero siendo que quedan por enumerar unas doscientas aplicaciones más de uso higiénico, externo propias e indicadas para conservar el cuerpo bien limpio, bello y por ande sano, el limón debiera entrar en la clínica preventiva, profiláctica, cuyas normas, unidas a las de la vida Naturista integral, serían suficientes para asegurar a la raza una vida sin enfermedad y, como consecuencia, feliz. (1)
(1) Leer mi nuevo libro (de más de 512 págs.) en lengua francesa “La practique Naturist pour viure dans un monde sans maladie”.
172.- Las propiedades medicinales del limón vienen propagándose en Europa desde hace más de cien años (hablamos, naturalmente, en el sentido científico). En Barcelona lo venimos propagando nosotros, por medio de conferencias y de nuestra Revista y Escuela, desde hace cuarenta años, espacio de tiempo que ha bastado para que en España se haya sabido apreciar el gran valor medicinal del limón y el infinito número de propiedades medicinales que posee. Afortunadamente, estas verdades ha sabido reconocerlas la Medicina oficial al otorgar el premio Nobel 1934 de la Química al profesor sueco Euler, por haber éste descubierto que el limón contiene una vitamina que cura la neumonía.
173.- iEn buena hora la Ciencia Internacional ha oficializado el empleo del limón en medicina para bien de la humanidad! Se lo ha hecho suyo asimilándolo a la farmacopea. ¿Pero quién le ha redimido de verdad entre la noche oscura de la historia? i Fruto sublime, un día irredento, tú tienes la palabra! iResponde hablando a tiempo!
No temáis al zumo de limón; tomadlo, poco a poco, sabedlo tomar; con la paja y a sorbos … No es lo mismo que sin la pajita; con ésta no produce dentera.

Mis observaciones clínicas sobre El limón, el ajo y la cebolla
Prof. N.Capo
20ª edición, Barcelona 1969

Anuncios

Bioenergética. Medicina cuántica. Escucha los sonidos de las frecuencias sanadoras de Nogier. Acupuntura sónica

En base a los trabajos del Dr. Nogier, os detallo el conjunto de patologías que resuelve cada grupo de frecuencias.
Estas frecuencias se pueden aplicar directamente sobre determinadas zonas de entrada de estímulos de nuestro organismo (chakras, tejidos, puntos de auriculopuntura, puntos de acupuntura, etc.), mediante sonido o luz. Podéis grabar las frecuencias también en agua para ser tomada en intervalos de tiempo.

A 292 Hz Condiciones Agudas
Inflamación,
Tumores,
Reumatismo,
Alergias,
Heridas en cuerpo abierto,
Punto de acuerdo,

B 584 Hz Condiciones crónicas
Metabolismo,
Nutrición de las células,
Ülceras,
Problemas gastrointestinales,
Puntos de sedación,

C 1168 Hz Circulación
Circulación sanguínea,
Transferencia de energía,
Sistema locomotor,
Bloqueo de huesos, músculos y articulaciones,
Puntos de tonificación,

D 2336 Hz Disturbios psicológicos
Agotamiento,
Dolor,
Puntos de alarma,

E 4672 Hz Disturbios nerviosos
Nervio / Dolor,
Neuralgias,
Neuritiden (Inflamación del plexo nervioso periférico),
Herpes zoster (culebrilla),
Médula espinal,
Puntos de inicio de los nervios,

F 9344 Hz Depresiones físico /emocionales- Síntoma/causas
Cansancio,
Conflictos,
Rostro,
Subcortex,
Puntos finales,

G 146 Hz Disturbios intelectuales / psicosomáticos
Miedo,
Preocupación,
Cansancio,
Conflictos,
Zona del cerebro parafrontal,
Puntos fuente,

Los efectos pueden ser reforzados asociando varias frecuencias. Estas combinaciones de frecuencias se utilizan especialmente en terapia local

ANALGÉSICO E-G

REGENERADOR A-B-F

RELAJACIÓN MUSCULAR C-D-G

http://www.curacionelectromagnetica.com/acupuntura/nogier.htm

Física cuántica y biofotónica. La luz como método de diagnóstico y sanación holística. Frecuencias del Dr. Nogier.

Si tienes interés en introducirte en la medicina de la luz, brazo de la física cuántica, de una forma práctica y justificando su desarrollo ciéntifico, os proporciono una serie de artículos y trabajos de internet.

La física mecanicista o Newtoniana es el fundamento teórico de la medicina tradicional occidental y la física cuántica sustenta el paradigma de las terapias holísticas o vibracionales (homeopatía, acupuntura, Medicina Tradicional China, Ayurveda, Mexicana, biorresonancia, fitoterapia, aromaterapia, reiki, etc.)

Tratando de resumiros lo que a continuación podéis leer, la información de sincronización de nuestro organismo, de mas de 100 mil millones de células, y donde se producen más de 100 mil reacciones químicas por segundo, tiene que venir de una fuente que nos cuesta entender, porque precisamente, esta energía que lo hace posible, está cargada de información que es capaz de propagarse a unas velocidades que permitan a nuestro cuerpo mantener la coherencia permanente de su funcionamiento.

En el contexto de la Medicina Holística, desde hace años, hay en el mercado un sinfín de equipos utilizados en el campo de la biorresonancia, que tratan de identificar los desequilibrios que presentan los pacientes.

En un futuro cercano, y gracias a los trabajos de los investigadores que relaciono en este artículo, aparecerán en las consultas de terapias vibracionales, las propuestas de visionarios que están experimentando con la luz como medio de diagnóstico y terapia, pulsando a la frecuencia requerida. Por ejemplo, la composición floral Rescue, sus vibraciones pueden ser reproducidas por un láser de baja frecuencia, o el código de inflamación para sanar un área de nuestro cuerpo, exponiéndolo a esa vibración (ver trabajo del Dr. Nogier, el de una contractura, la homeopatía, etc.

David Garcés

Presentación

El estudio de los biofotones nos indica que la salud es un estado de comunicación subatómica perfecta y coherente de carácter luminoso. La luz emitida en estado de enfermedad o de salud deficiente supone una debilidad o interrupción de este tipo de comunicación luminosa coherente intercelular. Actualmente, buena parte de las investigaciones sobre los biofotones se centran en comprender como podría aplicarse a la medicina.

Introducción

Para trabajar en el campo de la biofotónica, se necesita una fuente de luz, que puede ser la luz de un microscopio, de un láser o de una radiación invisible al ojo humano; después es necesario un sistema biológico, como por ejemplo un tejido o una célula, en el que se pueda trabajar a diferentes niveles.

Actualmente, especialidades de la medicina como la dermatología, la oftalmología, la cirugía, la neurología, la cardiología y la oncología son los ámbitos en los que se han producido más avances en el campo biofotónico.

Se trata de un área altamente multidisciplinar y con diversas ramificaciones. La bionanofotónica es una de ellas. Se encarga de proporcionar herramientas que posibilitan el avance de esta disciplina.

En este campo se han conseguido importantes objetivos. Desde la diagnosis y la imagen ultrasensible, que permite la detección de patologías en sus primeros estadios, hasta la creación de instrumentos para terapias con un grado de invasión mínimo. Los equipos de investigación también han conseguido que algunos de estos instrumentos lleguen a tener precisión nanométrica para manipular el material biológico.

http://www.upc.edu/saladepremsa/informacio/monografics/biofotonica-una-luz-en-el-camino-de-la-medicina

Biofotónica
Las células vivas emiten luz ultra debil coherente en el espectro visible cuyo propósito es la regulación de los mecanismos intra y extracelulares. Con estas emisiones cromáticas, las células alcanzan la homeóstasis. Varios científicos estudían el fenómeno desde hace años con hallazgos sorprendentes que aportan una nueva visión sobre la fisiología celular y su relación con el medio ambiente. Esta emisión de luz, conocida también como biofotones permite una aproximación diferente a algunas enfermedades.

Un poco de historia sobre los biofotones
Hace más de un siglo a partir de los trabajos de biofísica y medicina empezaron a descubrirse evidencias que tanto los metales como las células vivas reaccionaban frente a frecuencias electromagnéticas como la luz y otras ondas. Uno de los primeros investigadores de este campo fue el biofísico indio Jagadis Chunder Bose (1858-1937) quien descubrió cambios en la estructura de determinados metales bajo la influencia de campos eléctricos.

En el ámbito de la biología las primeras observaciones se deben al biofísico ruso Alexander L. Chizhevsky (1987-1964) – conocido por ser el fundador de la heliobiología– quien estudió los efectos de la ionización del aire sobre la vida y en especial sobre la salud y el comportamiento humano. Entre 1919 y 1930 Chizhevsky fue el primero en probar el efecto de los iones negativos y positivos del aire en los organismos e investigar los efectos de las radiaciones mitogenéticas.

Otro biofísico y biogeoquímico ruso, Vladimir I. Verndasky (1863-1945) -conocido por ser el padre de la ecología moderna al formular su concepto teleológico de la vida y de la biosfera que sería luego ampliado por James Lovelock en su teoría Gaia- demostró que la vida es sensible a los campos electromagnéticos y en especial lo es a la luz del sol. Sus estudios le llevaron a formular la hipótesis que la biosfera no es más que la suma de todos los organismos vivos del planeta y que estos están conectados entre si y que la vida es la expresión del conjunto de ellos.

Las investigaciones de los efectos de las radiaciones electromagnéticas sobre los seres vivos alcanzan un primer hito remarcable con Alexander Gurwitsch (1874–1954) quien demostró que con rayos ultravioleta de muy baja intensidad se estimulaba la mitosis celular de la misma forma que las células con una intensa actividad multiplicadora también emitían radiación ultravioleta de baja intensidad que llamó radiaciones mitogenéticas. Posteriormente, a esta radiación celular luminosa se la llamó biofotón. Gurwitsch es el descubridor de la interacción no química en los sistemas biológicos (efecto mitogenético) y es el primer científico que trabajó en biofotónica. Sus estudios pusieron las bases científicas para formular que la vida contiene una energía vital intrínseca que se visualiza en forma de radiación electromagnética (luz) y que esta puede ser captada y medida. Esta luz celular no tenía nada que ver con el halo energético que se puede percibir con la cámara Kirlian (un tipo de fotografía que capta el campo eléctrico intenso de alta frecuencia de materia y, por ejemplo, registra la intensidad luminosa alrededor de un cuerpo expuesto al mismo.

El científico y filósofo ruso Georges Lakhovsky (1870-1942) es autor de un libro titulado “El secreto de la vida: electricidad y radiación en tu cuerpo” (1929) en el que afirmaba que: “Todo ser vivo emite radiaciones” ya que todos los seres vivos están en resonancia tanto con las frecuencias emitidas por la litosfera del planeta como por el Sol y el cosmos. Afirmaba que la armonía vital y el bienestar dependen de esta armonía con la energía atmosférica. Para realizar sus trabajos desarrolló el llamado Oscilador Multiplicador de Onda o Multiple Wave Oscillator (MWO) en colaboración con Nikola Tesla (1856-1943) y los uso para curar algunos tipos de cáncer a los que sometía afrecuencias ultracortas de radio. Lakhovsky suponía que cada célula vibra a una frecuencia determinada y un microbio lo hace en una de diferente. Esto provoca una desarmonía que es la que incentiva la enfermedad. Pero si la frecuencia de la célula es muy superior a la del microbio entonces esta repele la infección.

Posteriormente, los biosfísicos italianos Laura Colli y Ugo Facchinii entre 1954-1955, en la Universidad de Milán, mientras estaban verificando los descubrimientos de Gurwitsch con una nueva tecnología constataron que los brotes de diversas plantas emiten luz visible. Pero sus conclusiones eran demoledoras ya que la emisión de luz que observaron no era de la gama del ultravioleta como se había dicho anteriormente, sino que se situaba en el espectro visible entre el verde y el rojo, pero mucho más débil (1x 10-18). Tras esta verificación que publicaron, sin embargo, abandonaron las investigaciones iniciadas.

Así que la llamada “radiación celular ultradébil o de baja intensidad ” o también radiación mitogenética se corresponde al concepto de biofotón en boga hoy en día gracias a los trabajos del biofísico australiano Terence Ivan Quickenden (1939-2005) a finales del 1960 sobre la bioluminiscencia y una década más tarde ampliados por parte del biofísico alemán Fritz-Albert Popp (1938-) y colaboradores.

Las células se comuniquen entre ellas mediante ondas electromagnéticas como demostró el ruso Wlail P. Kasnatschejew y sus colaboradores de la Universidad de Novosibirsk, Semjon P. Schurin y Ludmilla Michailowa, en diversos experimentos científicos realizados en la década de los sesenta y que precedieron a las investigaciones de Fritz-Albert Popp.

Los trabajos de Fritz-Albert Popp

Fritz-Albert Popp (1938-) es pues actualmente es el referente en la investigación de los biofotones. Uno de los primeros trabajos de Fritz-Albert Popp para determinar la existencia de luz celular coherente y que esta era la base de la comunicación entre las células, especialmente, para sincronizar el crecimiento, fue a raíz del encargó realizado en 1975 al joven estudiante de postgrado de biofísica, Bernard Rut. Popp le orientó para que construyera un fotómetro de alta sensibilidad que permitiera visualizar una emisión de luz de tan baja intensidad que no fuera perceptible con los equipos ópticos convencioanles. El aparato desarrollado por Rut consistió en tubos fotomultiplicadores muy sensibles. Con este aparato se pudo iniciar el mapeo de la luz o biofotones emitidos por los sistemas vivos. La sensibilidad del aparato era bastante fina pues era capaz de detectar una mínima cantidad de luz. A modo de ejemplo era capaz de medir el equivalente a la emanación de luz de una luciérnaga situada a 10 km. Con este aparato se visualizaron estas radiaciones luminosas celulares y pudo observarse como antes de morir las células incrementaban las emanaciones lumínicas como si de un patrón de comunicación se tratara. Esta luz “interior” explicaría como las células pueden comunicarse a una velocidad muy superior a la del tradicional proceso bioquímico.

Según Popp los organismos vivos se encuentran envueltos en un campo electromagnético propio en un estado energético inestable entre el caos y el orden y por tanto capaz de emitir una reacción equilibradora o de autorregulación. La teoría de los biofotones explicaría pues algunas experiencias “sutiles” de autocuración celular frente a determinadas enfermedades si estas reciben la información energética electromagnética (luz) sutil adecuada. Pero sobretodo, las emisiones de biofotones pueden regular determinadas alteraciones ambientales creando un equilibrio e identidad del patrón luminoso nuevo.

Dicho de otro modo, este emisión electromagnética luminoso coherente propio de los seres vivos o biofotones sería el factor primario que regula no sólo los procesos fisiológicos esenciales sino que ordena la llamada matriz del campo morfogenético que condiciona todas las estructuras y procesos de los organismos. Algunos autores han querido ver en los biofotones la explicación al campo energético aural que describen las tradiciones espirituales. Sin embargo, los biofotones no tienen nada que ver con estas emisiones.

La clave de todas las investigaciones sobre los biofotones ha sido el demostrar que se trataba de luz coherente o sea ordenada, en otras palabras como ya hemos mencionado que no es una luz convencional como la que percibimos habitualmente sino luz láser. Según Popp los organismos vivos se encuentran envueltos en un campo electromagnético propio en un estado energético inestable entre el caos y el orden y por tanto capaz de emitir una reacción equilibradora o de autorregulación. La teoría de los biofotones explicaría pues algunas experiencias “sutiles” de autocuración celular frente a determinadas enfermedades si estas reciben la información energética electromagnética (luz) sutil adecuada. Pero sobretodo, las emisiones de biofotones pueden regular determinadas alteraciones ambientales creando un equilibrio e identidad del patrón luminoso nuevo.

Los biofotones también se demoniman self-bioluminescent emission (autoemisión de bioluminiscencia). La teoría de biofotones sugiere que esta luz coherente se almacena en el ADN (Popp et al., 1984), y concretamente que emana de los núcleos de la célula. Esto se observó cuando la fotoemisión ultradébil del biofotón se detenía al eliminar los núcleos de las células. Según Fritz-Albert Popp, el ADN actuaría pues como una generador láser que es capaz de recoger los fotones de la luz solar y otras fuentes y convertirla en luz coherente. Así pues, los estados coherentes de luz que luego emiten las células se originan en el ADN como un producto de las interacciones entre las ondas electromagnéticas ambientales y que este funcionaría como un sintonizador que vibra en resonancia con el campo de ondas electromagnéticas en un fenómeno de sinergia cooperativa.

Las confirmaciones
La suposición de que las células de los seres vivos emiten esta radiación ultra-débil coherente para comunicarse lo confirman múltiples experimentos de estos últimos lustros. Así el experimento del biofísico ruso Alexander Burlakov junto con L.V. Beloussov y A.A. Konradov en 1999, tomaron varias muestras de huevos del pez Misgurnus fossilus fertilizados en diferentes fases de desarrollo y los puso en contacto visual entre sí y estudió los efectos que se producían. De sus observaciones llegaron a la conclusión que los huevos más desarrollados entraban en un proceso de desaceleración y acaban muriendo muchos de ellos, mientras que los más retrasados incrementaban su velocidad de desarollo. De hecho este efecto se conoce bien en las piscifactorías. En su experimento, Burlakov y su equipo puso un disco que impidiera que hubiera visibilidad entre los diferentes huevos y comprobó como cuando no se veían seguían su desarrollo normal y en el momento que se volvían a “ver” se producía nuevamente la sincronización.

Las investigaciones sobre los biofotones ocupan ya un buen número de equipos científicos en varias partes del planeta. Otors estudios confirman que la emisión de biofotones como fotoemisión ultradébil coherente es observable en los cloroplastos de espinaca aislados, incluso después que estos hayan sido sometidos a varias horas de adaptación a la oscuridad. Esta emisión de luz espontánea se da en presencia de oxígeno, por lo que en este caso la cadena respiratoria de los cloroplastos está involucrada en la serie de reacciones redox que conducen a la excitación del emisor de biofotones, presumiblemente moléculas de clorofila.

Otros trabajos científicos demuestran que los biofotones refuerzan los electrones de la cadena respiratoria de modo que permiten la formación de ATP (el trifosfato de adenosina), incluso en ausencia de oxígeno y glucosa. Esta es una de las principales aportaciones de su evidencia por parte de Fritz-Albert Popp en 1975 y por tanto demostrando que cada ser vivo emite una luz tenue y coherente de longitudes de onda entre 200 y 800 nanómetros que se originan a partir de electrones excitados por la luz solar. La elevada coherencia de la luz del biofotón es la que permite no sólo transferir energía sino también ser un medio de comunicación celular.

http://www.terra.org/categorias/articulos/biofotones

El RAC (Reflejo del Pulso del Dr. Nogier)

Este fue descubierto por el Dr. Nogier en el año 1968 y determina que cuando el pulso presenta un mínimo cambio, es debido a reacciones de stress del organismo. Su descubridor lo llamó también “Reflex auriculo-cardiaque“(RAC). Cuando se aplica el RAC, el médico entrenado puede determinar, a través de la prueba con vitaminas, minerales y otras substancias, cómo se produce inmediatamente un efecto RAC y las señales correctas de diagnóstico quedan al descubierto.

El RAC también ayuda a determinar disturbios del organismo, envenenamientos, alergias, escaseces, etc. En definitiva, el RAC no es otra cosa que la respuesta del organismo a una determinada pregunta. El RAC es con seguridad uno de los instrumentos más universales de la medicina pues es aplicable en todos los campos.

Nogier descubrió las siguientes frecuencias:

A-292 Hz: disturbios infecciosos
B-584 Hz: frecuencia nutritiva, estimuladora de la circulación y el metabolismo
C-1168 Hz: enfermedades motoras
D-2336 Hz: Lateralidad y coordinación de las funciones cerebrales, por ejemplo, tratamiento de legastenia, incontinencia, ansiedad
E-4672 Hz: columna vertebral y nervios
F-9344 Hz: enfermedades psicosomáticas, depresión, alteración en el desarrollo en los niños
G-146 Hz: agresión, miedo y excesiva preocupación, origen psicosomático

Una segunda serie de frecuencias fue descubierta por Bahr:

1-599,5 Hz: diagnóstico y terapia de síntomas dermatológicos
2-1199 Hz: diagnóstico y terapia de efectos post; por ejemplo, bloqueos de la columna vertebral o reacciones de algunos órganos
3-2398 Hz: efectos post de carácter psicosomático como depresión, diagnóstico de vitaminas y minerales
4-4796 Hz: diagnóstico de vitaminas y minerales
5-9592 Hz: estímulo intensivo del sistema inmunológico
6-149 Hz: estímulo del lado izquierdo del cuerpo de los pacientes diestros
7-299 Hz: estímulo del lado izquierdo del cuerpo de los pacientes

Estas frecuencias facilitan el diagnóstico, resultan en una terapia mucho más intensiva y desde su descubrimiento representan una gran ventaja de la medicina auricular

VISIÓN CIENTÍFICA

Según parece, la Medicina Tradicional China es la primera ciencia médica que se percató de la importancia de la toma de los pulsos en las muñecas, junto a su trascendental significado, siendo utilizados en el diagnóstico para la aplicación de la acupuntura.

En nuestra era, además de la acupuntura, la fenomenología de los pulsos en las muñecas ha sido ya utilizada por algunos estudiosos del tema, como es el caso del Dr. Paul Nogier, de Lyón (Francia), padre de la Aurículomedicina, en la que se utiliza el pulso radial izquierdo en sus aspectos positivo-negativo. Una señal denominada por el Dr. Nogier “Reflejo Aurículo Cardíaco” (RAC), y que define como “variación de la onda estacionaria a nivel arterial”, utilizándolo como referencial para determinar los parámetros que le son propios en el diagnóstico y el tratamiento de su técnica. Posteriormente, se han desarrollado otras técnicas terapéuticas que han incluido la detección de los pulsos de las muñecas como referencia en la terapia. Éstas utilizan otras formas en el uso de los pulsos, con diferente interpretación y conceptualización, como es el caso de la BCQH, respecto de la MTC o del pulso del Dr. P. Nogier.

Científicamente, existen datos que confirman la presencia de un modelo de información que circula por las paredes arteriales. Algunos científicos españoles, han detectado que “a lo largo de los tejidos de las arterias, circula un modelo de información que se traslada a gran velocidad, manteniendo una cinética muy superior a la del flujo sanguíneo”.

Como describe el Dr. P. Nogier, la congestión arterial se produce por una acumulación energética de un alto contenido bio-informático, significativo del estado del holograma particular de cada individuo. Esta acumulación bio-energética produce un rebosamiento de la capacidad contenedora de la zona donde se produce el fenómeno congestivo en la arteria, provocando una expansión de la misma. Es en las muñecas donde el fenómeno de los pulsos tiene una mayor importancia como bio-información, interpretada como una expresión del holograma particular de cada individuo. Una zona donde se ha confirmado que la manifestación de la bio-información holográmica es más viva y homogénea que en el resto de los pulsos que se hallan en el cuerpo.

Durante su investigación, el Dr. P. Nogier detectó ocho frecuencias iguales en cada oreja, distribuidas en distintas áreas idénticas entre ambas. Siete de estas frecuencias se encuentran en la parte interna de la oreja (el lado que mira hacia fuera, la parte contraria del cráneo; el lado por el cual oímos), y la octava se encuentra ocupando la totalidad de la parte externa, la parte que mira hacia el cráneo. Esta frecuencia precisamente coincide con la frecuencia universal de 1,1Hz., la de la cinética cardíaca.

Sin la posibilidad de detectar las alteraciones congestivas rítmo-cardíacas de la pared arterial, no nos sería posible conocer lo que sucede en el holograma del paciente.

Los pulsos no tan sólo comunican el rítmo cardíaco, sino que además transmiten un peculiar mensaje, a cuyo “idioma”, denominamos “la información del holograma del paciente”. Por un lado notaremos el rítmo cardíaco, al mismo tiempo que percibimos la información bio-cibernética del holograma del individuo, en forma de energía, a través de la yema del dedo pulgar. En este mensaje binario se basa el Rac para llevar a término su labor de diagnosis.

http://cabsalud.com/diagnostico-a-traves-del-pulso-el-rac/

Nutrición en la enfermedad de Alzheimer. Pérdida de peso

Nutrición en la enfermedad de Alzheimer

Alzheimer disease and nutrition

Aracelí Trejo Contreras

Laboratorio de Nutrición. Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía Manuel Velasco Suárez

Correespondencia:
Aracelí Trejo Contreras.
Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía Manuel Velasco Suárez. Laboratorio de Nutrición.
Insurgentes Sur 3877. Col. la Fama.
14269 México D.F.
E–mail: aratrejoc@hotmail.com

Recibido: 30 octubre 2003.
Aceptado: 9 enero 2004

RESUMEN

La enfermedad de Alzheimer (EA) es un padecimiento degenerativo del sistema nervioso central caracterizado por pérdida de memoria y deterioro de las funciones cognoscitivas. Los pacientes con EA tienen un alto riesgo de desarrollar desnutrición energético–proteínica, la cual se ha asociado con aumento en la morbilidad y mortalidad. Algunos problemas que influyen sobre el estado nutricio de pacientes con EA son la pérdida de la independencia, dificultad para orientarse, desórdenes en el comportamiento para comery deambulación frecuente; en ellos se observa pérdida de peso que tiende a incrementar con la severidad y progresión de la enfermedad, a pesar de que su ingesta de energía es mayor que en sujetos no demenciados. Respecto a la composición corporal se ha reportado que el peso, el índice de masa corporal y el porcentaje de grasa son menores en pacientes con EA comparados con sujetos no demenciados y algunos estudios han reportado que los niveles de vitamina B 12 , tiamina, folato y albúmina son menores en estos pacientes.

Es fundamental evaluar periódicamente el estado de nutrición de estos pacientes, para proporcionar un adecuado aporte de energía y nutrimentos, con la finalidad de mantener un estado nutricio aceptable.

La enfermedad de Alzheimer (EA) es un padecimiento degenerativo del sistema nervioso central caracterizado por pérdida de memoria y deterioro de las funciones cognoscitivas. Es la forma más común de demencia, por lo general afecta a personas mayores de 60 años de edad, progresando gradualmente en un promedio de 8–10 años 1. Fue descrita por primera vez en 1911 por Alois Alzheimer como un desorden neuropsiquiátrico que afectaba a adultos mayores, estudios tempranos de pacientes afectados con esta enfermedad demostraron la presencia de lesiones en la corteza cerebral, que corresponden a marañas neurofibrilares localizadas en las células neuronales 2y placas neuríticas que están formadas por neuritas, células gliales y una sustancia amiloide 3,4.

Hay dos tipos de enfermedad de Alzheimer: La forma familiar y la esporádica. El 10% de los casos de EA son de tipo familiar y se heredan siguiendo un patrón de herencia autosómico dominante 5.

Los pacientes con EA tienen un alto riesgo de desarrollar desnutrición energético–proteínica 6,7, en pacientes hospitalizados con esta enfermedad la desnutrición está presente hasta en el 50% y se ha asociado con aumento de infecciones, úlceras por presión, fracturas de cadera, disfunción cognitiva, anemia 8, y por lo tanto con incremento en la morbilidad y mortalidad 9. Algunos problemas que se presentan en la demencia y que influyen sobre el estado nutricio son: la pérdida de la independencia, dificultad para orientarse y desórdenes en el comportamiento para comer 10; por lo general éstos van aunados a los cambios propios de la sexta década de la vida, como la disminución de estatura, redistribución del tejido adiposo, disminución de masa muscular, pérdida de agua corporal y de densidad ósea; asimismo la anodoncia, gastritis, deterioro de los sentidos del gusto y olfato, son aspectos que ocasionan deficiencias nutricias 11.

Los pacientes con enfermedad de Alzheimer pueden presentar alteraciones en su estado de nutrición respecto a la pérdida de peso, composición corporal e indicadores bioquímicos.

PÉRDIDA DE PESO CORPORAL

En los individuos con EA con frecuencia se observa pérdida de peso, que incrementa el riesgo de infecciones, úlceras en piel y caídas; lo que consecutivamente disminuye su calidad de vida 10,12.

La pérdida de peso en pacientes con EA fue observada por primera vez por Alois Alzheimer en 1901, después a partir de 1980 varios estudios han observado pérdida de peso en estos pacientes.

Chouinard, et al 13, reportaron que los pacientes con demencia avanzada tienen una pérdida promedio anual del 4%.

Riviére, et al 10, mostraron que a mayor estrés, depresión y cansancio del cuidador, los pacientes con EA tienden a perder más peso. Contrario a esto, Barret–Connor, et al 14, reportaron que la pérdida de peso podría ocurrir antes de que se diagnosticara la demencia; durante 20 años estudiaron sujetos, encontrando que en 60 participantes se diagnosticó EA al final del estudio y habían tenido una disminución significativa del peso corporal.

En estudios avanzados de la EA es común el bajo peso 14, White, et al 15, mostraron que los cambios en el estado de la EA fueron correlacionados significativamente con la pérdida de peso.

Wang, et al 16, reportaron que el peso de los pacientes hospitalizados con demencia fue significativamente menor desde su ingreso y durante su estancia hospitalaria en comparación con los no demenciados, teniendo una pérdida de peso de 4 o más kg durante 4 años de estudio.

Los cambios en cada estudio de la EA se han asociado significativamente con la pérdida de peso, lo cual indica que dicha pérdida tiende a incrementar con la severidad y progresión de la enfermedad; por lo tanto la pérdida, de peso es un predictor de mortalidad entre sujetos con Alzheimer 17.

Se ha reportado que los pacientes con EA pierden peso corporal, a pesar de que su consumo de energía es mayor o igual que sujetos controles, 18que por lo general ocurre en etapas avanzadas y que en muchos casos es inevitable 19,20. Sin embargo, existe una controversia puesto que aunque la pérdida de peso es común en estos pacientes, algunos comen más y ganan peso 21.

MECANISMOS RESPONSABLES DE LA PÉRDIDA DE PESO

Los mecanismos que pueden ser responsables de la pérdida de peso en diferentes etapas son:

1. Etapas tempranas de la enfermedad: hay deterioro del olfato y del gusto, disminución en la ingesta de alimentos debido al deterioro funcional por ejemplo para ir de compras y preparar alimentos; aumento de los requerimientos de energía por deambulación o agitación, aislamiento social, depresión y presencia de otras enfermedades 10,12,21,22. Un estudio comprobó que los pacientes con EA presentan menor peso corporal y mayor consumo de energía que los controles o los pacientes con demencia vascular 18

2. Etapas avanzadas de la enfermedad: los pacientes no reconocen los alimentos, olvidan comer, tienen incapacidad para comer por sí mismos y dependen de alguien para ser alimentados, además presentan anorexia y disfagia 10,23,24.

La anorexia puede ocurrir en estadios avanzados de la enfermedad y asociarse con la pérdida de peso, esto puede ser debido al deterioro en los sentidos del gusto y del olfato o a una disminución del apetito por efecto de medicamentos como los opioides, asimismo a desórdenes neuropsiquiátricos asociados con la enfermedad como la pérdida de memoria, desorientación y deterioro del juicio 25

La disfagia está relacionada con el riesgo aspiración, neumonía, deshidratación crónica y desnutrición; se ha reportado como una causa de muerte inmediata en el 33% de los pacientes con EA 13,26,27.

HIPÓTESIS PARA EXPLICAR LA PÉRDIDA DE PESO

Pocos estudios se han realizado con el objetivo de entender los determinismos del bajo peso en los pacientes con EA. Dos estudios apuntaron sobre la posible importancia de zonas pertenecientes al sistema límbico en la regulación del estado nutricional en los pacientes con EA sin que una clara relación de causalidad pueda todavía ser demostrada. Grundman, et al21 estudiaron pacientes con EA y encontraron una asociación significativa entre la atrofia de diferentes estructuras de la región temporal mesial (uncus, amígdala, hipocampo y giro hipocampal) y un bajo índice de masa corporal (IMC). La atrofía de esta región podría relacionarse con la pérdida de peso en la EA por medio de la alteración cognitiva pero igualmente podrían ser involucrados otros mecanismos. Influyendo la conducta del apetito y la alimentación. Por ejemplo, participan en la pérdida de peso la incapacidad para comprar y preparar alimentos, depender de otros para alimentarse, incapacidad para comunicar que se desea comer, olvidar comer u omitir comidas, descuido dental, depresión secundaria a la pérdida cognitiva, disminución del apetito, pérdida de motivación para preparar alimentos, alteración del olfato y gusto, cambios en la personalidad (combativos), aumento de actividad física y del requerimiento de energía, reducción del estado socioeconómico, reducción de la socialización, aumento de estrés emocional. Además factores asociados con el bajo peso corporal tales como la falta de nutrimentos esenciales, el aumento del cortisol, el aumento del factor de necrosis tumoral y el bajo nivel de estrógenos pueden favorecer la atrofía de la región temporo mesial y el deterioro cognoscitivo o demencia (figura 1). Asimismo, XiaSheng Hu, et al 28utilizando la tomografía por emisión de positrón (PET scan) demostraron que existía una asociación entre una disminución del metabolismo de la glucosa en el giro cingulado anterior y un bajo IMC en los pacientes con EA. Este resultado puede sugerir que el giro cingulado anterior esta involucrado en la regulación del estado de nutrición de estos pacientes.

En sujetos normales la pérdida de peso debida a la restricción de alimentos y a la desnutrición se ha asociado con niveles elevados de cortisol sérico 29. En pacientes con EA los niveles de cortisol están elevados 30, en respuesta a la carga de glucosa, los niveles elevados de cortisol se correlacionan con volúmenes hipocampales pequeños 30. El hipocampo es un sitio que en la EA podría causar pérdida de peso por influir en la conducta del apetito y la alimentación y los niveles de cortisol han sido asociados con deterioro cognoscitivo acelerado. El bajo peso corporal puede contribuir a la presencia de niveles elevados de cortisol en algunos pacientes con EA, la exposición prolongada a cortisol elevado puede inducir a incremento en el daño hipocampal, atrofía de las estructuras de la región temporal mesial y deterioro de la demencia. El IMC bajo en la EA puede ser resultado de una combinación de influencias genéticas, biológicas,de comportamiento y ambientales; la atrofía de la región temporal mesial podría estar correlacionada con el bajo peso corporal en la EA pero no causalmente vinculado a éste.

Respecto a los estrógenos se ha reportado que un nivel bajo es un factor de riesgo potencial para EA en mujeres posmenopáusicas, por lo que el reemplazo de estrógenos en estas mujeres puede mejorar la cognición 31,32

CAMBIOS EN LA COMPOSICIÓN CORPORAL

Los pacientes con EA perecen ser más delgados que la población general, el peso bajo en estos individuos puede incrementar el riesgo de úlceras por decúbito, infecciones y mortalidad 34; sin embargo, algún grado de pérdida de peso y redistribución de la grasa corporal entre la sexta y octava década de la vida es considerada como parte normal del envejecimiento 35. Se ha reportado que cuando aumenta el deterioro cognoscitivo de pacientes con EA, presentan una disminución en sus indicadores antropométricos como el peso corporal, circunferencias y pliegues cutáneos 25. Al respecto se mencionan los siguientes estudios realizados en los que se han comparado compartimientos de la composición corporal de pacientes con EA y sujetos no demenciados:

Berlinger y Potter 12concluyeron que el IMC es 11–13% menor en los pacientes con demencia, en comparación con sujetos controles.

Renvall, et al 36reportaron que el peso, el índice de masa corporal y el porcentaje de grasa tuvieron valores menores en pacientes con EA comparados con un grupo control; sin embargo, los valores del porcentaje de masa magra y agua corporal fueron mayores en los casos que en los controles.

Cronnin–Stubbs, et al 19examinaron que la EA era un factor de riesgo para la pérdida de peso y encontraron que el IMC disminuía significativamente más que en los sujetos sin EA.

ALTERACIONES EN LOS INDICADORES BIOQUÍMICOS

Algunos estudios han reportado que los niveles de vitamina B 12 y tiamina son 25% menores en pacientes con EA al compararse con un grupo control 37.

Clarke, et al 38 reportaron que los niveles de folato y vitamina B12 fueron significativamente menores en pacientes con EA comparados con sujetos no demenciados.

Levitt y Karlinsky 39sugieren una relación entre niveles bajos de vitamina B12 y la severidad del deterioro cognoscitivo en pacientes con EA.

Spindler, et al 23reportaron niveles bajos de albúmina en mujeres con EA, además se ha encontrado que la pérdida de peso corporal se acompaña de una disminución de albúmina; sin embargo, Berlinger y Potter 12reportaron niveles normales de albúmina en pacientes demenciados y no demenciados.

TRATAMIENTO NUTRICIONAL

Identificar riesgo de desnutrición: es fundamental identificar el riesgo de presentar desnutrición en los pacientes con enfermedad de Alzheimer, lo cual puede llevarse a cabo a través de la evaluación mínima del estado de nutrición (The Mini Nutritional Assessment–MNA) 8,10, que es un instrumento estandarizado y validado en dos estudios realizados en Toulose (Francia) y en Nuevo México (Estados Unidos de Norteamérica) 40. La MNA permite obtener una evaluación rápida del estado de nutrición en individuos de la tercera edad, está compuesto por los siguientes apartados: evaluación antropométrica, evaluación general, evaluación dietética y percepción de sí mismo en relación con la salud y nutrición. La puntuación obtenida permite clasificar en tres categorías el estado de nutrición: normal (24 puntos), riesgo de desnutrición (17–23.5 puntos) y desnutrición (< 17 puntos) 41. cuadro 1.

Además del MNA puede utilizarse un cuestionario para detectar desnutrición en adultos mayores, que permite conocer el riesgo de presentar desnutrición a través de una puntuación que incluye aspectos sobre la salud y la alimentación, y se clasifica de la siguiente manera 0–2 puntos: Sin riesgo, 3–5 puntos: riesgo moderado y > 6 puntos: riesgo alto. cuadro 2.

Evaluación del estado de nutrición: Es importante evaluar periódicamente el estado de nutrición a través de antropometría, indicadores bioquímicos, inmunológicos y clínicos.

a . Antropometría: los indicadores antropométricos que pueden medirse son los siguientes:

– Peso corporal: representa la suma de todos los componentes corporales que son la grasa, agua, proteínas, minerales y glucógeno; es de utilidad evaluar sus cambios como el porcentaje de peso ideal, porcentaje de pérdida de peso y el porcentaje de peso habitual 43,44.

– Estatura: representa la suma de la altura de las extremidades inferiores, pelvis, columna vertebral y cráneo. Debido a que en los adultos mayores es común la cifosis, la escoliosis o la dificultad para deambular; la talla puede estimarse a partir de la medida de la altura de rodilla o de la envergadura 45,46.

– Pliegues cutáneos: se emplean para medir el grado de adiposidad e indican las reservas energéticas corporales. Los que se miden con mayor frecuencia son el tricipital, bicipital,subescapular y suprailiaco 47–49.

A pesar de que las mediciones antropométricas son de utilidad en la evaluación del estado de nutrición, pueden ser difíciles de obtener en población geriátrica y sobre todo con enfermedad de Alzheimer, por lo que pueden resultar mediciones inseguras 50

b . Indicadores bioquímicos: la albúmina sérica es la más utilizada en la práctica clínica, el nivel menor a 3.5 g/dL puede ser un indicador de desnutrición 51. También es de utilidad el nivel de proteínas séricas; sin embargo, al igual que la albúmina, su depleción no es necesariamente un indicador de desnutrición, puesto que sus niveles también pueden disminuir por enfermedades hepáticas, enfermedades renales, falla cardiaca congestiva, diarrea y síndrome de mala absorción 50.

c . Indicadores inmunológicos: en la desnutrición la cuenta total de linfocitos se observa disminuida; sin embargo, sus niveles aumentan con la presencia de infecciones o pueden elevarse en estrés metabólico, cáncer, terapia con esteroides y en el posoperatorio 52,53.

d . Indicadores clínicos: es importante observar signos clínicos que indican deficiencias nutricionales. El edema en extremidades inferiores o región sacra puede indicar hipoproteínemia o retención de sodio, las lesiones en la piel como petequías o hemorragias subcutáneas pueden deberse a una deficiencia de vitaminas C y K. Las conjuntivas pálidas pueden indicar presencia de anemia ferropénica. La queilosis angular de los labios puede deberse a una deficiencia de riboflavina y el desprendimiento fácil del cabello a una deficiencia de zinc 54.

Requerimiento energético: al estudiar el gasto energético en reposo a través de calorimetría indirecta en pacientes con enfermedad de Alzheimer, se ha encontrado que sus requerimientos de energía están incrementados significativamente al compararlos con un grupo control 55, y su ingesta de calorías es mayor que sujetos no demenciados 56.

El cálculo individual de los requerimientos de energía ha sido un problema debido a los siguientes factores 57.

1 . El cálculo de la ingesta de energía a través de encuestas dietarias de recordatorio es inseguro, debido al deterioro cognoscitivo.

2 . El uso de diferentes mediciones de la tasa metabólica basal o gasto energético en reposo para predecir las necesidades de energía.

3 . La falta de exactitud sobre recomendaciones diarias de energía para los diversos estados de la enfermedad, composición corporal y actividad física del adulto mayor.

Para predecir las necesidades diarias de energía Poehlman y Dvorak 57midieron el gasto energético total con el método de agua doblemente marcada y la composición corporal con DEXA (Dual–Energy X–ray Absortiometry) y examinaron el gasto energético en reposo, masa libre de grasa y peso corporal; después obtuvieron la siguiente ecuación para predecir el gasto energético total (GET):

GET (MJ/d)=[0.141 x peso corporal (kg)] – 0.720.

Sin embargo, estos autores sugieren que la seguridad de la ecuación necesita evaluarse en poblaciones independientes de pacientes con enfermedad de Alzheimer.

Spindler, et al 23sugieren proporcionar un aporte energético de 35 kcal/kg/día y Finley 6menciona que las necesidades de energía pueden cubrirse con dietas hipercalóricas de 3000–4000 kcal/día.

Recomendaciones de nutrimentos: para los pacientes con enfermedad de Alzheimer se sugieren las mismas recomendaciones de nutrimentos que para los adultos mayores. Es fundamental cubrir las recomendaciones de vitaminas y minerales, cuya deficiencia es frecuente en esta etapa de la vida. (piridoxina, cobalamina, folatos, tiamina, vitamina D, zinc, hierro y calcio) cuadro 3.

Se ha propuesto incluir en el tratamiento de la EA, el uso de antioxidantes tales como las vitaminas C y E 59 . En un estudio publicado por Sano, et al 60, reportaron que el tratamiento con vitamina E a dosis de 2000 UI/día durante un período de 7.4 meses, evita la oxidación de las membranas y retarda el avance de la enfermedad.

Sugerencias para mejorar la alimentación : Debido al elevado requerimiento energético y a las implicaciones nutricionales en la enfermedad de Alzheimer, es importante llevar a cabo las siguientes estrategias para prevenir la pérdida de peso y mejorar su estado de nutrición. 10,22–24,57

•Incluir en cada comida alimentos que proporcionen energía, proteínas, vitaminas y minerales.

• Proporcionar alimentos con alta densidad energética.

• Tener una frecuencia en los tiempos de comida, para lo cual se pueden proporcionar de 5–6 comidas durante el día o colaciones entre las comidas principales.

• Servir un alimento a la vez.

• Proporcionar como sea posible, alimentos que puedan tomarse con los dedos, ya que no requieren de utensilios para comerse e incrementan la ingesta de energía.

• Tomar suficientes líquidos.

• En los casos que se presente disfagia se debe modificar la textura y consistencia de los alimentos que pueden ser suaves, purés, picados finos, o líquidos espesos. Se recomienda utilizar vajillas y cubiertos irrompibles, sentar al paciente correctamente con la espalda recta, colocar poca comida en la boca y no hablar mientras se come.

Apoyo nutricio : para incrementar el aporte energético pueden emplearse complementos nutricionales por vía oral 10, en casos severos en los que el paciente no pueda consumir alimentos por esta vía se sugiere el apoyo nutricio enteral, que puede ser a través de una sonda de gastrostomía endoscópica percutánea 61,62.

Franzoni, et al 9, concluyeron que cuando la asistencia nutricional es apropiada en los pacientes con demencia no puede desarrollarse desnutrición.

CONCLUSIÓN

En la práctica clínica se requiere asegurar la ingesta adecuada de energía y nutrimentos en los pacientes con enfermedad de Alzheimer, para mantener un estado nutricio adecuado y contribuir a mejorar su calidad de vida

AGRADECIMIENTOS

Se agradece a la doctora Agnes Fleury por sus valiosas observaciones.

REFERENCIAS

1. Samll GW, Rabins PY, Barry PP. Diagnosis and treatment of Alzheimer’s disease and related disorders. JAMA 1997;278;1363–7. [ Links ]
2. Graever MB, Kosel S, Egensperger R. Rediscovery of the case described by Alois Alzheimer in 1911: historical, histological and molecular genetic analysis. Neurogenetics 1997;1:73. [ Links ]
3. Kamboh MI. Apolipoprotein E polymorphism and susceptibility to Alzheimer’s disease. Human Biology 1995;67:195–215. [ Links ]
4. Dewji MS, Tangalos EG, Petersen RC. Apolipoprotein E. Risk Factor for Alzheimer Disease. Am J Hum Genet 1994;54:643–9. [ Links ]
5. Marx J. Alzheimer’s research moves to mice, the first mouse models for studying amyloid’s role in Alzheimer’s may help solve one of the most vexing issues in research on the neurode–generative disease. Science 1991;253;266–7. [ Links ]
6. Finley B. Nutritional needs of the person with Alzheimer’s disease: practical approaches to quality care. J Am Diet Assoc 1997;97:S177–80. [ Links ]
7. Young KW, Greenwood CE. Shift in diurnal feeding patterns in nursing home residents with Alzheimer’s disease. J Gerontol A Biol Sci Med Sci 2001;56:700–6. [ Links ]
8. Morley JE. Dementia is not necessarily a cause of under–nutrition. JAGS 1996;44:1403–4. [ Links ]
9. Franzoni S, Frisoni GB, Boffelli S, Rozzini R, Trabucchi M. Good nutritional oral Intake Is associated with equal survival in demented and nondemented very old patients. JAGS 1996;44:1366–70. [ Links ]
10. Riviére S, Gillette–Guyonnet, Nourhashemi F, Vellas B. Nutrition and Alzheimer’s disease. Nutr Rev 1999;57:363–7. [ Links ]
11. Gutiérrez LM, Llaca MC. Nutrición del Anciano. En: Nutriología Médica. Casanueva E, Kaufer–Horwitz M, Pérez–Lizaur A, Arroyo P. (Eds.) Médica Panamericana. México, 2000:152–74. [ Links ]
12. Berlinger WG, Potter JF. Low body index in demented out patients. JAGS 1991;39:973–8. [ Links ]
13. Chouinard J, Lavigne E, Villenueve C. Weight Loss, Dysphagia, and Outcome in Advanced Dementia. Dysphagia 1998;13:151–5. [ Links ]
14. Barret–Connor E, Edelstein SL, Corey–Bloom J, Wiederholt WC. weight loss precedes dementia in community–dwelling older adults. JAGS 1996;44:1147–52. [ Links ]
15. White H, Pieper C, Schmader K. A longitudinal analysis of weight change in Alzheimer’s disease. JAGS 1997;45:531–3. [ Links ]
16. Wang S, Fukagawa N, Hossain M, Ooi W. Longitudinal weight changes, length of survival, and energy requirements of long term care residents with dementia. JAGS 1997;45:1189–95. [ Links ]
17. White H, Pieper C, Schmader K. The association of weight change in Alzheimer’s disease with severity of disease and mortality: a longitudinal analysis. JAGS 1998;46:1223–7. [ Links ]
18. Niskanen L, Piirainen M, Koljonen M, Uusitupa M. Resting energy expenditure in relation to energy intake in Patients with Alzheimer’s Disease, multi–infarct dementia and control women. age ageing 1993;22:132–7. [ Links ]
19. Cronin–Stubbs D, Beckett LA, Scherr PA. Weigth loss in people with Alzheimer’s disease: a prospective population based analisys. BMJ 1997;314:178–9. [ Links ]
20. Clagget MS. Nutritional factors relevant to Alzheimer’s disease. J Am Diet Assoc 1989;89:392–6. [ Links ]
21. Grundman M, Corey–Bloom J, Jernigan T, Archibald S. Low body weight in Alzheimer’s disease is associated with mesial temporal cortex atrophy. Neurol 1996;46:1585–91. [ Links ]
22. Soltesz KS, Dayton JH. Finger foods help those with Alzheimer’s maintain weight. J Am Diet Assoc 1993;93:1106–8. [ Links ]
23. Spindler A, Renvall MJ, Nichols JF, et al. Nutritional status of patients with Alzheimer’s disease: a 1–year study. J Am Diet Ass 1996;96:1013–9. [ Links ]
24. Davis J, Kim S. Applied Nutrition and Diet Therapy for Nurses. 2nd. Edition. W. B. Saunders Company. USA, 1994. [ Links ]
25. Gillette–Guyonnet S, Nourhashémi F, Andrieu S, et al. Weight loss in Alzheimer disease. Am J Clin Nutr 2000;71:637S–42S. [ Links ]
26. Chouinard J. Dysphagia in Alzheimer disease: a review. J Nutr Health Aging 2000;4:214–217. [ Links ]
27. Kirshner HS. Causes of neurogenic dysphagia. Dysphagia 1989;3:184–8. [ Links ]
28. XiaSheng Hu, Lobuyuki Okamura, Hiroyuki Arai, et al. Neuroanatomical correlates of low body weight in Alzheimer’s disease: a PET study. Progress in Neuro–Psychopharmacology and Biological Psychiatry 2002;26:1285–9. [ Links ]
29. Weiner MF, Davis BM, Mohs RC, Davis KL. Influence of age and relative weight on cortisol suppression in normal subjects. Am J Psychiatry 1987;144:646–9. [ Links ]
30. Davis KL, Davis BM, Greenwald BS, et al. Cortisol and Alzheimer’s disease. I. Basal studies. Am J Psychiatry 1986;143:300–5. [ Links ]
31. De Leon MJ, McRae T, Tsai JR, et al. Abnormal cortisol response in Alzheimer’s disease linked to hippocampal atrophy. Lancet 1988;2:391–2. [ Links ]
32. Fillit H, Weinreb H, Cholst I. et al. Observations in a preliminary open trial of stradiol therapy for senile dementia– Alzheimer’s type. Psychoneuroendocrinology 1986;11:337–45. [ Links ]
33. Honjo H, Ogino Y, Naitoh K, et al. In vivo effects by strone sulfate on central nervous system–senile dementia (Alzheimer’s type). J Steroid Biochem 1989;34:521–5. [ Links ]
34. Pinchcofsy–Devin GD, Kaminsky JR. MV: Correlation of pressure sores and nutritional status. J Am Geriatric Soc 1986;34:435. [ Links ]
35. Shimokata H, Tobin JD, Muller DC, Elahi D, Coon PJ, Andres R. Studies in the distribution of body fat, I: Effects of age, sex, and obesity. J Gerontol 1989;44:M66–M72. [ Links ]
36. Renvall MJ, Spindler AA, Nichols JF, et al. Body composition of patients with Alzheimer’s disease. J Am Diet Ass 1993;93:47–52. [ Links ]
37. Folstein M. Nutrition and Alzheimer’s disease. Nutr Rev 1997;55:23–5. [ Links ]
38. Clarke R, Smith D, Jobst KA,. Folate, vitamin B12, and serum total homocysteine levels in confirmed Alzheimer disease. Arch Neurol 1998;55:1449–55. [ Links ]
39. Levitt AJ, Karlinsky H. Folate, vitamin B12 and cognitive impairment in patients with Alzheimer’s disease. Acta Psychiatr Scand 1992;86:301–5. [ Links ]
40. Velázquez AMC, Irigoyen CME, Llaca MC. La evaluación mínima del estado de nutrición en ancianos (The mini nutritional assessment, MNA). Nutrición Clínica 2000;3:107–11. [ Links ]
41. Nourhashemi F, Guyonnet S, Ousset PJ, et al. Mini Nutritional Assessment and Alzheimer patients. Nestle nutr workshop ser Clin Perform Programme 1999;1:87–91. [ Links ]
42. Hensrud D. Nutrition screening and assessment. Medical Clinics of North America 1999;83:1525–46. [ Links ]
43. Heymsfield SB, Matthews D. Body Composition: Research and Clinical Advances–1993 ASPEN Research Workshop. JPEN 1994;18:91–102. [ Links ]
44. Grant JP. Nutritional Assessment in Clinical Practice. In: In: Bell SJ, Matarese LE, Heymsfield SB, eds. Nutrition assessment anthology. Aspen Publications, Silver Spring, 1991:24. [ Links ]
45. Chumlea WC, Roche AF, Steimbough ML. Estimation stature from knee height for persons 60 to 90 years of age. JAGS 1985;33:116–20. [ Links ]
46. Mitchel C, Lipschitz D. Arm length, measurements as an alternative to height in nutritional assessment of the elderly. JPEN 1982;33:226–9. [ Links ]
47. Fajardo A, Eichner B, Muñiz I. Diccionario de Términos de Nutrición. Auroch. México, 1996. [ Links ]
48. Morrow FD, Sahyoun N, Jacob RA. Clinical Assessment of the Nutritional Status of Adults. In: Nutritional Biochemistry and Metabolism with Applications. Linder CM (Eds) Appleton and Lange USA, 1991:393–5. [ Links ]
49. Gray G. Anthropometric measurements and their interpretation: Principles, practices and problems. J Am Diet Ass 1980;77:534–8. [ Links ]
50. Grixty R. Assessing nutrition in older patients. Elderly Care 1999;11:12–5. [ Links ]
51. Ize LL. Evaluación nutricional. En: Nutrición enteral y parenteral. Villazón S, Arenas MH (Eds.) Interamericana. 1ª Edición México, 1993:53. [ Links ]
52. Hopkins B. Assessment of Nutritional Status. In: Nutrition support dietetics core curriculum. Gottschlich MM, Matarese LE, Shronts EP (Eds.) ASPEN Publication 1993:30–43. [ Links ]
53. Gibson RS. Principles of Nutritional Assessment. Oxford University Press, New York, 1990. [ Links ]
54. Khursheed N. Jeejeebhoy. Clinical and Functional Assessments. In: Modern nutrition in health and disease. Shills ME, Goodhart RS (Eds.) Lea Febiger 1994:805–11. [ Links ]
55. Wolf–Klein GP, Silverstone FA, Lansey SC, et al. Energy requirements in Alzheimer’s disease patients. Nutrition 1995;11:264–68. [ Links ]
56. Otsuka M, Yamaguchi K, Ueki A. Similarities and differences between Alzheimer’s disease and vascular dementia from the viewpoint of nutrition. Ann N Y Acad Sci 2002;977:155–61. [ Links ]
57. Poehlman ET, Dvorak RV. Energy expenditure, energy intake, and weight loss in Alzheimer disease. Am J Clin Nutr 2000; 2:650S–5S. [ Links ]
58. Clarke R. Prevention of vitamin B12 deficiency in old age. Am J Clin Nutr 2001;73:151–2. [ Links ]
59. Tabet N, Mantle D, Walker Z, et al. Vitamins, trace elements, and antioxidant status in dementia disorders. Int Psychogeriatr 2001;13:265–75. [ Links ]
60. Sano M, Tomas RG, et. al. A controlled trial of selegiline, alpha–tocopherol, or both as treatment for Alzheimer’s disease. N Eng J Med 1997;36:1216–22. [ Links ]
61. Finucane TE, Christmas C, Travis K. Tube feeding in patients with advanced dementia: A review of the evidence. JAMA 1999;282:1365–70. [ Links ]
62. Park RH, Allison MC, Lang J, et al. Randomised comparison of percutaneous endoscopic gastrostomy and nasogastric tube feeding in patients with persisting neurological dysphagia. BMJ 1992;304:1406–9. [ Links ]

Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons

Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía

Av. Insurgentes Sur 3877, Col. La Fama, México, Distrito Federal, MX, 14269, (52-55) 5424-1396 ext 3009, (52-55) 5606-3822

arcneuro@hotmail.com

http://www.scielo.org.mx/scielo.php?pid=S0187-47052004000900006&script=sci_arttext