Archivo de la etiqueta: sésamo

Nutrición baja en Carbohidratos para reducir peso saludablemente

Consulte siempre a su médico la conveniencia de cualquier tipo de alimentación.

Nutrición baja en Carbohidratos para reducir peso saludablemente

En ayunas:

Vaso de un zumo de limón con agua tibia

Un diente de ajo troceadito, ingerirlo poco a poco con el zumo de limón

Después de 5 minutos:

  • Licuado de verduras desintoxicante:
    • Zanahoria
    • Remolacha
    • Manzana
    • Medio limón
    • 2 dedos de jengibre
    • Una cucharada de postre de cúrcuma y un poquito de pimienta
    • Agua Alcalina al gusto para la textura

En casos de patologías crónicas o severas, se puede tomar hasta tres veces al día durante 2 o 3 meses e ir variando las verduras por temporada.

Un vaso de clorofila

Desayuno:

Una taza de copos de avena integral con leche vegetal, con una o dos cucharadas postre de polen y levadura de cerveza, con un puñado de semillas y granos (chía, pepitas de calabaza, pepitas de girasol, sésamo, lino -Mercadona-)

Medio aguacate

Media mañana:

Una o dos tortitas de avena y arroz

30gr de tofu o medio plátano

Comida:

(5 minutos antes) Un puñado de brotes de alfalfa

Hasta 400gr de Hoja verde (licuado, ensalada, gazpacho, crema de verduras con leche vegetal) con alga Nori

80gr Pescado Azul (dia si, dia no) o Carne Blanca a la plancha (máximo 3 días a la semana) o tofu o 80 gr de Garbanzos o 80 gr de Lentejas

Un puñadito de nueces o frutos secos (no cacahuetes), sin tostar y sin sal

Media tarde:

medio plátano

30gr de Tofu o medio aguacate

Cena:

Hasta 400gr de Hoja verde (licuado, ensalada, gazpacho, crema de verduras con leche vegetal) con alga Nori

80gr Pescado Azul (dia si, dia no) o Carne Blanca a la plancha (máximo 3 días a la semana) o tofu o 80 gr de Garbanzos o 80 gr de Lentejas

 

 

Anuncios

Esquema Resumen de Oligoelementos y Macrominerales: Función, Alimentos y Suplementación

Una guía, referencia rápida, para todos los que quieran utilizarlo como consulta, la interacción de algunos minerales

Tabla Resumen Oligoelementos y Macrominerales

Arterioesclerosis, tratamiento natural. Ajo, Cebolla, Pescado Azul, Rábanos, Piña, Papaya, Zanahoria

ARTERIOSCLEROSIS

Definición.-

La arterioesclerosis es la principal causa de muerte en occidente. Es la causa subyacente de las cardiopatías, apoplejías o ictus y la hipertensión arterial. La arteriosclerosis es la obstrucción de las arterias del organismo, y forma parte del proceso de envejecimiento natural.

El endurecimiento anormal de las arterias es un proceso que ocurre a medida que envejecemos y nuestras arterias pierden elasticidad y flexibilidad. Dicho endurecimiento no constituye una enfermedad, pero si se combina con estrés, tabaquismo, una alimentación abundante en grasas o alta presión arterial, puede convertirse en poco tiempo en un trastorno grave. La arteriosclerosis puede provocar una disminución de la irrigación sanguínea. Esclerosis y engrosamiento de las paredes de las arteriolas Se diagnóstica clínicamente con un cateter.

La arteriosclerosis abarca un cierto número de enfermedades de los vasos sanguíneos, de las cuales, la Aterosclerosis es, con mucho, la más importante. La aterosclerosis es una lesión arterial caracterizada por el engrosamiento de la íntima (capa arterial en contacto con la sangre) debido a depósitos localizados de lípidos, conocidos como ateroma. Es más frecuente en hipertensos, fumadores, obesos, diabéticos y en aquellos que posean tasas altas de colesterol y triglicéridos en sangre. Los síntomas se van desarrollando gradualmente, según el ateroma va estrechando la luz del vaso y dependen de la arteria afectada. Puede presentar dolor, calambre o fatiga, sobre todo, en la pantorrilla al caminar o en reposo, pe doloroso, frío, piel seca, poco crecimiento de uñas y pelo, úlceras, etc., si afecta a los miembros inferiores.

Cuando está afectada la extremidad superior presenta síntomas similares

La arteriosclerosis es un proceso silencioso que sólo se manifiesta cuando la oclusión arterial ocasiona un problema en los tejidos irrigados. La acumulación de detritos celulares constituye la denominada placa. Con el paso del tiempo, ésta obstruye el flujo sanguíneo e impide el aporte de oxigeno y nutrientes a los tejidos. La placa puede también desprenderse y ser transportada por la corriente sanguínea hasta una arteria pequeña, causando una obstrucción en un punto distante. Esta placa en movimiento se denomina embolo. La placa endurece las arterias y disminuye su capacidad de respuesta al control neurológico que regula su diámetro. Este endurecimiento de las arterias provoca un aumento de presión arterial, lo cual, a su vez, incrementa el riesgo de ictus o apoplejía e infarto cardiaco. Como existe una menor elasticidad arterial, la sangre no llega adecuadamente a ciertos territorios. Uno de los más sensibles a la reducción del riego sanguíneo es la zona cerebral. Reducciones momentáneas de riego produce mareos, hipotensión, sensación de zumbidos en los oídos, y muy especialmente vértigos, por afección del oído interno, sede de los órganos del equilibrio.

Es posible que la arteriosclerosis sea la causa (o contribuya en gran medida) de la mayoría de las enfermedades asociadas con el envejecimiento. La reducción del aporte de oxígeno y nutrientes conduce a la enfermedad y es la principal causa del “envejecimiento”.

Causas:

La arteriosclerosis va ligada a otros problemas como el colesterol, la hipertensión o la presencia de otras enfermedades como la diabetes. Otros factores: estrés continuo, edad, reumatismo, toxinas, excesos tóxicos

PSICOSOMÁTICA

La arteriosclerosis se manifiesta como signo de la represión para expresar amor, cariño, ternura. Las arterias conducen la sangre hacia fuera, es la expresión del amor hacia fuera o autoaversión muy intensa con proyección hacia los demás y son las personas que no se soportan y hacen sufrir a los que les rodean.
TRATAMIENTO HIGIENICO

 Evitar la hiperactividad, el estrés, el agotamiento y la tensión nerviosa.
 Practicar técnicas de meditación y relajación, pues en estas actividades las endorfinas liberadas disminuyen los niveles de colesterol y aumentan la permeabilidad de las arterias. Un programa de meditación y relajación adecuado es esencial para cualquier persona, pero sobre todo para las que padecen arteriosclerosis.
 Solucionar los problemas de estreñimiento.
 Mantener el peso correcto o ideal, evitar la obesidad.
 Corregir cualquier tipo de desequilibrio que afecte a la estática vertebral y a los miembros inferiores.
 Suprimir totalmente el tabaco y alcohol, café.
 Evitar la inactividad, por tanto dar paseos (caminar de 30 a 60 minutos todos los días), como ejercicio moderado al aire libre. Hacer ejercicios moderados con regularidad, la natación y el correr o andar son convenientes. Evitar el sedentarismo. El ejercicio aumenta los niveles de HDL, promueve la dilatación arterial y, por consiguiente, incrementa la permeabilidad (apertura) de las arterias.
 Prevenir la tensión arterial (evitar la hipertensión) y el colesterol.
 Evitar calcetines, medias y fajas que opriman y obstaculicen la libre circulación vascular.
 Cuidado profiláctico de los pies. No andar descalzo.

FITOTERAPIA

Plantas vasodilatadoras: Ginko biloba, muérdago, olivo, tilo, meliloto, vid.
 Ginko biloba: Tiene propiedades vasodilatadoras, activa la circulación de los vasos, principalmente las arterias. Se utiliza en envejecimiento de las arterias, mala circulación cerebral. Arterioesclerosis a nivel cerebral por envejecimiento. CONTRAINDICACION: no dar con medicamentos anticoagulantes (sintrón, aspirina).
 Muérdago: Vasodilatadora, baja la tensión arterial, favorece el riego sanguíneo del cerebro y del corazón, estando recomendado su uso en casos de arteriosclerosis cerebral.
 Olivo: Hipotensora, vasodilatadora y antivírica. Ayuda a prevenir la angina de pecho. La decocción de sus hojas disminuye la tensión arterial y el colesterol.
 Tilo
 Meliloto actúa como anticoagulante y ayuda a prevenir la formación de trombos.
 Ajo es vasodilatador, disminuye la tensión arterial, evita la formación de trombos y disminuye el colesterol. Se debe tomar preferiblemente crudo.
 Vid.
 Espino blanco, aumenta el riego sanguíneo de las coronarias y es un vasodilatador general.
 Espino albal: cardiotónica, normotensora y ansiolítica

• Reguladores de la Tensión arterial: Espino albal , muérdago, olivo
• Regenerador de tejidos: Cola de caballo (por el sílice que contiene) va bien para la diuresis y Harpagofito.
• Si hay colesterol se daría además alcachofera.

Infusión contra la arteriosclerosis:
• Para prevenir un infarto de miocardio y la trombosis cerebral. Mezclamos a partes iguales 10 g. de espino albar, alcachofera, hipérico, muérdago, vincapervinca y hojas de olivo. Hervimos durante 3 minutos, echamos una cucharada de la mezcla por taza de agua, se cuela y se deja reposar 15 minutos. Se debe tomar en periodos de 9 días seguidos cada mes.
• Otra infusión: Infusión que combine muérdago, ginkgo, valeriana e hipérico a partes iguales. Se hierve una taza de agua por cucharada de té de la mezcla y tras echar las hierbas en el agua hirviendo, se mantiene 10 minutos en reposo y tapado. Tomamos una taza en ayunas y la otra antes de irnos a dormir.
• Las infusiones de milenrama, flores de tila y de limón ayudan a prevenir la formación de coágulos en las arterias, mejoran la circulación y disminuyen la presión arterial.

HIDROTERAPIA

Está contraindicada relativamente. Se pueden dar baños de pies a temperatura ascendente en trastornos de la circulación, a una temperatura máxima de 38º. Se pone calor muy lentamente durante 15-20 minutos. Contraindicado en caso de fiebre y várices. Porque se puede bloquear con espasmos. Se pueden dar de brazos, de piernas pero nunca de cuerpo entero. A más de 38º se bloquea con espasmos.

Cuando se ha conseguido mejorar esta fase luego se puede empezar a hacer alterno un par de días a la semana y que la diferencia de temperatura sea poca, y con el tiempo de forma progresiva se puede aumentar la diferencia de temperatura. Luego ya se puede dar baños fríos.

SUPLEMENTOS DIETÉTICOS.

 En primer lugar: AJO, pues mejora el estado de las arterias, fluidifica la sangre. También el caldo de cebolla. Las cápsulas de ajo son antiagregantes plaquetarias, para evitar infartos.

Extracto de hidroalcohólico de ajo: macerar 25 cabezas de ajo en 100 gr. de alcohol de 70º, se deja macerar 15 días y se tomas 10 gotas 3 veces al día diluido en agua.
 Aceite de pescado. Previene riesgos de arteriosclerosis, baja el colesterol y los triglicéridos. Disminuye la viscosidad de la sangre.
 Aceite de germen de trigo. Indicado para el exceso de colesterol y arterioesclerosis, prevención de cardiopatías coronarias a nivel circulatorio.
 Como preventivos el aceite de onagra o de borraja, para problemas del colesterol y trastornos cardiovasculares, evitan que se formen trombos.
 También como preventivo Jalea Real para arteriosclerosis y problemas de colesterol, angina de pecho o infarto. Como nutritivo impide el envejecimiento.
 Cápsulas de vid, lecitina de soja o ginseng para disminuir los niveles de colesterol.
 También previene el REISHI y el SHI-TA-KE (bajan fácilmente el colesterol)

BIOSALES DE SCHÜSSLER

 CALCAREA FLUORICA. Mantiene la elasticidad y tono de los tejidos, y en concreto también de las fibras elásticas de los vasos sanguíneos. Relaja la parte ligamentosa.
 SILICEA.- Sobre todo mantiene la elasticidad de las fibras, y también favorece la regeneración de los tejidos, fluidifica la sangre.

OLIGOELEMENTOS

 Mg
 Co Aunque es menos efectivo que Azufre con Manganeso-Cobalto, porque
 Li está más relacionado con la diatesis si hay colesterol.

El azufre es un drenador hepático, regenerador hepático.

Manganeso –Cobalto (diario), Cobre-Oro-Plata (diario), Iodo (3 veces por semana), Azufre (3 veces por semana)

HOMEOPATIA

Arteriocomplex

VITAMINAS Y MINERALES

– Complementos de vitamina B que mitigan el estrés
– Antioxidantes: Selenio, Vitamima C (que reduce el nivel de colesterol e impide el bloqueo de las arterias).
– Vitamina E.- Como las grasas insaturadas hacen que el organismo requiera más vitamina E, es recomendable una dosis diaria de 100 a 200 UI de Vitamina E si se padece hipertensión, la cual debe aumentarse gradualmente hasta 400 o 600 UI.
– Puede ser valiosa la ingestión de 500 mg diarios de Vitamina E.
– Magnesio
– Cromo (saciante obesidad, ayuda a metabolizar los azúcares. En diabetes y retenciones, se solidifica a nivel arterial los azúcares y el cromo lo impide)
– Calcio + Magnesio………….. Dolomita, semillas de sésamo.
– Calcio para que no se acumulen.

DIETÉTICA

La dieta determina la cantidad de nutrientes que son absorbidos por el organismo y muchos de ellos tienen un efecto directo sobre la arteriosclerosis.

El régimen alimentario tiene una importancia primordial. Reducir el consumo de grasas saturadas (carnes grasas, cerdo, charcutería, yema de huevo), productos lácteos (leche, cremas, quesos, mantequilla), ciertas grasas vegetales (margarinas, aceite de cacahuete, nuez, avellana, almendra, dátiles, etc..) chocolate. Las grasas poliinsaturadas se consumirán en cantidad moderada (aceite de maíz, girasol , soja, pepitas de uva). El consumo de hidratos de carbono será también moderado. Poca sal.

Para mantenerse todo el año, se recomienda la dieta vegetariana (sin productos animales) o la ovo-lacto vegetariana, moderando el consumo de lácteos y huevos. Se ha
Comprobado que los vegetarianos tienen un 40% menos de riesgo de cardiopatías que el resto de la población.

La dieta ideal para personas con riesgo de padecer arteriosclerosis o para las que desean evitar su desarrollo es la dieta vegetariana, pero que incluya pescados grasos (como arenque, salmón, atún o caballa) cuatro veces a la semana. Las verduras aportan fibra (especialmente avena, salvado, legumbres), que se une al colesterol en el intestino, y también contienen proteínas vegetales que disminuyen los niveles de colesterol en la sangre. La metionina es el mejor ejemplo. Un compuesto denominado carnitina, sintetizado en el hígado, se forma a partir de la lisina, presente en la carne de cordero y las aves, pero sobre todo en las proteínas vegetales. La mayoría de los vegetales contienen vitamina B6, coenzima Q10, betacarotenos (que se transforman en vitamina A), cromo, selenio, calcio, cobre y magnesio.

La cebolla, el ajo, y sobre todo, el jengibre (crudos o cocidos) disminuyen la viscosidad de la sangre y reducen el nivel de colesterol en el organismo. La proteína lecitina, presente en las semillas de soja, se une al colesterol en el intestino y en la corriente sanguínea. Suele destacarse que los huevos tienen niveles elevados de colesterol. La clara contiene lecitina, que se une a gran parte del colesterol presente en la yema, por lo cual los huevos son menos peligrosos de lo que suele creerse. La ingestión de un huevo de vez en cuando no constituye un problema para las personas con riesgo de padecer arteriosclerosis.

Los pescados grasos contienen los “buenos” ácidos omega-3, así como el ácido eicosapentaenoico. Los vegetarianos pueden obtenerlos del aceite de linaza y del aceite de oliva prensado en frío.

El agua es el mejor líquido para reducir los riesgos de arteriosclerosis debido a que diluye las sustancias tóxicas. El té verde puede ser un tratamiento adecuado. El consumo diario de una pequeña cantidad de alcohol puede ser beneficioso. Deben evitarse especialmente las bebidas azucaradas, incluso los zumos de fruta, que pueden ser perjudiciales si se toman en exceso. Medio litro de zumo diario es una cantidad aceptable, pero debe diluirse y tomarse de forma fraccionada.

 Realizar una dieta rica en aceites poliinsaturados y baja en grasas duras.
 Evitar el azúcar, los alimentos refinados y no comer más de un huevo a la semana.
 Son alimentos beneficiosos: el ajo, la cebolla, el limón y el aceite de oliva.

– Cuajada, quesos frescos,
– Dieta lo más vegetariana posible, alternada en todo caso con pescados grasos y aves. Evitar los alimentos fritos y la carne roja.
– Cereales que flexibilizan los vasos (desayunar copos).
– Semillas y algas
– Sésamo, ajo, girasol, pepitas de vid, Shii-ta-ke, germen de trigo.
– Aceites de maíz, trigo, onagra o borraja.

 Se recomiendan como dietas curativas los ayunos cortos, de cuatro o cinco días, con caldos vegetales y zumos de frutas preferentemente cítricas.
 Otra opción es seguir dietas bajas en proteínas – bajo control médico – como monodietas de uvas o manzanas durante una o dos semanas o dietas depurativas a base de frutas jugosas de la estación y ensaladas de verduras crudas.

ZUMOTERAPIA

Con jugos y zumos potenciamos minerales y evitamos el endurecimiento.

– Zumo de cebolla
– Zumos de verduras en general que ayuden a drenar, depurativos
– Zumos de zanahoria, cítricos, rábanos picantes.
– Zumos de zanahoria, apio, remolacha, papaya, rábanos picantes rayados, y en poca cantidad cítricos, fruta, uvas.
– Cura de limón.

Tomar todos los días un zumo de cada grupo:
Grupo A:
• 3 zanahorias;7/8 hojas de espinaca
• 2 zanahorias; 1 trozo de apio: 1 remolacha
• 2 zanahorias; 1 trozo de apio; 7/8 hojas de espinacas; perejil.
• 2 zanahoria; hojas de ortiga

Grupo B:
• 1 rodaja de piña; 1 diente de ajo; 2 zanahorias
• 2 rodajas de pina; 1 papaya
• 3 rodajas de piña
• 2 papayas

Grupo C
• 2 rábanos picantes (rayados)
• 1 diente de ajo.

PRODUCTOS COMERCIALES
Soria: Natusor 21 Colestén añadiendo 15 gotas en cada toma de Composor 41: Vinca complex (Mezcla de extractos de Vinca, Ginkgo, Melisa, Espino blanco)
Agilment
Tegor: Mykofarina (Shii-ta-ke)
Bellsolá: Xerop CR-3 VARICIN , CR-2 CIRSOL.
BIOPOLE (Dietéticos Intersa) : “Jugo de alcachofa y rábano negro” en ampollas.

http://terapiasnaturalesparatodos.blogspot.com.es/2009/05/arteriosclerosis.html

Raynud: tratamiento natural. Vitamina B, C, E y P

Las personas que la padecen y pasan por ciertas crisis, generan estrechamiento de los vasos sanguíneos, impidiendo que la sangre fluya hasta la periferia y superficie del cuerpo, impidiendo una adecuada circulación en las manos y pies.

Causas:
Por lo general esta afección suelen padecerla aquellas personas que viven en climas muy húmedos y fríos, las cuales suelen padecer severamente durante época de invierno.
Hábitos alimenticios deficientes
Falta de ejercicio
Exceso de tensión, ansiedad o miedo
La retención del gozo y la consideración son patrones emocionales que predisponen esta afección.

Síntomas:
Manos y pies que, durante las crisis, se llegan a poner blancas o azuladas debido a la falta de circulación.
Si el estrechamiento de vasos sanguíneos ocurre en otras zonas, estas también se pintaran de azul o blanco.
Una vez que la crisis pasa y la circulación sanguínea se restablece, se produce una sensación de hormigueo o palpitaciones en la zona afectada, síntomas que avisan que la crisis a pasado.

Tratamientos y remedios naturales:
La medicina natural es ideal para tratar este tipo de afección. Siempre es recomendable no recurrir a medicamentos pues el cuerpo tiene una capacidad autocurativa extraordinaria, sólo requiere que se le den los elementos necesarios para que restablezca su equilibrio y salud.

Alimentos para sanar:
vitamina E, la cual ayuda a mejorar la circulación.
vitamina C (jugos de naranja, limón, fresas, brécol, etc.) ya que la vitamina C mantiene saludable el tejido conectivo y reduce las inflamaciones. vitamina B e incluye calcio, aceites omega-3 y zinc, los cuales no deben faltar en tu dieta.
Los aceites vegetales (soja, sésamo, oliva, etc.), frutos secos, pescados azules como el salmón, atún, etc., aceitunas, aguacate, frutas cítricas (naranja, mandarina, limón, etc.), tomate rojo, algas marinas, alimentos ricos en potasio el plátano, cereales integrales, legumbres, etc. todo esto es muy benéfico en tu dieta.

Para la mejora cardiovascular:
Los arándanos contienen vitamina P la cual ayuda a aumentar la resistencia capilar reduciendo su fragilidad e hipermeabilidad. Estos son excelentes para mejorar la micro-circulación.
El ajo es otro de los alimentos estrella que no debe faltar en tu dieta ya que es el mejor amigo para combatir problemas cardiovasculares y de circulación sanguínea. Entre su larga lista de beneficios hay que destacar que tiene propiedades vasodilatadoras, las cuales ayudaran a que tu circulación mejore notable y rápidamente. Para su mejor aprovechamiento, toma ajo en ayunas con un vaso de agua tibia diariamente y no comas nada más durante la media hora que le sigue, de esta froma aprovecharas al máximo todas las propiedades del ajo.

Fitoterapia
(hierbas para tratar la enfermedad de Raynud): el ginkgo, el romero, el jengibre y el fresno espinoso son algunas opciones del botiquín de la naturaleza muy efectivas para tratar esta afección (ver detalle de cómo usarlas).

Cómo usar las hierbas
Prepara infusiones con las hierbas mencionadas o tómalas frescas cuando se pueda. El jengibre fresco es muy bueno, lo puedes tomar con ensaladas o prepararlo en te.
Vita tomar las infusiones durante la comida, las infusiones debes tomarlas 20 minutos después de haber comido. El ginko, el romero y el espino puedes prepararlos en infusiones y tomarlas 2 o 3 veces al día.

Para preparar las infusiones, toma una cucharadita de romero, por ejemplo, y disuélvela en una taza de agua hirviendo. Deja que hierva unos minutos más y luego apaga y deja reposar 5 minutos más. Cuela y bebe.

Otras hierbas benéficas para la buena circulación son:

La cola de caballo: es un remedio muy bueno para evitar el endurecimiento de las arterias y ayudar a reducir el colesterol nocivo acumulado. Bebe una tacita después de comer, una o dos tacitas cada día serán suficientes.
Muérdago
Pasiflora
Hojas de olivo: tienen un efecto hipotensor por su actividad como vasodilatador periférico y diurético. Se usa para bajar la tensión y prevenir anginas de pecho y arritmias cardíacas. Se puede combinar con el espino blanco.
Rusco: se usa para prevenir la aparición de varices, hemorroides, pesadez de piernas, hinchazón de piernas o tobillos, etc.

Hammamelis: un remedio eficaz para fomentar la buena circulación general, se usa y recomienda en casos de varices, hemorroides y menstruaciones abundantes.
Diente de león: por ser rica en taninos y propiedades calmantes, es muy benéfica en problemas circulatorios periféricos (mala circulación en las extremidades).

http://www.biomanantial.com/enfermedad-raynud-causas-tratamiento-natural-a-2177-es.html

Aromaterapia clínica en patologías físicas. Uso de aceites esenciales por patología

Aromaterapia Clínica (patologías físicas)
ACCIDENTE CEREBROVASCULAR (ACV):

– TROMBOSIS CEREBRAL: Según ensayos médicos los aceites de canela y de clavo tienen propiedades anticoagulantes y pueden emplearse como medida preventiva para reducir el riesgo de trombosis cerebral. Además son también eficaces los aceites esenciales de helicrisum, ciprés, geranio, enebro, menta, limón, naranja, cistus, eucalipto, romero, albahaca,bergamota, manzanilla romana, lavanda, cedro, helicrisum, tomillo, hisopo, ravensara, ajedrea, orégano, ylang ylang, cardamomo, sándalo, incienso, loto y papiro (estos 4 últimos son Aceites Sagrados).

– ICTUS HEMORRÁGICO: Aceite esencial de ciprés, helicrisum, sándalo y loto (estos 2 últimos son Aceites Sagrados).

AFECCIONES MENSTRUALES:

– ENDOMETRIOSIS: Aceite esencial de hinojo, salvia sclarea, romero, melaleuca alternifolia y quinquenervia, clavo y musk (Aceite Sagrado). Es muy efectivo el uso de una compresa caliente a la que se añaden los aceites esenciales colocada sobre el abdomen.

– METRORRAGIA: Aceite esencial de geranio, helicrisum, cistus y musk (Aceite Sagrado). Aplicar los aceites disueltos en un aceite portador en la coronilla, frente, planta de los pies, abdomen y zona lumbar. También el uso de una compresa caliente con los aceites ayuda a regular el sangrado.

– DESEQUILIBRIO HORMONAL: Aceite esencial de geranio, salvia sclarea, salvia española, hinojo, lavanda, milenrama, menta, mejorana, palisandro, vetiver, naranja, limón, romero, cardamomo, ylang ylang, loto, sándalo, jazmín y musk ( estos últimos cuatro son Aceites Sagrados).

– HISTERECTOMÍA: Aceite esencial de salvia sclarea, hinojo, lavanda, milenrama, mejorana,palisandro, vetiver, geranio, naranja, ylang ylang, loto sándalo, jazmín y musk (estos 4 últimos son Aceites Sagrados).

– DISMENORREA: Aceite esencial de menta, hierba del gato, salvia sclarea, salvia española, manzanilla, hinojo, jazmín y musk (estos 2 últimos son Aceites Sagrados).

– CALAMBRES MENSTRUALES: Aceite esencial de salvia sclarea, romero, lúpulo, salvia española, lavanda, manzanilla romana, ciprés, estragón, vetiver, valeriana, mejorana, milenrama, menta, geranio, arrayán, nuez moscada, jazmín y musk (estos 2 últimos son Aceites Sagrados).

– SÍNDROME PREMENSTRUAL: lúpulo, salvia sclarea, semillas de anís, hinojo, albahaca, hisopo, nardo, mejorana, lavanda, menta, ciprés, nuez moscada, manzanilla alemana, casia, cálamo, canela, ylang ylang, bergamota, neroli, palisandro, loto, incienso, mirra, jazmín, rosa y musk (estos 6 últimos son Aceites Sagrados).

AFTAS BUCALES: Aceite esencial de melisa, clavo, lavanda, niaouli, limón, canela, romero, ciprés, ylang ylang, cedro, loto y sándalo (estos 2 últimos son Aceites Sagrados).

ALCALOSIS: Aceite esencial de jengibre, estragón, enebro, hinojo, anís y patchouli.

ALERGIAS (ALIMENTARIAS Y FIEBRE DEL HENO): Aceite esencial de lavanda, ledum, manzanilla alemana, manzanilla romana, hisopo, geranio, ylang ylang, naranja, angélica, salvia española, palisandro, limón, palmarrosa, bergamota, helicrisum, semilla de apio, loto, sándalo, incienso, rosa, jazmín (estos 5 últimos son Aceites Sagrados).

ALOPECIAANALGÉSICO: Aceite esencial de menta, elemí, gaulteria, clavo, lavanda, helicrisum, clavo, romero, canela y loto (este último es un Aceite Sagrado).

ANTISÉPTICO: Aceite esencial de tomillo, clavo, romero, árbol del té, ajedrea, eucalipto, casia, ravensara, gaulteria, citronela, naranja, limón, comino, hisopo, ajedrea, lavandín y loto (este último es un Aceite Sagrado).

ARTERIOESCLEROSIS: Aceite esencial de helicrisum, clavo, nuez moscada, ciprés, naranja, tomillo, mejorana, ylang ylang e incienso (este último es un Aceite Sagrado).

ARTRITIS:

– OSTEOARTRITIS: Aceite esencial de nuez moscada, clavo, manzanilla alemana, helicrisum, pino, ciprés, menta, pícea, vetiver, mejorana, romero, eucalipto, pimienta negra, elemí, lavanda, sándalo (este último es un Aceite Sagrado).

– ARTRITIS REUMATOIDEA: Aceite esencial de menta, gaulteria, orégano, helicrisum, nuez moscada, clavo, vetiver, mejorana, ciprés, ajedrea, valeriana y sándalo y loto (estos 2 últimos son Aceites Sagrados).

ASMA: (NOTA: Los aceites esenciales no deben ser inhalados para problemas de asma, sino que deben ser ingeridos o aplicados en las plantas de los pies o masaje). Aceite esencial de ravensara, manzanilla romana, eucalipto, abeto balsámico, pino, menta, tomillo, niaouli, limón, lavanda, enebro, mejorana, ajedrea, clavo, árbol del té, jengibre, hinojo, anís, estragón, citronela, lavandín, artemisa, cedro, pícea, palisandro, ylang ylang, sándalo, rosa e incienso (estos 3 últimos son Aceites Sagrados).

BUCALES, PROBLEMAS:

– GINGIVITIS Y PERIODONTITIS: Aceite esencial de ajedrea, clavo, árbol del té, menta, gaulteria, tomillo, orégano, canela, casia, cálamo, hisopo, nardo, gálbano, limón, romero, eucalipto, mirra e incienso (estos 2 últimos son Aceites Sagrados).

– DOLOR E INFECCIÓN DENTAL: Aceite esencial de gaulteria, helicrisum, árbol del té, clavo, tomillo, orégano, menta, limón, eucalipto, mejorana, pino, lavanda y pícea.

– DOLOR DE DIENTES DURANTE LA DENTICIÓN: Aceite esencial de clavo, gaulteria, manzanilla alemana, árbol del té, limón, canela, gálbano, nardo, mirra e incienso (estos 2 últimos son Aceites Sagrados. Aplicar en inhalación o de forma tópica sobre las sienes y cuello) NOTA: Aplicar los aceites esenciales en una dilución con aceite portador comestible en las encías.

– ENCIAS SANGRANTES: Aceite esencial de canela, menta, ajedrea, gaulteria, tomillo, clavo, limón, canela, eucalipto, romero, helicrisum y mirra (este último es un Aceite Sagrado).

– HALITOSIS: Aceite esencial de nuez moscada, menta, limón, mandarina, canela, estragón, árbol del té, jazmín y ámbar cachemir (estos 2 últimos son Aceites Sagrados. Aplicar sobre sienes, cuello y nuca y/o inhalar) NOTA: Hacer gargarismos con una mezcla de dos, tres o cuatro de los aceites esenciales recomendados de dos a cuatro veces por día.

– RECHINAMIENTO DE DIENTES (BRUXISMO): Aceite esencial de lavanda, valeriana, azahar, naranja, ylang ylang, patchouli, loto, jazmín y ámbar cachemir (estos 3 últimos son Aceites Sagrados.Aplicar en inhalación o tópicamente). NOTA: Aplicar los aceites esenciales inhalados o de forma tópica en masaje en las plantas de los pies antes de dormir.

– PIORREA: Aceite esencial de clavo y tomillo.

– ÚLCERAS BUCALES: Aceite esencial de orégano, árbol del té, tomillo, mirra, y ámbar cachemir (estos 2 últimos son Aceites Sagrados.Aplicar en sobre las sienes y cuello y/o inhalados). NOTA: Aplicar los aceites en gargarismos y/o de forma tópica sobre las encías 1 o 2 veces al día.

BURSITIS: Aceite esencial de abeto balsámico, mejorana, albahaca, lavanda, pimienta negra, menta, orégano, pícea, hisopo, menta, ylang ylang, cedro, helicrisu, clavo y sándalo (este último es un Aceite Sagrado).

CABELLO Y CUERO CABELLUDO, TRASTORNOS DEL:

– CANAS PREMATURAS:

– CASPA:

– CAÍDA DEL CABELLO:

– ALOPECIA: Aceite esencial de tomillo, lavanda, cedro, romero, abrótano macho (tintura). Aplicar sobre el cuero cabelludo los aceites con un aceite portador, por ejemplo de aceite de oliva, jojoba, aceite de pepitas de uva o aceite de coco, todas las noches antes de acostarse.

CALCULOS BILIARES: Aceite esencial de limón, naranja, mandarina, nerolí, enebro, nuez moscada, romero, manzanilla romana, ledum, lavanda, helicrisum. Es muy eficaz combinar 1 o 2 gotas de tres o cuatro de los aceites anteriores con un aceite portador y masajear sobre la vesícula 2 a 3 veces al día.

CÁNCER: Nota: el uso de aceites esenciales puede utilizarse para completar la efectividad de los tratamientos terapéuticos convencionales para dicha enfermedad. En investigaciones se ha demostrado que el aceite de sándalo tiene un gran poder anticancerígeno, así también como el de geranio, tomillo, tuya, limón, naranja y abeto balsámico. Otros aceites que tienen demostradas propiedades anticancerígenas son el aceite esencial de helicrisum, ledum, lavanda, clavo y. (Los aceites de sándalo, mirra e incienso son Aceites Sagrados).

CEFALEAS: Aceite esencial de menta, abeto balsámico, manzanilla romana, manzanilla alemana, lavanda, albahaca, valeriana, clavo, canela, romero, eucalipto, mejorana, helicrisum, melisa,cardamomo, palisandro, palmarrosa, ylang ylang, bergamota, hisopo, pimienta negra, jazmín, sándalo, incienso y loto (estos 4 últimos son Aceites Sagrados). Es muy eficaz la aplicación sobre la nuca, frente, sienes y debajo de la nariz la aplicación 2 o 3 gotas de 2, 3 o 4 de los aceites anteriores con un aceite portador. También la ingestión por vía oral de 1 o 2 gotas de 1, 2 o 3 aceites esenciales. Los Aceites Sagrados se deben aplicar también sobre la frente, nuca, sienes, debajo de la nariz y las muñecas.

CELULITIS: Aceite esencial de ciprés, ledum, menta, romero, hinojo, limón, lavanda, patchouli, enebro.

COLITIS ULCEROSA: Aceite esencial de menta, eucalipto, estragón, anís, hinojo, limón, canela, clavo, estragón y jengibre.

CARDIOVASCULARES, TRASTORNOS

– ANGINA: Aceite esencial de jengibre, vara de San José, naranja, melisa, ciprés, helicrisum, mejorana, ylang ylang, patchouli, loto y rosa (estos 2 últimos son Aceites Sagrados).

– ATAQUE CARDIACO (INFARTO DE MIOCARDIO): Aceite esencial de Vara de San José, tomillo, lavanda, manzanilla romana, helicrisum, clavo, nuez moscada, naranja,ciprés, mejorana, ylang ylang, patchouli, loto, gaulteria, hisopo, menta, pimienta negra, lavanda, geranio, limón, palisandro, palmarrosa, salvia española, bergamota, sándalo, incienso y rosa (estos 3 últimos son Aceites Sagrados). Esta es una enfermedad aguda producida por el bloqueo de la circulación que provoca una interrupción de la irrigación de sangre de un área o del corazón. Mientras se recurren a los servicios médicos de urgencia, se pueden aplicar 1 a 2 gotas de dos, tres o cuatro de los aceites esenciales recomendados en los puntos de acupuntura del pie o de la mano y brazo izquierdo relacionados con el corazón.

– ENDURECIMIENTO DE LAS ARTERIAS: Aceite esencial de helicrisum, lavanda, mejorana, clavo, tomillo, ciprés e incienso (este último es un Aceite Sagrado).

– TAQUICARDIA: Aceite esencial de mejorana, ylang ylang, lavanda, vara de San José, ciprés, helicrisum, naranja, patchouli, rosa y loto (estos 2 últimos son Aceites Sagrados).

– PRESIÓN ARTERIAL ALTA: Aceite esencial de lavanda, mejorana,albahaca, naranja, patchouli, ylang ylang, ciprés y loto jazmín (estos 2 últimos son Aceites Sagrados. Los Aceites Sagrados equilibran excesos y defectos, es decir, condiciones de hiper e hipo).

– PRESIÓN ARTERIAL BAJA: Aceite esencial de romero, salvia, menta, geranio, pino, nuez moscada, manzanilla alemana, limón, bergamota, ylang ylang, palisandro, jazmín y rosa (estos 2 últimos son Aceites Sagrados. Los Aceites Sagrados actúan equilibrando excesos y defectos).

– COLESTEROL ALTO: Aceite esencial de helicrisum, romero, clavo, manzanilla alemana, manzanilla romana, ciprés, mejorana, ylang ylang, clavo, naranja, tomillo, nardo, hinojo, jengibre, estragón, anís, hinojo, patchouli, salvia, ravensara, geranio, loto e incienso (estos 2 últimos son Aceites Sagrados).

DÉFICIT AUDITIVO: Aceite esencial de helicrisum, enebro, geranio, menta, lavanda, albahaca, árbol del té, romero, clavo, cistus, hisopo, ajedrea, ravensara, orégano, comino, citronela, lavandín, arrayán, sándalo y ámbar cachemir (estos 2 últimos son Aceites Sagrados).

– TINNITUS: Aceite esencial de helicrisum, geranio, enebro, menta, lavanda, albahaca y ámbar cachemir (este últimos es un Aceite Sagrado). Aplicar una o dos gotas de los aceites puros en las sienes, frente y nuca; aplicar también una gota de cada aceite en las puntas de los dedos de los pies y de las manos.

DESEQUILIBRIO HORMONAL MASCULINO: Aceite esencial de romero, salvia sclarea, hinojo, ylang ylang, geranio, milenrama, salvia española, hinojo, lavanda, arrayán, menta y musk (este último es un Aceite Sagrado).

DIABETES: Aceite esencial de cilantro, canela, hinojo, eneldo, ciprés, limón, nuez moscada, menta, salvia española, geranio, arrayán, manzanilla romana, romero, helicrisum, clavo de olor, estragón, jengibre y loto (este último es un Aceite Sagrado).

DIGESTIÓN, PROBLEMAS:

– CALAMBRES: Aceite esencial de romero, jengibre, albahaca y menta y jazmín (este último es un Aceite Sagrado).

– DIARREA: Aceite esencial de menta, nuez moscada, jengibre, orégano, ajedrea, clavo, limón, estragón, enebro, anís, hinojo, patchouli, romero y jazmín (este último es un Aceite Sagrado)

– FLATULENCIA: Aceite esencial de menta, estragón, nuez moscada, anís, hinojo, ledum, semillas de zanahoria, patchouli, y jazmín (este último es un Aceite Sagrado).

– INDIGESTIÓN: Aceite esencial de menta, nuez moscada, hinojo, jengibre, comino, naranja, estragón, anís, enebro, patchouli, y jazmín (este último es un Aceite Sagrado).

– HIPO: Aceite esencial de ciprés, estragón, menta y jazmín (este últimos es un Aceite Sagrado).

– GASTRITIS: Aceite esencial de estragón, menta, hinojo, jengibre, enebro, anís, patchouli, clavo, limón, canela, eucalipto y jazmín (este último es un Aceite Sagrado).

– NAUSEAS: Aceite esencial de menta, jengibre, patchouli, nuez moscada, estragón, enebro, anís, hinojo y jazmín (este último es un Aceite Sagrado).

– ÚLCERA DE ESTÓMAGO: Aceite esencial de clavo, canela, árbol de té, orégano, tomillo, limón, eucalipto, romero, mejorana, pino, ciprés, lavanda, pícea, casia, cálamo, hisopo, nardo, gálbano, incienso, mirra y jazmín (estos 3 últimos son Aceites Sagrados).

– ACIDEZ GÁSTRICA: Aceite esencial de menta, jengibre, limón, estragón, enebro, anís, hinojo, patchouli, salvia, geranio, arrayán, nuez moscada, manzanilla alemana, helicrisum, loto y jazmín (estos últimos son Aceites Sagrados).

DISTROFIA MUSCULAR: Aceite esencial de pino, lavanda, mejorana, vetiver, abeto balsámico, albahaca, mejorana, menta, ciprés, pícea, pimienta negra, hisopo, ámbar rojo y sándalo (estos 2 últimos son Aceites Sagrados).

DIVERTICULITIS/ DIVERTICULOSIS: Aceite esencial de patchouli, anís, estragón, romero, hinojo, menta, ajedrea, orégano, tomillo, nuez moscada, árbol del té, clavo, jazmín e incienso (estos 2 últimos son Aceites Sagrados).

DOLOR

– DOLOR OSEO: Aceite esencial de gaulteria, abeto, ciprés, pícea, pino, menta, helicrisum, clavo, pimienta negra y sándalo (este últimos es un Aceite Sagrado).

– DOLOR CRÓNICO: Aceite esencial de menta, helicrisum, pícea, gaulteria, jengibre, clavo, elemí, orégano, romero, abeto balsámico, albahaca, mejorana, ciprés, ylang ylang, pimienta negra, cedro, ámbar rojo, loto y sándalo (estos 3 últimos son Aceites Sagrados).

– DOLOR MUSCULAR: Aceite esencial de romero, menta, mejorana, nuez moscada, gaulteria, helicrisum, clavo, albahaca, ciprés, pimienta negra, hisopo y sándalo (este último es un Aceite Sagrado).

– DOLOR POR TRAUMATISMO: Aceite esencial de geranio, lavanda, mejorana, menta, valeriana, geranio, pícea, helicrisum, árbol del té, menta, rosa, incienso y sándalo. Masajear con los aceites alrededor del nacimiento del cabello y la punta de los dedos de los pies.

EDEMA: Aceite esencial de ledum, manzanilla alemana, cedro, gaulteria, menta, lavanda, clavo, enebro, naranja, hinojo, geranio, ciprés, mejorana, helicrisum, ylang ylang, salvia, arrayán, nuez moscada, patchouli y jazmín (este último es un Aceite Sagrado).

EMBARAZO: Aceite esencial de lavanda, geranio, ylang ylang, helicrisum, geranio, palisandro, palmarrosa, manzanilla romana, limón, bergamota, rosa, musk y mirra (estos 3 últimos son Aceites Sagrados). NOTA: utilizar los aceites esenciales durante el embarazo en aplicación tópica e inhalación.

ENANISMO JUVENIL: La baja estatura en niños debida a la baja producción de la hormona del crecimiento por parte de la glándula pituitaria ha sido tratada en prácticas clínicas con la utilización del aceite esencial de la hierba del gato (Conyza canadensis). Otros aceites esenciales que también han demostrado eficacia son el de cedro, ciprés, melisa, lavanda, helicrisum, sándalo, incienso, loto y papiro (estos 4 últimos son Aceites Sagrados).

ENFERMEDAD DE CHRON: Aceite esencial de menta, nuez moscada, estragón, jengibre, hinojo, anís, patchouli y jazmín.

ENFERMEDAD DE TRANSMISIÓN SEXUAL

– HERPES SIMPLE TIPO 2: Aceite esencial de melisa, ravensara, árbol del té, ciprés, orégano, tomillo, comino, romero, clavo, limón, canela, eucalipto, casia, cálamo, hisopo, mirra, incienso y sándalo (estos 3 últimos son Aceites Sagrados).

– VERRUGAS GENITALES: Aceite esencial de melisa, orégano, tomillo, árbol del té, romero, clavo, limón, canela, cistus, hisopo, ravensara, ajedrea, hinojo, comino, lavanda e incienso (estos últimos en un Aceite Sagrado).

– GONORREA Y SÍFILIS: Como complemento al tratamiento médico, los siguientes aceites esenciales han demostrado eficacia en ensayos clínicos: orégano, melisa, tomillo, ajedrea, canela, clavo, limón, casia, cálamo, hisopo, nardo, mirra e incienso (estos 2 últimos son Aceites Sagrados).

ENFERMEDAD NEUROLÓGICA

– ESCLEROSIS LATERAL AMIOTRÓFICA (ELA): Aceite esencial de enebro, helicrisum, orégano, salvia española, romero, clavo, cardamomo, geranio, neroli, palisandro, bergamota, palisandro, ylang ylang, gálbano, cedro, albahaca, angélica, rosa, jazmín, sándalo e incienso (estos 4 últimos son Aceites Sagrados).

– COREA DE HUNTINGTON: Aceite esencial de menta, enebro, albahaca, mejorana, lavanda, ciprés y sándalo (este último es un Aceite Sagrado).

– ESCLEROSIS MÚLTIPLE: Aceite esencial de enebro, albahaca, helicrisum, geranio, menta, tomillo, orégano, menta, ciprés, mejorana, romero, pícea, palisandro, loto, incienso y sándalo (estos 3 últimos son Aceites Sagrados).

– ENFERMEDAD DE PARKINSON: Aceite esencial de enebro, menta, naranja, ylang ylang, patchouli, palisandro, helicrisum, ledum, sándalo, incienso y loto (estos 3 últimos son Aceites Sagrados).

EPILEPSIA: Aceite esencial de salvia sclarea, pícea, palisandro, cedro, melisa, ciprés, lavanda, helicrisum, loto, sándalo y jazmín (estos 3 últimos son Aceites Sagrados). NOTA: aplicar los aceites preferentemente de forma tópica e inhalada.

ERITEMA SOLAR: Aceite esencial de lavanda, abeto, helicrisum, ciprés y rosa (este último es un Aceite Sagrado).

ESCOLIOSIS: Aceite esencial de orégano, tomillo, albahaca, gaulteria, ciprés, mejorana, menta y sándalo (este último es un Aceite Sagrado). NOTA: Aplicar los aceites de forma tópica en masaje a lo largo de la columna.

ESGUINCE: Aceite esencial de gaulteria, abeto balsámico, albahaca, pino, pícea, ciprés, menta y sándalo (este último es un Aceite Sagrado). NOTA: Aplicar de forma tópica sobre el área afectada.

ESTREÑIMIENTO: Aceite esencial de jengibre, menta, hinojo, estragón, anís, patchouli y jazmín (este último es un Aceite Sagrado).

FERTILIDAD: Aceite esencial de salvia sclarea, salvia española, anís, hinojo, milenrama, geranio, mejorana, lavanda, geranio, neroli, palisandro, vetiver, ámbar rojo, loto, sándalo, incienso y musk (estos 5 últimos son Aceites Sagrados).

FIBROMIALGIA: Aceite esencial de manzanilla alemana, nuez moscada, abeto balsámico, gaulteria, helicrisum, menta, pícea, pimienta negra, hisopo, cistus, ajedrea, orégano, incienso y sándalo (estos 2 últimos son Aceites Sagrados).

FIEBRE: Aceite esencial de menta, eucalipto, romero, ledum, abeto, cistus, hisopo, ravensara, ajedrea, orégano, clavo, comino y árbol del té.

HEMATOMA: Aceite esencial de ciprés, cistus, helicrisum, limón, clavo, nuez moscada, gaulteria y laurel.

HEMORRAGIA: Aceite esencial de helicrisum, geranio, cistus, ciprés, lavanda, hisopo, mejorana, ylang ylang, gaulteria, clavo y mirra (este último es un Aceite Sagrado). NOTA: Aplicar los aceites en una compresa fría y/o 1 o 2 gotas en el caso afectada en caso de heridas pequeñas.

HEMORROIDES: Aceite esencial de ciprés, cistus, helicrisum, limón, nardo, albahaca, menta y arrayán. NOTA: Aplicar diluido en aceite portador de 3 a 5 gotas de una mezcla de dos o tres aceites.

HERIDAS: Aceite esencial de lavanda, árbol del té, romero, eucalipto, ciprés, gaulteria, tomillo, orégano, manzanilla alemana, lavandín, ajedrea, menta, clavo, citronela, geranio, naranja, helicrisum y mirra (este último es un Aceite Sagrado). NOTA: Aplicar 2 a 6 gotas de los aceites diluidos en un aceite portador, por ejemplo de rosa de mosqueta, en la zona afectada de 2 a 4 veces por día.

HERPES LABIAL: Aceite esencial de melisa, árbol del té, menta, lavanda, ajedrea, ravensara, orégano, tomillo, limón, canela, clavo, citronela, lavandín, arrayán y sándalo (este último es un Aceite Sagrado). NOTA: Aplicar una gota de un aceite tan pronto aparezca el herpes de 5 a 10 veces al día.

HEPÁTICOS, TRASTORNOS

– DESINTOXICACIÓN HÍGADO Y VESÍCULA BILIAR: Aceite esencial de ledum, helicrisum, mandarina, cardamomo, geranio, semilla de zanahoria, manzanilla alemana, manzanilla romana, romero y jazmín (este último es un Aceite Sagrado. Aplicar sobre el hígado en masaje). Se recomienda ingerir una mezcla de 2, 3 o 4 de los aceites y/o aplicar en compresa tibia sobre el hígado.

– HEPATITIS: Aceite esencial de ledum, ravensara, manzanilla alemana, tomillo, hinojo, geranio, helicrisum, estragón, jengibre, metna, enebro, patchouli, anís, clavo y jazmín (este último es un Aceite Sagrado. Aplicar en masaje sobre el plexo solar y sobre las zonas pulsátiles).

– ICTERICIA: Aceite esencial de ledum, semilla de zanahoria, manzanilla alemana, tomillo, geranio, helicrisum, hinojo, ylang ylang, sándalo, loto y jazmín (estos 3 últimos son Aceites Sagrados).

HIPOGLUCEMIA: Aceite esencial de lavanda, canela, tomillo, cilantro, comino, clavo, limón, eneldo, eucalipto, romero, hinojo, geranio, manzanilla romana, helicrisum, ledum, estragón, jengibre, enebro, anís, loto y jazmín (estos 2 últimos son Aceites Sagrados)

INFECCIÓN BACTERIANA O VÍRICA:

INFECCIÓN FÚNGICA:

– PIE DE ATLETA: Aceite esencial de árbol del té, niaouli, ciprés, abeto balsámico, lavanda, menta, tomillo y ajedrea.

– CANDIDA ALBICANS: Aceite de árbol del té, enebro, ravensara, tomillo, comino, clavo, gaulteria, limón, pícea, eucalipto, cistus, hisopo, orégano, menta, cistus, lavanda, romero, geranio, palmarosa, palisandro, incienso y jazmín (estos 2 últimos son Aceites Sagrados. Aplicar sobre el plexo solar).

– TIÑA Y CANDIDA DE LA PIEL: Aceite esencial de árbol del té, niaouli, ciprés, lavanda, romero, geranio, palisandro, patchouli y mirra (este último es un Aceite Sagrado). NOTA: Aplicar 1 o 2 gotas de dos, tres o cuatro aceites esenciales recomendados puros y del aceite de mirra sobre la zona afectada dos o tres veces por día.

– CANDIDIASIS VAGINAL: Aceite esencial de lavanda, árbol del té, romero, manzanilla romana, geranio, romero, enebro, menta, ajedrea, tomillo, laurel y ámbar rojo e incienso (estos 2 últimos son Aceites Sagrados). NOTA: Ingerir los aceites o aplicar en un tampón y mantener toda la noche.

INFECCIÓN DE LA VESÍCULA BILIAR: Aceite esencial de ledum, semillas de zanahoria, limón, enebro, manzanilla alemana, hinojo, geranio, gaulteria, clavo, menta, ylang ylagn, lavandín, helicrisum, loto, jazmín y sándalo (estos 3 últimos son Aceites Sagrados. Aplicar sobre la zona de la vesícula en forma de masaje). NOTA: Ingerir los aceites esenciales recomendados o aplicar de forma tópica sobre la vesícula 2 o 3 veces al día.

INFECCIÓN TRACTO URINARIO: Aceite esencial de orégano, tomillo, árbol del té, cistus, enebro, ajedrea, romero, estragón, jengibre, menta, hinojo, patchouli, salvia, geranio, nuez moscada, lavanda, clavo, ámbar rojo (este último es un Aceite Sagrado. Aplicar en las zonas pulsátiles y/o inhalar). NOTA: Aplicar de forma tópica con una compresa tibia sobre la vejiga 1 o 2 veces por día y/o ingerir una mezcla de dos, tres o cuatro de los aceites esenciales recomendados.

INFECCIÓN DE GARGANTA:

– TOS: Aceite esencial de ciprés, eucalipto, limón, ravensara, tomillo, orégano, menta, cedro, ámbar cachemir, mirra e incienso (estos 3 últimos son Aceites Sagrados).

– TOS SECA: Añadir a una cucharadita de miel o de jarabe de llantén 2 gotas de limón y 3 de eucalipto. Como aceite se recomienda ámbar Cachemir (Aceite Sagrado).

– LARINGITIS: Añadir 1 gota de limón, 1 gota de tomillo, 1 de romero y 1 de clavo a una cucharadita de miel o zumo o zumo y retener la mezcla en la parte posterior de la garganta y luego tragar. Como aceite se recomienda el ámbar cachemir (Aceite Sagrado).

– DOLOR DE GARGANTA: Aceite esencial de ciprés, eucalipto, tomillo, niaouli, orégano, limón, salvia, menta, ravensara, incienso, mirra y ámbar cachemir (estos 3 últimos son Aceites Sagrados).

– INFECCIÓN DE GARGANTA POR ESTREPTOCOCOS: Aceite esencial de eucalipto, orégano, tomillo, ravensara, ajedrea, abeto, niaouli, incienso, mirra y ámbar cachemir (estos 3 últimos son Aceites Sagrados).

– AMIGDALITIS: Aceite esencial de clavo, árbol del té, vara de San José, orégano, ajedrea, ravensara, tomillo, niaouli y ámbar cachemir (este último es un Aceite Sagrado).

INFECCIÓN DE PULMÓN:

– BRONQUITIS: Aceite esencial de romero, eucalipto, niaouli, tomillo, gaulteria, ravensara, pícea, pino, orégano, helicrisum, árbol del té, menta, abeto, salvia, casia, cálamo, hisopo, nardo, ajedrea, cistus, orégano, mirra, incienso y rosa (estos 3 últimos son Aceites Sagrados).

– NEUMONÍA: Aceite esencial de árbol del té, romero, tomillo, ledum, ravensara, niaouli, vara de San José, eucalipto, ajedrea, aní, hinojo, gaulteria, hisopo, menta, incienso y ámbar cachemir (estos 2 últimos son Aceites Sagrados).

– TOS FERINA: Aceite esencial de romero, lavanda, niaouli, tomillo, naranja, limón, citronela, arrayán, clavo, ravensara, comino, cistus, hisopo, mejorana, ciprés, nuez moscada, orégano, árbol del té y ámbar cachemir (este último es un Aceite Sagrado). NOTA: Aplicar los aceites vía tópica en el cuello y pecho y en compresas en la parte superior de la espalda, así como también vía inhalada.

INFERTILIDAD: Algunos aceites esenciales tienen propiedades similares a las hormonas que pueden ayudar los procesos de fertilidad. Estos son: aceite esencial de salvia sclarea, anís, hinojo, milenrama, geranio y musk (este último es un Aceite Sagrado). NOTA: Los aceites esenciales se pueden ingerir de 2 a 4 veces al día o bien se pueden aplicar todos, incluido el aceite de musk vía tópica en la parte baja de la espalda y en la parte baja del abdomen.

INFLAMACIÓN: Aceite esencial de helicrisum, clavo, nuez moscada, manzanilla alemana, árbol del té, abeto, menta, manzanilla romana, lavanda, ravensara, tomillo, ciprés, hisopo, incienso y mirra (estos últimos son Aceites Sagrados).

INTOXICACIÓN ALIMENTARIA: Aceite esencial de estragón, patchouli y romero

INTOXICACIÓN POR MONÓXIDO DE CARBONO: Aceite esencial de ravensara, eucalipto, arrayàn.

LACTANCIA MATERNA:

– MASTITIS: Aceite esencial de manzanilla romana, clavo, tomillo, romero y lavanda.

– AUMENTO DE LA LECHE MATERNA: Aceite esencial de geranio, hinojo y salvia.

– PEZONES RESQUEBRAJADOS: Aceite esencial de lavanda, geranio, helicrisum, pícea, palisandro, mirra y sándalo (estos 2 últimos son Aceites Sagrados). NOTA: Diluir los aceites con un aceite portador y aplicar masajeando el pezón.

AFECCIONES DE ESPALDA:

– CIÁTICA: Aceite esencial de helicrisum, menta, nuez moscada, tomillo, pícea, gaulteria, albahaca, romero, clavo, estragón y sándalo (este último es un Aceite Sagrado). NOTA: Aplicar los aceites sobre la zona en masaje o compresa tibia (si no hay inflamación).

– LUMBAGO: Aceite esencial de mejorana, estragón, jengibre, enebro, anís, hinojo, patchouli, pimienta negra, pícea, nuez moscada, albahaca, gaulteria, helicrisum, manzanilla alemana, menta y sándalo (este último es un Aceite Sagrado). NOTA: Aplicar los aceites vía tópica en masaje o en compresa tibia.

– LESIÓN DE ESPALDA: Aceite esencial de gaulteria, abeto, pícea, menta, mejorana, vetiver, helicrisum, enebro, albahaca y sándalo (este último es un Aceite Sagrado).

– DOLOR DE ESPALDA: Aceite esencial de lavanda, manzanilla alemana, albahaca, salvia sclarea, menta, geranio y sándalo (este último es un Aceite Sagrado).

– CALCIFICACIÓN DE LA COLUMNA VERTEBRAL: Aceite esencial de geranio, romero, eucalipto, lavanda, arrayán, mejorana, ravensara, orégano y vetiver. NOTA: Aplicar en masaje a lo largo de la columna vertebral.

– DOLOR Y RIGIDEZ DEL CUELLO: Aceite esencial de albahaca, mejorana, helicrisum, gaulteria, abeto, nuez moscada, lavanda, menta, sándalo y ámbar cachemir (estos 2 últimos son Aceites Sagrados). NOTA: Aplicar los aceites en masaje en el cuello o compresa tibia (si no hay inflamación).

– HERNIA DISCAL: Aceite esencial de helicrisum, albahaca, tomillo, melisa, abeto, pícea, vetiver, valeriana y sándalo (este último es un Aceite Sagrado). NOTA: Aplicar los aceites en masaje a lo largo de la columna o en compresa fría en la zona afectada.

LIMPIEZA METALES PESADOS: Aceite esencial de helicrisum, ciprés, ledum, manzanilla almena, geranio e incienso (este último es un Aceite Sagrado).

NAUSEAS: Aceite esencial de menta, patchouli, jengibre y nuez moscada. NOTA: los aceites recomendados se pueden inhalar, aplicar vía tópica en la zona del ombligo y detrás de las orejas o bien ingerir de 1 a 4 veces por día.

NERVIOSO, TRASTORNOS: Son problemas en los están involucrados o afectados los nervios superficiales o periféricos (a diferencia de los trastornos neurológicos en los que la perturbación es neurológica profunda en el cerebro). En general, se recomiendan los aceites esenciales de menta, lavanda, cedro, manzanilla alemana, manzanilla romana, salvia, romero, pícea, enebro, mejorana, helicrisum y sándalo (este último es un Aceite Sagrado). NOTA: los aceites recomendados deben aplicarse vía tópica diluidos o puros en el área afectada de 3 a 5 veces por día.

– NEURALGIA: Aceite esencial de mejorana, helicrisum, menta, enebro, gaulteria, clavo, pimienta negra, hinojo, geranio, patchouli, ylang ylang, romero, nuez moscada, loto y sándalo (estos 2 últimos son Aceites Sagrados). NOTA: Aplicar los aceites vía tópica en el área afectada o inhalada.

– NEURITIS: Aceite esencial de menta, lavanda, orégano, enebro, albahaca, mejorana, ciprés, tomillo, milenrama, clavo, pícea, palisandro, loto, incienso y sándalo (estos 3 últimos son Aceites Sagrados). NOTA: Aplicar los aceites recomendados vía tópica sobre el área afectada de 3 a 5 veces por día, con compresa fría o inhalada

– SÍNDROME DEL TÚNEL CARPIANO: Aceite esencial de menta, albahaca, gaulteria, ciprés, mejorana, helicrisum, pimienta negra, hiospo y sándalo (este últimos es un Aceite Sagrado). NOTA: Aplicar los aceites recomendados vía tópica sobre el área afectada de 3 a 5 veces por día o bien en compresa fría de 2 a 3 veces por día.

– NEUROPATÍA: Aceite esencial de hierba del gato, menta, enebro, milenrama, vara de San José, helicrisum, albahaca, mejorana, lavanda, geranio, gaulteria, clavo, naranja, patchouli, ylang ylang, loto y sándalo (estos 2 últimos son Aceites Sagrados). NOTA: Aplicar los aceites recomendados vía tópica sobre el área afectada puros o diluidos o en compresa fría de 2 a 3 veces por día, o bien inhalados. Si el daño comienza a revertirse suele haber dolor por lo que se puede aplicar aceite esencial de clavo, menta, gaulteria o helicrisum para aliviar.

OBESIDAD: Aceite esencial de menta, ylang ylang, vainilla, limón, mandarina, bergamota, palisandro, palmarosa, manzanilla romana, jengibre, rosa y jazmín (estos 2 últimos son Aceites Sagrados).

OCULAR, TRASTORNOS:

– CONDUCTO LAGRIMAL BLOQUEADO: Aceite esencial de lavanda. NOTA: Aplicar 1 gota sobre el puente de la nariz.

– CATARATAS Y GLAUCOMA: Aceite esencial de clavo, lavanda, ciprés, eucalipto y sándalo (este último es un Aceite Sagrado) NOTA: ingerir los aceites diluidos en un amplio círculo alrededor del ojo y en las sienes de 1 a 3 veces por día y/o ingerir los aceites esenciales recomendados 2 o 3 veces por día.

– DEGENERACIÓN MACULAR ASOCIADA A LA EDAD: Aceite esencial de limón (para la degeneración macular seca) , aceite esencial de clavo (para la degeneración macular húmeda) y sándalo e incienso (estos 2 últimos son Aceites Sagrados). NOTA: Ingerir los aceites esenciales 1 vez al día y aplicar en masaje alrededor del ojo y en las sienes los Aceites Sagrados.

– VISIÓN BORROSA: Aceite esencial de helicrisum, lavanda, ciprés, mejorana, ylang ylang, gaulteria, menta y sándalo (este último es un Aceite Sagrado). NOTA: Aplicar vía tópica los aceites recomendados en un círculo alrededor del ojo y en las sienes.

– CONJUNTIVITIS: Aceite esencial de citronela, árbol del té, romero, arrayán, enebro, pícea, cistus, hisopo, ravensara, ajedrea, orégano, clavo, comino, sándalo, mirra e incienso (estos 3 últimos son Aceites Sagrados).

OÍDO, PROBLEMAS DE:

– DOLOR DE OÍDOS: Aceite esencial de tomillo, lavanda, árbol del té, romero, helicrisum, manzanilla romana, ravensara, menta, eucalipto, clavo, citronela, lavandín, arrayán, gaulteria, limón, canela, cistus, hisopo, ajedrea, orégano, comino, incienso y ámbar cachemir (estos 2 últimos son Aceites Sagrados). NOTA: Aplicar los aceites vía tópica diluidos en aceite de oliva tibio alrededor del orificio de la oreja (nunca dentro) o en compresa tibia sobre la oreja.

– ÁCAROS DEL OÍDO: Aceite esencial de eucalipto, citronela, arrayán, lavandín, árbol del té y ámbar cachemir (este último es un Aceite Sagrado). NOTA: Aplicar los aceites diluidos con aceite de oliva tibio alrededor de la oreja (nunca dentro del oído) y en los lóbulos de las orejas.

– PERFORACIÓN DE TÍMPANO: Aceite esencial de lavanda, árbol del té, romero, clavo y ámbar cachemir (este último es un Aceite Sagrado). NOTA: Aplicar los aceites diluidos en aceite de oliva tibio alrededor de la oreja y en los lóbulos de las orejas.

OSTEOPOROSIS: Aceite esencial de gaulteria, pícea, abeto, pino, ciprés, menta, mejorana, romero, albahaca, citronela, árbol del té, arrayán, cedro, ylang ylang, pimienta negra, hisopo, clavo, helicrisum y sándalo (este último es un Aceite Sagrado). NOTA: Aplicar los aceites vía tópica a lo largo de la columna vertebral y en el área afectada de 2 a 3 veces por día.

PANCREATITIS: Aceite esencial de menta, vetiver, ajedrea, orégano, geranio, canela, cálamo, casia, hisopo, nardo, cistus, ravensara, romero, clavo, mirra e incienso (estos 2 últimos son Aceites Sagrados). NOTA: los aceites recomendados se pueden ingerir o aplicar vía tópica.

PAPERAS: Aceite esencial de tomillo, melisa, ciprés, gaulteria, ravensara, eucalipto, limón, lavanda, clavo, canela, nardo, gálbano, ámbar cachemir, incienso y mirra (estos 3 últimos son Aceites Sagrados). NOTA: Los aceites recomendados se pueden ingerir o aplicar vía tópica sobre la zona con una compresa tibia.

PARÁSITOS INTESTINALES: Aceite esencial de estragón, anís, albahaca, menta, jengibre, nuez moscada, hinojo, enebro, palisandro, árbol del té, romero, helicrisum, manzanilla romana, geranio, jazmín y loto (estos 2 últimos son Aceites Sagrados). NOTA: los aceites recomendados se pueden ingerir o aplicar vía tópica en compresa tibia sobre el abdomen.

PEDICULOSIS: Aceite esencial de eucalipto, lavanda, menta, tomillo, geranio, nuez moscada y romero. NOTA: Diluir los aceites esenciales recomendados con un aceite portador y aplicar sobre el cuero cabelludo. Dejar al menos media hora. Lavar el cabello y enjuagar con una solución de 2 gotas de eucalipto, 2 gotas de lavanda, 2 gotas de geranio, 25 ml. de vinagre y 200 ml. de agua.

PICADURAS DE INSECTOS: Aceite esencial de lavanda, eucalipto, citronela, árbol del té, menta, manzanilla romana y romero.

PIEL, TRASTORNOS DE LA

– AMPOLLAS: Aceite esencial de árbol del té, helicrisum, menta, lavanda, limón, manzanilla alemana, eucalipto, romero, tomillo, ajedrea, palmarosa, patchouli, clavo, citronela, arrayán, palisandro, enebro, ravensara, orégano, nardo, gálbano, casia, canela, cistus, ajedrea, comino, mirra e incienso (este último es un Aceite Sagrado). NOTA: Aplicar los aceites sobre la zona diluidos de 3 a 5 veces al día.

– ACNÉ: Aceite esencial de árbol de té, geranio, vetiver, ciprés, lavanda, patchouli, manzanilla alemana, manzanilla romana, palisandro, cedro, eucalipto, clavo e incienso (este último es un Aceite Sagrado). NOTA: Diluir los aceites esenciales con aceite portador de pepita de uvas y aplicar sobre la zona afectada de 1 a 3 veces por día.

– ARRUGAS: Aceite esencial de helicrisum, ciprés, lavanda, ylang ylang, patchouli, salvia, geranio, salvia sclarea, palisandro, neroli, palmarosa, nardo, bergamota, limón, manzanilla romana, sándalo, rosa, incienso, jazmín y mirra (estos 5 últimos son Aceites Sagrados). NOTA: Aplicar los aceites diluidos en un aceite portador, por ejemplo de jojoba, argán, aguacate.

– EXANTEMA DEL PAÑAL: Aceite esencial de lavanda, helicrisum, manzanilla alemana, ciprés, geranio, palmarosa, palisandro, ylang ylang, bergamota, rosa y ámbar rojo (estos 2 últimos son Aceites Sagrados). NOTA: Diluir los aceites recomendados con un portador, por ejemplo aceite de jojoba o de almendras y aplicar de 2 a 4 veces al día.

– ECZEMA: Aceite esencial de lavanda, enebro, ledum, cistus, manzanilla romana, manzanilla alemana, geranio, citronela, árbol del té, palisandro, palmarosa, ylang ylang, limón, bergamota, tomillo, hinojo, helicrisum , jazmín, rosa y musk (estos 3 últimos son Aceites Sagrados). NOTA: Aplicar los aceites recomendados diluidos en el área afectada de 3 a 5 veces por día.

– LUNAR: Aceite esencial de orégano e incienso (este último es un Aceite Sagrado). Aplicar sobre el lunar directamente 2 a 3 veces por día.

– PSORIASIS: Aceite esencial de enebro, ciprés, manzanilla romana, árbol del té, patchouli, lavanda, helicrisum, clavo, hinojo, rosa y loto (estos 2 últimos son Aceites Sagrados). NOTA: los aceites recomendados se pueden aplicar vía tópica puros 2 veces por día, con compresa tibia 3 veces por semana y/o ingeridos 1 vez al día.

– PIEL FLÁCIDA: Aceite esencial de lavanda, ciprés, patchouli, helicrisum, incienso y musk (estos 2 últimos son Aceites Sagrados). NOTA: Aplicar los aceites puros o diluidos 1 o 2 veces por día.

– ÚLCERAS DÉRMICAS: Aceite esencial de palisandro, clavo, helicrisum, manzanilla romana, patchouli, lavanda y mirra (este último es un Aceite Sagrado). NOTA: Aplicar los aceites recomendados vía tópica puros o diluidos.

– ESTRIAS: Aceite esencial de lavanda, nardo, geranio, mirra e incienso (estos 2 últimos son Aceites Sagrados). NOTA: Aplicar los aceites puros o diluidos en aceite portador de rosa de mosqueta y masajear de 2 a 3 veces por día.

– VITÍLIGO: Aceite esencial de vetiver, citronela, árbol de té, arrayán, lavandín, romero, clavo, sándalo, musk y mirra (estos 3 últimos son Aceites Sagrados).

PLEURESÍA: Aceite esencial de ajedrea, tomillo, ravensara, niaouli, eucalipto, gauteria, limón, pino, ciprés, menta, arrayán, cistus, hisopo, comino, nardo, casia, cálamo, canela, gálbano, incienso, mirra, y rosa (estos 3 últimos son Aceites Sagrados). NOTA: Aplicar los aceites vía tópica masajeando el cuello y pecho, en compresa tibia en el cuello, pecho y parte superior de la espalda 1 vez al día o bien inhalados.

POLIOMELITIS: Aceite esencial de árbol del té, gaulteria, melisa, ravensara, limón, ylang ylang, arrayán, estragón, salvia sclarea, ciprés, sándalo, mirra e incienso (estos 3 últimos son Aceites Sagrados, que deben aplicarse sobre el cuello, nuca, frente y espalda en masaje al menos 2 o 3 veces al día). NOTA: Los aceites esenciales recomendados se deben ingerir 2 o 3 veces por día.

PRÓSTATA: Aceite esencial de orégano, naranja, abeto, comino, tomillo, ciprés, salvia, hinojo, lavanda, arrayán, geranio, nuez moscada, manzanilla alemana, mirra, incienso, ámbar rojo y musk (estos 4 últimos son Aceites Sagrados). NOTA: Aplicar los aceites vía tópica diluidos en aceite de semillas de sésamo en el área comprendida entre el recto y el escroto 2 veces por día.

– HIPERPLASIA PROSTÁTICA: Aceite esencial de ledum, naranja, abeto, comino, salvia, hinojo, lavanda, arrayán, milenrama, menta, manzanilla alemana, mejorana, cedro, abeto, tuya, ciprés, incienso, jazmín, mirra y ámbar rojo (estos 4 últimos son Aceites Sagrados). NOTA: los aceites recomendados se pueden aplicar vía tópica diluidos en aceite de semillas de sésamo en la zona comprendida entre el recto y el escroto y/o ingerir 3 veces por día.

– CÁNCER DE PRÓSTATA: Aceite esencial de ledum, naranja, tuya, abeto, comino, hinojo, lavanda, milenrama, menta, clavo, tomillo, helicrisum, salvia, mirra, incienso y ámbar rojo (estos 3 últimos son Aceites Sagrados). NOTA: Aplicar los aceites vía tópica diluidos con aceite de semillas de sésamo sobre la zona comprendida entre el recto y el escroto y/o ingerir los aceites esenciales 2 a 4 veces por día.

– PROSTATITIS: Aceite esencial de romero, arrayán, tomillo, menta, salvia, hinojo, lavanda, albahaca, ciprés, estragón, jengibre, enebro, patchouli, arrayán, milenrama, mejorana, tuya, jazmín y ámbar rojo (estos 2 últimos son Aceites Sagrados). NOTA: los aceites ser pueden aplicar tópicamente en la zona comprendida entre el recto y escroto diluidos con aceite de semillas de sésamo y/o ingerir de 2 a 3 veces por día.

TIROIDES, PROBLEMAS DE

– HIPERTIROIDISMO: Aceite esencial de pícea, menta, salvia, geranio, arrayán, nuez moscada, manzanilla alemana, mirra, ámbar cachemir y loto (estos 3 últimos son Aceites Sagrados). NOTA: Los aceites se pueden aplicar vía tópica diluidos sobre la tiroides de 1 a 3 veces por día y/o ingerir los aceites esenciales 2 veces por día.

– HIPOTIROIDISMO: Aceite esencial de ledum, arrayán, menta, clavo, geranio, nuez moscada, manzanilla alemana, ámbar cachemir y mirra (estos 2 últimos son Aceites Sagrados). NOTA: los aceites se pueden aplicar vía tópica sobre la zona de tiroides diluidos de 1 a 3 veces por día y/o ingerir de 2 a 3 veces por día.

QUISTE

– QUISTE EN GÁNGLIOS: Aceite esencial de orégano y tomillo. NOTA: Aplicar los aceites puros vía tópica de 3 a 4 veces por día sobre la zona afectada.

– QUISTE OVÁRICO Y UTERINO: Aceite esencial de árbol del té, orégano, salvia sclarea, ciprés, geranio, albahaca e incienso (este último es un Aceite Sagrado). NOTA: Aplicar los aceites vía tópica masajeando la zona externa y/o en compresa tibia.

– QUISTE SIMPLE: Aceite esencial de orégano y tomillo. NOTA: Aplicar tópicamente sobre la zona de 3 a 4 veces por día.

RENAL, TRASTORNO:

– CÁLCULOS RENALES: Aceite de gaulteria, geranio, enebro, eucalipto, helicrisum, hinojo y musk (este último es un Aceite Sagrado). NOTA: los aceites se pueden aplicar tópicamente en compresa tibia sobre la zona del riñón y/ ingerir los aceites esenciales 2 veces por día.

– DIURÉTICO: Aceite esencial de ledum, romero, enebro, hinojo, anís, geranio, salvia, menta, arrayán, nuez moscada, manzanilla alemana, estragón, jengibre, patchouli, neroli, palisandro, manzanilla romana, helicrisum, romero, incienso, sándalo, loto y ámbar rojo (estos 4 últimos son Aceites Sagrados). NOTA: los aceites recomendados se pueden masajear sobre la zona del riñón diluidos, aplicar en compresa tibia sobre la zona del riñón o ingerir los aceites esenciales y/o ingerir 3 veces por día.

– DESINTOXICACIÓN: Aceite esencial de helicrisum, enebro, hinojo, estragón, jengibre, menta, anís, geranio, manzanilla romana, ledum, loto y musk (estos 2 últimos son Aceites Sagrados). NOTA: ingerir los aceites esenciales 3 veces al día y aplicar los Aceites Sagrados sobre la zona de los riñones.

– INFECCIÓN DE URÉTER: Aceite esencial de limón, arrayán y musk (este último es un Aceite Sagrado). NOTA: los aceites se pueden aplicar en masaje sobre la zona de los riñones y/o ingerir dos veces por día durante 10 días.

– NEFRITIS: Aceite esencial de ciprés, enebro, ledum, ylang ylang, menta, arrayán, nuez moscada, geranio, mejorana, helicrisum, limón, canela, eucalipto, romero, hinojo, mirra, loto y musk (estos 3 últimos son Aceites Sagrados). NOTA: los aceites se pueden aplicar vía tópica en compresa fría 1 o 2 veces al día sobre el riñón y/o ingerir los aceites esenciales de 2 a 4 veces por día.

RONQUIDO: Frotar de 4 a 6 gotas de aceite esencial de tomillo diluido en la planta de los pies antes de ir a dormir. Como Aceite Sagrado masajear la zona del cuello y garganta y mandíbula con ámbar cachemir.

SARAMPIÓN: Aceite esencial de lavanda, manzanilla romana, árbol del té, clavo, tomillo, manzanilla alemana, hisopo, ravensara, cistus, ajedrea, orégano, comino e incienso (este último es un Aceite Sagrado). NOTA: Aplicar vía tópica diluidos en aceite portador de rosa de mosqueta.

SARNA: Aceite esencial de citronela, menta, palmarosa, lavandín, eucalipto, pimienta negra, jengibre, estragón, enebro, anís, hinojo, patchouli, arrayán, árbol del té, naranja, ylang ylang, mirra y loto (estos 2 últimos son Aceites Sagrados). NOTA: Aplicar los aceites recomendados vía tópica diluidos o puros y masajear la zona de 3 a 4 veces por día. Para el tratamiento del cabello añadir de 2 a 4 gotas de 2 o 3 de los aceites recomendados en una dosis de champú.

SIDA: Se ha demostrado que los aceites esenciales de limón, cistus, tomillo y lavanda tienen propiedades reconstituyentes de células inmunitarias. En investigación se ha demostrado que el aceite esencial de comino tiene efecto inhibitorio sobre la reproducción viral. Otros aceites antivirales son el de orégano, tuya, incienso, sándalo y mirra (estos 3 últimos son Aceites Sagrados). NOTA: Aplicar los aceites diluidos o puros en la planta de los pies, a lo largo de la columna y en masaje por todo el cuerpo y/o ingerir los aceites esenciales 1 vez por día.

SÍNDROME DE FATIGA CRÓNICA: Aceite esencial de tomillo, clavo, nuez moscada, ajedrea, orégano, árbol del té, romero, comino, cistus, menta, salvia, geranio, arrayán, manzanilla alemana, limón, canela, estragón, jengibre, anís, patchouli, casia, cálamo, hisopo, nardo, gálbano, mirra, incienso sándalo y loto (estos 4 últimos son Aceites Sagrados). NOTA: los aceites recomendados se pueden aplicar vía tópica, inhalada o ingerir los aceites esenciales 3 veces por día.

SÍNDROME DEL INTESTINO IRRITABLE: Aceite esencial de menta, anís, hinojo, estragón, ledum, helicrisum y jazmín (este último es un Aceite Sagrado). NOTA: Ingerir los aceites contenidos en una cápsula de aceites esenciales 2 veces por día.

SISTEMA ENDOCRINO: Aceite esencial de hierba del gato, helicrisum, verbena, limón, nuez moscada, clavo, romero, menta, pícea, salvia, geranio, arrayán, manzanilla alemana, enebro, pimienta negra, palisandro, vetiver, ylang ylang, mirra, sándalo y jazmín (estos 3 últimos son Aceites Sagrados). NOTA: los aceites recomendados se pueden aplicar vía tópica en los pies, en la glándula tiroides y suprarrenales, inhalados y/o ingerir los aceites esenciales 2 veces por día.

SISTEMA LINFÁTICO: Aceite esencial de ledum, helicrisum, arrayán, ciprés, limón, naranja, romero, estragón, jengibre, menta, enebro, anís, hinojo, patchouli, geranio, manzanilla romana, manzanilla alemana, nuez moscada, clavo, canela, palisandro, neroli, eucalipto, pino, lavanda, ylang ylang, abeto, pimienta negra, incienso, loto y sándalo (estos 3 últimos son Aceites Sagrados). NOTA: Los aceites se pueden aplicar vía tópica sobre las glándulas doloridas y en las axilas en masaje de 2 a 3 veces por día, en compresa tibia sobre las áreas afectadas 1 o 2 veces por día, y/o ingerir los aceites esenciales 2 veces por día.

SISTEMA NERVIOSO AUTÓNOMO

– ESTIMULAR EL S.N. SIMPÁTICO: Aceite esencial de menta, hinojo, jengibre, eucalipto, pimienta negra, albahaca, cardamomo, palisandro, geranio, romero, laurel, palmarosa, bergamota, ylang ylang, limón, manzanilla romana, cedro, melisa, helicrisum, incienso, sándalo, y jazmín (estos 3 últimos son Aceites Sagrados). NOTA: Los aceites se pueden aplicar vía tópica en masaje, inhalado 1 o 2 veces por día y/o ingerir 2 o 3 de los aceites esenciales recomendados 2 veces por día.

– PARASIMPÁTICO: Aceite esencial de lavanda, patchouli, mejorana, pícea, palisandro, cistus, hisopo, ajedrea, ravensara, clavo, comino, orégano, naranja, ylang ylang, incienso, loto y rosa (estos 3 últimos son Aceites Sagrados). NOTA: los aceites recomendados se pueden aplicar vía tópica en masaje, inhalar 1 o 2 veces por día y/o ingerir una mezcla de 2 o 3 de los aceites esenciales 2 veces por día.

SUDACIÓN EXCESIVA: Aceite esencial de salvia española, salvia sclarea, milenrama, hinojo, lavanda, arrayán, menta, geranio, palisandro, arrayán, nuez moscada, manzanilla alemana, bergamota, ylang ylang y jazmín (este último es un Aceite Sagrado). NOTA: Aplicar los aceites tópicamente en la planta de los pies, en la nuca y parte baja del abdomen, puros o diluidos por la mañana y antes de dormir.

SANGUÍNEO, TRASTONO: Aceite esencial de vara de San José, helicrisum, mejorana, ciprés, arrayán, naranja, mandarina, limón, clavo, menta, geranio, nuez moscada, cistus, ylang ylang, gaulteria, abeto, pimienta negra, tomillo, estragón, jengibre, hisopo, pícea, lavanda, angélica, salvia española, palisandro, palmarosa, bergamota, rosa, jazmín, sándalo e incienso (estos 4 últimos son Aceites Sagrados). NOTA: los aceites recomendados se pueden aplicar vía tópica en masaje diluidos 2 o 3 veces por día sobre el área afectada, en masaje y/o ingerir los aceites esenciales 2 veces por día.

– ANEMIA: Aceite esencial de limón, helicrisum, ciprés, mejorana, ylang ylang, manzanilla romana, hinojo, geranio, nardo, ledum y loto (este último es un Aceite Sagrado). NOTA: Aplicar los aceites vía tópica en los pies y en las muñecas y/o ingerir los aceites esenciales 2 veces por día.

– CIRCULACIÓN SANGUÍNEA DEFICIENTE: Aceite esencial de helicrisum, clavo, nuez moscada, abeto, limón, ciprés, albahaca, gaulteria, naranja, cistus, mandarina, menta, incienso, mejorana, clavo, pícea, palisandro, sándalo y loto (estos 2 últimos son Aceites Sagrados). NOTA: Aplicar los aceites tópicamente en la planta de los pies, muñecas y piernas y/o ingerir los aceites recomendados 2 veces por día.

– DESINTOXICACIÓN SANGUÍNEA: Aceite esencial de helicrisum, manzanilla romana, manzanilla alemana, romero, estragón, jengibre, anís, hinojo, menta, patchouli, ledum, geranio, naranja, limón, cardamomo y loto (este último es un Aceite Sagrado). NOTA: Aplicar los aceites vía tópica en la planta de los pies y muñecas y/o ingerir los aceites esenciales recomendados 2 o 3 veces por día.

– VENAS VARICOSAS: Aceite esencial de helicrisum, ciprés, gaulteria, albahaca, menta, limón y lavanda. NOTA: Aplicar los aceites esenciales puros o diluidos en las piernas masajeando en dirección al corazón.

– FLEBITIS: Aceite esencial de helicrisum, clavo, cistus, naranja, vara de San José y lavanda. NOTA: Aplicar los aceites diluidos en el área afectada o sobre el corazón 3 veces por día y/o ingerir 1 vez por día.

VÉRTIGO: Aceite esencial de ciprés, menta, cedro, melisa, albahaca, mejorana, helicrisum, ylang ylang, cardamomo, palisandro, palmarosa, limón, bergamota, manzanilla romana, jazmín, sándalo e incienso (estos 3 últimos son Aceites Sagrados). NOTA: Aplicar los aceites vía tópica en las sienes, nuca y hombros y/o ingerir 1 o 2 veces al día.

Culebrilla o Herpes Zoster. Remedio Natural, Árbol de Té, Diente de León, Té, Toronjil (Melisa), Uña de gato. Homeopatía

La culebrilla o Herpes Zoster es producido por el virus de la varicela, de las personas que han sufrido esta infección vírica, quedando en estado latente hasta que el sistema inmunitario del huésped se debilita.

No existe tratamiento específico, así que debes acudir a tu médico inmediatamente.
A continuación detallamos algunos remedios que pueden aliviar la patología:

– Diente de León. Infusionar generosamente hojas de diente de león (antiinflamatorio). Pasar un algodón empapado por las ampollas y también tomar tres o cuatro infusiones diarias.
– Aceite esencial de Árbol de Té. Pasar un algodón ligeramente empapado con el aceite. Ayudará a disminuir las molestias de las vesículas en la piel.
– Té. Pasar un algodón ligeramente empapado y humedecer las ampollas. Aliviará los síntomas.
– Toronjil (Melisa). Puedes tomarlo infusionado y además humedecer un algodón para ir aliviando las molestias de las vesículas. Efectivo contra la fiebre, calmante, antiespasmódico y analgésico.
– Uña de gato. Antiviral, antiinflamatorio. Infusionada y aplicar en la zona. EXCEPTO EN EL EMBARAZO.
– Aceite esencial de Menta Piperita. Aplicar directamente en la zona (evitar genitales, ojos, heridas)
– Aceite esencial de Melisa.
– Aceite de Hipérico o hierba de san Juan.
– Sangre de Drago (resina de árbol del amazonas) antiviral y antibacteriano. Aplicar en la piel.
– Gel o pulpa de Aloe Vera (Sábila). Dolor y picor.
– Echinacea y Própolis, mejoran el sistema inmunitario.

NUTRICIÓN
Ingerir alimentos que contengan Lisina, aumenta la respuesta del sistema inmune y mejora la recuperación:
levadura de cerveza
soja
patatas
huevo
algas
plátanos
zanahorias
papayas
pescado

Evitar el consumo de Arginina, ya que favorecen la replicación vírica.
sésamo
almendras
chocolate
anacardos
avellanas
nueces
cacahuetes
coco
gelatina

Tomar vitamina C, antioxidante natural que ayuda en la mejoría de los síntomas de las vesículas: frutas, legumbres y germinados.
Tomar vitamina B, para la recuperación neurológica. En este caso, la levadura de cerveza es ideal.

HOMEOPATÍA

Hypericum 200CH
Antimonium Crudum 6CH

alternados cada 3 horas en casos agudos

Alérgia a cereales, legumbres y frutos secos

Alergia a cereales, legumbres y frutos secos

Dr. Ernesto Enrique Miranda

Médico especialista en Alergología. Sección de Alergología del Hospital General de Castellón

¿Es frecuente la alergia a cereales, legumbres y frutos secos?

La alergia a alimentos es una causa muy frecuente de consulta al alergólogo. Las causas, o los alimentos implicados, varían dependiendo de diversos factores. En los primeros años de la vida, los alimentos que causan alergia son diferentes a los que la provocan en la edad adulta. La alergia a proteínas de leche de vaca y del huevo es la más relacionada con la alergia alimentaria en la infancia, mientras que la alergia a los alimentos de origen vegetal va adquiriendo importancia con la edad. Un segundo aspecto que debe tenerse en cuenta es la situación geográfica. Así, en Estados Unidos o en Gran Bretaña el alimento más implicado en alergia alimentaria es el cacahuete, mientras que en nuestro país, el alimento más frecuente es el melocotón.

La alergia alimentaria a vegetales del grupo de los cereales, legumbres y frutos secos es muy habitual. Los frutos secos son, con las frutas, la primera causa de alergia alimentaria en los adultos y una de las primeras en la edad infantil. Los cereales y las legumbres tienen una importancia epidemiológica menor, pero, como se irá viendo, son alimentos alergénicos con características especiales que vale la pena considerar.

¿Cómo se manifiesta la alergia a cereales?

Los cereales cultivados, especialmente el trigo, son una importante fuente de proteínas de las dietas de todo el mundo. La lista de alimentos que contienen cereales es muy amplia. Los cereales, además de su consumo directo en las pastas y productos de panadería, se utilizan como agente espesante o de relleno en productos cárnicos, bebidas o en multitud de alimentos procesados.

La prevalencia de la alergia a cereales es baja comparada con otros grupos de alimentos, aunque existen diferencias geográficas y diferencias por la edad. La alergia a cereales se manifiesta clínicamente como los otros casos de alergia alimentaria, con síntomas que afectan a la piel (urticaria o eccemas); al tubo digestivo (dolor abdominal, vómitos o diarrea); o al aparato respiratorio (dificultad para respirar, ruidos respiratorios o sibilantes, picor, estornudo, secreción y obstrucción nasal, o síntomas oculares como picor, lagrimeo, enrojecimiento conjuntival o edema palpebral). Este tipo de presentación es más frecuente en la infancia y suele desaparecer con la edad. Además, el trigo se considera una de las sensibilizaciones que más se relaciona con la dermatitis atópica en los niños, exacerbando las lesiones de la piel, mientras que en los adultos esto es sólo ocasional.

Hay otras manifestaciones, relacionadas con la alergia a cereales, que tienen características interesantes, como el asma del panadero o las reacciones sistémicas relacionadas con el ejercicio (anafilaxia inducida por ejercicio).

¿Qué es el asma del panadero?

El asma del panadero es una de las enfermedades respiratorias ocupacionales (causadas por el trabajo) más frecuentes. Se caracteriza por presentar cuadros de asma relacionados con la manipulación e inhalación de harinas. Por tanto, no se trata de una alergia alimentaria, sino de una alergia respiratoria por inhalación de un alimento o de sus componentes.

Los alérgenos contenidos en las harinas de cereales pueden provenir de tres fuentes diferenciadas. Además de los ingredientes presentes en el grano de cereal, la harina puede contener una serie de aditivos añadidos para conseguir una mejor calidad panadera. Los principales componentes que se añaden son preparados enriquecidos en enzimas provenientes de hongos, como las alfa-amilasas, xilanasas o celulasas, entre otras. Otros agentes capaces de causar el asma del panadero son los diversos parásitos que pueden infestar las harinas, como es el caso de los ácaros u otros insectos.

También se puede desarrollar alergia respiratoria por inhalación de polvo de arroz, como sucede en las bodas, en las que tradicionalmente se echa arroz a los recién casados. En este caso se ha atribuido esta reacción a
la presencia de IgE (inmunoglobulina E) específica frente a una proteína del arroz (proteína de transferencia de lípidos) que guarda una alta semejanza con la responsable de la alergia al melocotón, que como se ha dicho, es la alergia alimentaria más frecuente en España. Estas homologías entre proteínas dan lugar a fenómenos de reactividad cruzada. Es decir, el anticuerpo IgE frente a la proteína del melocotón reconoce una proteína similar del arroz, en este caso, dando lugar a la reacción alérgica. Por lo tanto, una persona alérgica al melocotón podría desarrollar asma, al respirar el polvo del arroz de las bodas.

Tanto en el caso del asma del panadero como en el de la inhalación del arroz, las manifestaciones clínicas se producen sólo por inhalación. Estos pacientes pueden ingerir el pan o el arroz sin problemas.

¿Hay otros cuadros clínicos típicos de la alergia a cereales?

La ingestión de cereales también se ha relacionado con reacciones graves. Es una de las causas conocidas de anafilaxia relacionada con el esfuerzo. Los pacientes presentan una reacción con el alimento sólo si después realizan algún tipo de ejercicio físico. Esto supone una reacción alérgica que precisa de dos factores, el alérgeno por un lado, y por el otro, el ejercicio o esfuerzo. Si no realizan el ejercicio, aunque tomen el alimento no pasará nada. Se ha descrito una proteína del trigo, la ω-5-gliadina, como el alérgeno implicado en las reacciones anafilácticas relacionadas con el ejercicio. Por tanto, la presencia de IgE específica frente a esta proteína sirve de marcador para este tipo de reacción. Estas reacciones vinculadas al esfuerzo son difíciles de diagnosticar, debido a que el grado de ejercicio llevado a cabo o la cantidad de cereal que se debe ingerir puede ser variable.

Otras reacciones graves pueden ocurrir por ingesta de cereales ocultos en alimentos. Esto ocurre con el procesado de alimentos a los que se les añade cereales como espesante o de relleno, y el paciente no lo sabe. Por otro lado, los ácaros e insectos que infestan las harinas pueden provocar también reacciones, que se pueden atribuir erróneamente a los cereales.

¿Qué recomendaciones deben seguir los pacientes alérgicos a cereales?

La primera precaución que se ha de tener en cuenta es la evitación del alimento responsable de la alergia; ello supone un cuidado especial con los productos manufacturados y la lectura obligada de las etiquetas. Esto no siempre es fácil, si se tiene en cuenta el uso de harinas de trigo, arroz o maíz como espesantes de salsas, rebozados o, incluso, en bebidas. Por ejemplo, podemos encontrar harina de arroz en el sake japonés.

¿La enfermedad celíaca puede considerarse una alergia alimentaria a cereales?

No todos los efectos adversos son producidos por reacciones alérgicas. Por ejemplo, las intoxicaciones alimenticias se deben a la presencia de bacterias, y la intolerancia a la lactosa causa reacciones adversas por la falta de una enzima denominada lactasa.

La enfermedad celíaca se desencadena por un mecanismo inmunológico. Esto la incluiría dentro de la clasificación de alergia alimentaria. Sin embargo, en este caso no obedece a la presencia del anticuerpo IgE, como la clásica alergia alimentaria.

La celiaquía es una enfermedad crónica del intestino delgado que se caracteriza por aparecer en sujetos susceptibles genéticamente y producir una respuesta de tipo autoinmune en relación con la ingesta de gluten. El gluten está formado por diversas proteínas (gliadinas y gluteninas), presentes en algunos cereales como el trigo, la cebada, el centeno o la avena, y que son las responsables de la elasticidad de las masas de harina.

¿Es frecuente la alergia a las legumbres? ¿Cuáles son las legumbres más frecuentes?

Las legumbres o leguminosas son plantas que se caracterizan porque sus frutos se encuentran encerrados en vainas. La mayoría de las reacciones alérgicas producidas por estos alimentos se debe a la ingesta de cacahuete (que se incluye habitualmente dentro del grupo de los frutos secos), soja, lentejas, guisantes, garbanzos, judías verdes, habas o altramuces.

La alergia al cacahuete se considera en los países anglosajones un problema de salud pública, ya que el 0,5% de la población es alérgica a él; y en un 50% de los casos se asocia a reacciones de cierta gravedad con dificultad respiratoria o hipotensión arterial, que desgraciadamente pueden ocasionar la muerte del sujeto alérgico. La alergia a la soja no es tan frecuente, ni tan grave, como la de éste; sin embargo, hay que saber que existen proteínas alergénicas comunes a ambos, y que en pacientes con alergia al cacahuete pueden ocasionar reacciones graves al ingerir soja.

La alergia a las otras legumbres (garbanzos, lentejas, judías o guisantes) es más común en el área de países con dieta mediterránea, o en los de Oriente Próximo, Extremo Oriente o la India, donde el consumo de estas legumbres es muy habitual.

En España, las legumbres ocupan el quinto lugar de los alimentos implicados en la alergia a alimentos de la infancia, siendo menos frecuente en la edad adulta. En la mayoría de casos de niños con alergia a estas legumbres, su alergia desaparece en la edad adulta.

¿Ha habido epidemias de asma relacionadas con estos alimentos?

Efectivamente, la soja se relacionó, en la década de los ochenta, con la aparición de epidemias de asma, principalmente en Barcelona y Cartagena, y en menor número en Tarragona. Se realizaron estudios epidemiológicos muy meticulosos que relacionaron estas epidemias con las descargas de soja en los puertos de estas ciudades. En ese momento hubo unas condiciones meteorológicas determinadas que facilitaron la dispersión del polvo de la soja sobre las ciudades. Se identificaron entonces los alérgenos de soja presentes en el polvo, y como ocurre en el asma del panadero, los síntomas se produjeron por inhalación, no por la ingestión de la soja.

La harina de soja, además, como la harina de los cereales, puede dar lugar a cuadros de alergia cutánea o respiratoria de carácter ocupacional.

¿Todas las reacciones adversas a legumbres son alérgicas?

Las legumbres pueden provocar otras reacciones no alergicas como es el caso del favismo. Esta enfermedad aparece en sujetos con déficit de la enzima denominada 6-fosfato deshidrogenasa. La falta de este compuesto ocasiona cuadros de anemia hemolítica cuando se ingieren las habas.

TABLA 1. Alérgenos de legumbres implicados en los fenómenos de reactividad cruzada
Legumbre
Alérgeno
Homología y/o reactividad cruzada
Lenteja
Len c 1
Vicilinas de soja, cacahuete, guisante, castaña, anacardo
Len c 2
Proteína biotinilada de guisante, soja
Guisante
Pis s 1
Vicilina de lenteja, cacahuete
Cacahuete
Ara ha 1
Vicilina de lenteja, guisante
Ara h 2
Βeta-conglutinina de altramuz
Ara h 3
Glicinina de soja, guisante
Ara h 5
Profilina de polen de abedul (Bet v 2)
Ara h 9
Proteína de transferencia de lípidos de melocotón, avellana, arroz
Soja
Gly m 3
Profilina de polen de abedul (Bet v 2)
Conglutinina (subunidad)
Vicilina de cacahuete, lenteja
Glicinina
Glicinina del cacahuete (Ara h 3)
Altramuz
Lup an 1
Conglutinina del cacahuete (Ara h 2)
Globulina 11S
Glicinina de la soja
Existen además procesos tóxicos como el latirismo, que se manifiesta como una rigidez de los músculos y parálisis de los miembros inferiores tras ingerir almorta. Además, las legumbres crudas son susceptibles de contener distintas sustancias tóxicas como los filatos, taninos, saponinas y lecitinas, que pueden producir alteraciones en la absorción de nutrientes. Estos tóxicos se inactivan con la cocción de los alimentos, ya que se degradan con el calor, de modo que no se producirá ningún problema si las legumbres se ingieren cocinadas.

¿Cuáles son los principales alérgenos de las legumbres?

Los alérgenos de las legumbres, en su mayoría, corresponden al grupo de proteínas denominadas de almacenamiento. Estas proteínas son de una gran importancia en el ciclo vital de las plantas, e intervienen en la maduración de semillas, la germinación y el desarrollo. Muchas de ellas son muy similares, lo que explica los fenómenos de reactividad cruzada entre las distintas legumbres. En la tabla 1 se exponen los principales alérgenos de las legumbres y su implicación en los procesos de reactividad cruzada.

El tratamiento con calor modifica la estructura proteica de muchos alimentos vegetales; ello implica la pérdida de la alergenicidad (su capacidad para producir las reacciones alérgicas). Los alérgenos de las legumbres, sin embargo, se caracterizan por su resistencia al calor y a los procesos digestivos. Incluso, se ha comprobado que el calor aumenta la alergenicidad de alguna legumbre como el cacahuete, que una vez tostado incrementa su capacidad de unirse a la IgE, y además, lo hace más resistente a los procesos de digestión gástrica. Esta resistencia explica que la alergia a tales alimentos se haya relacionado con reacciones más graves; lo mismo se ha comprobado también con la lenteja, pues una cocción de un extracto de lenteja durante 15 minutos puede aumentar su alergenicidad.

¿Influyen los fenómenos de reactividad cruzada en el diagnóstico de la alergia a legumbres?

La reactividad cruzada es un fenómeno clave en la alergia a alimentos vegetales, no sólo en las legumbres; y, en cierto modo, supone un problema añadido al diagnóstico y tratamiento de la alergia a alimentos.

La reactividad cruzada entre legumbres es muy alta, sin embargo las repercusiones clínicas varían dependiendo de los hábitos dietéticos. Por ejemplo, en los países anglosajones (Reino Unido y Estados Unidos) donde el consumo de legumbres se limita al cacahuete y la soja, es infrecuente encontrar pacientes con alergia a cacahuetes y alergia por reactividad cruzada a otras legumbres. Sin embargo, en los países del área mediterránea, donde se consume mayor variedad de legumbres, es frecuente que un paciente con alergia a una legumbre tenga, a su vez, alergia a más legumbres.

Esto influye en el diagnóstico y en las recomendaciones posteriores, ya que en los pacientes que han tenido una reacción alérgica con una legumbre, se debe comprobar la tolerancia o la alergia a otras legumbres habituales en su dieta.

¿Qué precauciones deben tener los pacientes alérgicos a legumbres?

Al igual que en otros tipos de alergia alimentaria, el único tratamiento disponible en la actualidad es la evitación estricta del alimento implicado. Por tanto, la primera recomendación supone eliminar de la dieta del paciente la legumbre implicada. Además, es aconsejable evitar también el contacto o exposición a sus vapores de cocción.

Los pacientes alérgicos al cacahuete y la soja han de tener un especial cuidado en la lectura de las etiquetas de los productos manufacturados, ya que son las legumbres que más habitualmente se encuentran formando parte de aditivos de otros alimentos, como alimentos ocultos; pues ha de tenerse en cuenta que, en los últimos años, el uso del altramuz como aditivo supone un riesgo de reacción alérgica en alimentos insospechados.

Las legumbres se pueden encontrar, entonces, como aditivos espesantes o estabilizantes de alimentos envasados. Además, cabe emplearlas como aditivos y coadyuvantes en la panificación.

Las reacciones alérgicas a legumbres se tratan como cualquier reacción alérgica. El uso de la adrenalina puede salvar vidas en casos de reacciones generalizadas. Si el paciente ha sufrido una reacción grave por legumbres o existe el riesgo de ingestión accidental, se aconseja que disponga de dispositivos autoinyectables de adrenalina.

¿Existen posibilidades futuras de tratamiento de la alergia a legumbres?

Como se ha comentado, la alergia a cacahuete supone un problema de salud pública en algunos países, donde se continúan registrando muertes por reacciones alérgicas accidentales. En la actualidad, el único tratamiento existente es la evitación del alimento implicado.

Sin embargo, en los últimos años son múltiples los estudios encaminados a tratar la alergia al cacahuete de una manera más activa. Se han publicado estudios con distintos tipos de tratamiento como la aplicación de vacunas, utilización de hierbas chinas, uso de anticuerpos anti-IgE o empleo de técnicas de inducción oral de tolerancia.

Hoy en día, ya hay centros sanitarios donde se indica la inmunoterapia oral (vacunas) con cacahuete como tratamiento experimental, con resultados prometedores. Esta técnica consiste en la ingestión progresiva de cantidades crecientes de cacahuete, y se utiliza en pacientes con gran riesgo de reacciones alérgicas que puedan poner en peligro la vida. Actualmente, se está estudiando la seguridad y eficacia de las distintas pautas de vacunación y los mecanismos inmunológicos subyacentes en la inducción de tolerancia.

¿Qué son los frutos secos?

Los frutos secos son un grupo de semillas provenientes de plantas, de grupos botánicos diferentes, que se consumen de forma desecada. Por tanto, se trata de un grupo heterogéneo de alimentos que no guardan relación botánica entre sí. Sin embargo, los frutos secos también tienen reactividad cruzada entre ellos y se consideran un grupo concreto en referencia a la alergia alimentaria. Por ejemplo, el cacahuete que pertenece al grupo de las legumbres se puede incluir dentro del grupo de los frutos secos.

Los frutos secos cuentan con un alto poder nutritivo y, por tanto, son muy importantes en la alimentación humana. Se consumen directamente o formando parte de productos de bollería y pastelería, en helados, en salsas o como aceites.

¿Cuál es la prevalencia de la alergia a frutos secos?

La alergia al cacahuete es muy frecuente pero, excluyendo a esta leguminosa, la alergia a los frutos secos también es prevalente. La avellana es, probablemente, el fruto seco que más reacciones alérgicas provoca, aunque hay que tener en cuenta, como siempre, las distintas edades de los pacientes y las diferentes áreas geográficas. En España, sin embargo, la nuez o la almendra se relacionan con un mayor número de reacciones alérgicas.

Tabla 2. Relación de frutos secos más consumidos en España y familia botánica a la que pertenecen
Familia
Especie
Anacardiaceae
Anacardo, pistacho
Compositae
Pipas de girasol
Coriliceae
Avellana
Cucurbitaceae
Semillas de calabaza
Fagaceae
Castaña, bellota
Juglandaceae
Nuez, nuez de pecán
Lecithidaceae
Nuez de Brasil
Leguminoseae
Cacahuete
Linaceae
Semillas de lino
Pedaliaceae
Sésamo
Pinaceae
Piñón
Rosaceae
Almendra
TABLA 3. Diferentes alérgenos implicados en la alergia a avellana según el país
27_tabla_03.ai
Cor a 8: proteínas de transferencia de lípidos de la avellana; Cor a 1: proteínas de defensa homóloga al alérgeno mayor del abedul.
Fuente: F. Schocker, J Allergy Clin Immunol, 113 (2004): 141-147.

En los niños, la sensibilización a un único fruto seco es más habitual, mientras que los adultos suelen presentar sensibilizaciones múltiples. Parece que esto se produce por una exposición progresiva a estos alimentos con la edad. Es probable, además, que los fenómenos de reactividad cruzada entre frutos secos, y entre frutos secos y pólenes, sean los causantes de este aumento de la sensibilización.

¿Cuáles son los alérgenos implicados en la alergia a frutos secos?

A pesar de la heterogeneidad de las familias botánicas en el grupo de frutos secos, y del alto número de frutos secos documentados como causantes de reacciones alérgicas, los alérgenos implicados se agrupan en un número limitado de familias. El conocimiento de estas proteínas alergénicas ayudará a entender los intensos fenómenos de reactividad cruzada en este grupo de alimentos. La mayoría de los alérgenos corresponden al grupo de proteínas de defensa vegetal, al grupo de proteínas de almacenamiento, o a las profilinas. Todas estas proteínas suelen ser muy similares a las presentes en otros frutos secos, por tanto justifican los fenómenos de reactividad cruzada.

Hay que tomar en consideración que estos alérgenos también los contienen los pólenes, y por ello se describen también fenómenos de reactividad cruzada entre pólenes y frutos secos. Así, por ejemplo, el polen de abedul que poliniza en las zonas del centro y norte de Europa tiene como alérgeno principal una proteína de defensa denominada Bet v 1. Esta proteína guarda una homología muy marcada con frutos secos como la avellana. Cor a 1, otra proteína de defensa del mismo grupo, es el alérgeno responsable de las reacciones alérgicas a la avellana.

Sin embargo, la prevalencia de los distintos alérgenos varía según la zona geográfica. Así, mientras que las proteínas homólogas del alérgeno mayor del abedul son importantes en los países del centro y norte de Europa, las proteínas de transferencia de lípidos —unas proteínas de defensa altamente resistentes al calor o a los procesos digestivos­— son el alérgeno más relevante en la alergia a la avellana y, en general, a los frutos secos del área mediterránea (véase tabla 3). En la actualidad se barajan diversas hipótesis que intentan explicar este fenómeno; sin embargo, no hay aún ninguna explicación convincente.

¿Qué síntomas producen las reacciones alérgicas a frutos secos?

Los frutos secos pueden inducir reacciones alérgicas de intensidad leve, como picor en la boca, estornudos, lagrimeo, enrojecimiento cutáneo; síntomas digestivos como dolor abdominal, vómitos, diarrea; o bien cuadros de urticaria, hipotensión o sensación de ahogo. Los síntomas pueden desarrollarse pocos minutos después de ingerir el alimento, o tardar algunas horas, como en otros casos de alimentos.

La existencia de alérgenos resistentes tanto al calor como a los procesos digestivos, como las proteínas de almacenamiento o las de transferencia de lípidos, supone un factor de riesgo para reacciones graves o mortales. En el área anglosajona, el alimento más implicado en este tipo de reacciones es el cacahuete, tal como se ha comentado con anterioridad; mientras que el resto de frutos secos presentan este tipo de reacciones en el área mediterránea, donde las proteínas de transferencia de lípidos son los alérgenos principales.

No es habitual, al contrario de lo que sucede con los cereales, que los frutos secos provoquen síntomas por inhalación, aunque se han descrito casos anecdóticos como el de pasajeros de aviones que presentaron reacciones alérgicas por presencia de frutos secos. Estas reacciones fueron leves y ocurrieron mientras otros pasajeros comían frutos secos.

¿Qué precauciones hay que tomar en la alergia a frutos secos?

Las precauciones son las mismas que las comentadas en el caso de la alergia a legumbres: la evitación del alimento implicado y la lectura del etiquetado de los alimentos manufacturados. La prevención de disponer de adrenalina autoinyectable es importante, al igual que en el caso del cacahuete, por las posibles reacciones generalizadas que puedan producirse. Hay que tener en cuenta el uso generalizado de los frutos secos en salsas, helados, pastelería, bollería o en aceites, que pueden ser fuentes de alérgenos ocultos causantes de reacciones accidentales.

Aunque hay consideraciones generales acerca del etiquetado de productos manufacturados (donde se especifica la posibilidad de contar con trazas de frutos secos), los consejos deben ser siempre individualizados, en cada caso, por el alergólogo. Unas cantidades mínimas pueden ser toleradas por la mayoría de pacientes alérgicos a frutos secos, pero existen determinados pacientes, afortunadamente en un número muy pequeño, que pueden presentar reacciones alérgicas con estas cantidades; aparte coexisten otros factores, como el ejercicio o la ingesta concomitante de antiinflamatorios, que son capaces también de desencadenar reacciones.

http://www.alergiafbbva.es/alergia-a-los-alimentos/27-alergia-a-cereales-legumbres-y-frutos-secos/